Viajantes

Fondo logo letras blanco
libros de viajes
Nuestro destino nunca es un lugar sino una nueva forma de ver las cosas (Henry Miller)
MENU

Comer en La Habana. Bares y otros locales. Los almendrones

Contenido

Comer en La Habana

Restaurantes vs paladares

Una distinción extraña para el turista pero que tienen su origen en el sistema económico del régimen cubano. En los años 90 del siglo pasado el régimen permitió, con unas fuertes restricciones, la apertura de estos pequeños restaurantes privados, restricciones que se fueron aliviando con el paso de los años pero que aún continúan. Cuando hablamos de restaurantes, estamos hablando de los estatales que, en general tienen un calidad inferior y sobre todo, una atención al cliente, más deficiente, en general, aunque hay honrosas excepciones donde puedas comer en La Habana.

Comer en La Habana Langosta con arroz en La Habana
Langosta con arroz en La Habana

Los paladares, cuyo nombre proviene de una telenovela brasileña con mucho éxito en Cuba en la que la protagonista tenía una cadena de restaurantes llamada «Paladar». Están regentados por familias y se encuentran ingredientes más frescos, platos más elaborados y un mejor servicio, en general, que en los restaurantes estatales. En general, son nuestros lugares favoritos para comer en La Habana.

Platos típicos de la comida cubana

La langosta

Es algo que nos llamó la atención la primera vez que visitamos Cuba, la langosta, ya sea en su versión típica enchilada, o en cualquiera de sus otras versiones, como la Thermidor o «grillada» combinada con carne, era un plato preferente en todas las cartas, ya fuera de paladares o restaurantes. 

Comer en Camagüey Langosta
El principal secreto está en conseguir una salsa melosa y una buena textura para aprovechar el sabor de la «reina del Caribe», como es conocida la langosta cubana. La hemos probado de casi todas las maneras y nos quedamos con la de la foto, excelente sabor y textura.

Moros y cristianos vs congrí

Los moros y cristianos se suelen preparar con judías negras o frijoles negros, arroz blanco y un sofrito de ajo, cebolla, orégano, comino, laurel y pimiento. La diferencia básica es que el congrí se prepara con frijoles colorados y los moros y cristianos con frijoles negros. Apenas varía el sabor entre los colorados y los negros. El nombre congrí tiene su origen en el criollo haitiano y el de moros y cristianos es claramente español.
Comer en La Habana moros y cristianos

Ajíaco

Es el plato que quizás mejor represente la cubanía. Se prepara con carne de res, gallina, cerdo, tasajo y un hueso de jamón o lacón, al que se le agrega maíz, calabaza, malanga, ñame, platanos, yuca y boniato. La tradición nos dice que se prepara este caldo la noche de San Juan, es un plato para días de celebración. Se dice que su origen está en la plaza del Carmen de Camagüey.
Ajiaco en Camagüey

Ropa Vieja vs Vaca frita

Un plato con orígenes españoles, donde también se elabora la «ropa vieja». Consiste en carne de res o cerdo, con tomate, pimiento, cebolla, ajo y con una guarnición de arroz blanco y tostones. Muy parecida a la vaca frita, que es carne desmechada pero, en este caso, no lleva ningún tipo de salsa, aunque es acompañada de frijoles negros o arroz.

Comer en La Habana ropa vieja

Lechón asado

Plato por excelencia de las Navidades, algo en lo que nos recuerda el cochinillo asado castellano. Este se acompaña, normalmente, de arroz y judías negras con platano frito.

Viajando de Guantánamo a Santiago de Cuba, en un monte, visible desde la carretera, nos llamó muchísimo la atención como un guajiro preparaba un cerdo asado por el método «puya» o vara sobre leña, método por el cual se excava un hoyo en la tierra, se rodea dicho hoyo con material para conservar el calor, lo que hace que el calor se concentre hacia el animal. Este plato se acompaña de moros y cristianos (arroz con frijoles) y de mucha fiesta.

JyC

Arroz con pollo

Para los cubanos un plato sin arroz en como para los mexicanos un plato sin picante. Se elabora preparando un sofrito que se cocina junto con el pollo y el arroz. Se colorea, a diferencia de España, con bijol y salsa de tomate, o bien se prepara por separado con un arroz con verduras. Un plato sencillo y rico.
Arroz con pollo

Tostones

Es un plato ideado como guarnición o para picoteo, como aperitivo. Es un plato muy caribeño, se prepara tanto con plátano verde como maduro, que se corta en rodajas y se fríe para, finalmente, aplastarlo con un mazo.
Comer en La Habana tostones

Sandwich cubano

El sándwich cubano está preparado con carne de cerdo, queso, jamón y cualquier otro ingrediente, aunque nosotros siempre los comimos con estos tres ingredientes. Utilizan como un pan de molde que se deje tostar bien y listo. Muchas veces nos lo sirvieron en el desayuno, sobre todo en el oriente.
Comer en La Habana sandwich cubano

Pierna de cordero estofada

La pierna de cordero es uno de los platos que más nos llamó la atención en nuestro último viaje, se cocina a fuego lento en una rica salsa de vino tinto, la carne se separa del hueso con extrema facilidad, un plato exquisito. Se puede servir sola o acompañada de arroz o patatas.
Comer en La Habana en La Terraza Federación Asturiana

Restaurantes y Paladares en La Habana

No están todos los que son pero sí son todos los que están, es una selección subjetiva hecha en base a nuestra experiencia a la hora de comer en los tres viajes que hemos hecho a La Habana.

Paladar Doña Eutimia

Comer en La Habana Paladar Doña Eutimia Grillada
Paladar Doña Eutimia
Entrada del Paladar Doña Eutimia
Entrada del Paladar Doña Eutimia

Si figura en todas las listas por algo es y, la verdad, no nos defraudó. Suerte haber reservado, porque ese día estaba a tope. Tomamos un grillado de langosta exquisito, por 15 CUC/persona, bebimos cerveza Bucanero (ya sé que con la langosta hay quien piensa que es una injuria, jeje!) a 3 CUC, el postre muy rico y el café. El servicio muy atento y eso es de agradecer. Muy recomendable, uno de nuestros sitios preferidos para comer en La Habana. Está situado en el Callejón del Chorro, al lado de la Plaza de la Catedral.

La Terraza (Federación Asturiana)

Situado en el Paseo del Prado 309, esquina Virtudes. En este edificio hay tres restaurantes: uno en la planta baja, un italiano; otro en la segunda planta de cocina criolla y en la tercera planta, está «La Terraza» , un buen lugar para comer, la pierna de cordero está exquisita, así como la langosta. Además de un salón interior acogedor, tiene una terraza con vistas al Paseo del Prado. El precio es un poco más alto que la media para comer en La Habana pero aún así es un lugar que hemos repetido, ya que la relación calidad/precio es buena. El servicio muy bien, atento y rápido, que lo cobran con una tasa del 10% por el servicio.

Comer en La Habana en La Terraza Federación Asturiana
La Terraza Federación Asturiana

Los Nardos (Juventud Asturiana)

Otro restaurante que comparte edificio con otros dos, el Asturianito y el Trofeo, que se encuentran en el edificio de la Juventud Asturiana, aunque los Nardos, pensamos, que es el más recomendable.
Está ubicado en el Paseo del Prado, casi enfrente al Capitolio, un lugar con reminiscencias asturianas al que se llega subiendo unas pedazo escaleras. Cuando llegas te encuentras con un salón algo oscuro pero muy acogedor. Nuestra experiencia fue muy buena, una grillada a 15 CUC/persona y unos camarones empanados por 8,50 CUC. El servicio de diez, un buen sitio para comer en La Habana. Se suele llenar y como no tengas reserva hay que hacer cola.

Comer en La Habana Restaurante Los Nardos
Restaurante Los Nardos

Habana 61

Situado en la calle Habana 61, entre las calles Cuarteles y Peña Pobre, muy cerca del Museo de la Revolución, se encuentra este fantástico paladar. Pequeñito pero con una excelente comida y servicio de diez, la langosta, 14 CUC, y la ropa vieja, 7,95 CUC, así como el postre, exquisitos. Un lugar para recomendar para comer en La Habana. Se suele llenar por lo que es recomendable ir a tiempo.

Comer en La Habana 61 Ropa Vieja
Habana 61 Ropa Vieja

Monseigneur

Un lugar increíble, situado en la Calle O, cruce con la 21, en el Vedado. Este lugar tiene una atmósfera que te traslada a otra época, si a eso unimos la música de ambiente generada por Nelson Camacho, un pianista genial, te sientes ubicado en un lugar mágico, trasladado a otra época con todo el glamour de La Habana. La comida, sin ser la mejor que hemos probado en La Habana, bien, al igual que el servicio, una grillada por 25 CUC para dos y una sangría muy buena. Toda una experiencia.

Con Nelson Camacho en el restaurante Monseigneur de La Habana

Restaurante La Roca

Situado en el barrio del Vedado, en la calle 21, en el nº 102, esquina calle M. Es un lugar de comida típicamente cubana, atendido por estudiantes de hostelería, con un buen servicio. Los precios están muy bien y la comida es aceptable, una cazuela de marisco, 15 CUC por persona, los mojitos a 2 CUC y el daiquiri a 4 CUC . Recomendable para comer en La Habana.

Comer en La Habana Restaurante La Roca
Restaurante La Roca

Paladar O'Reilly 304

Situado en la calle y número de igual nombre en la Habana Vieja, es un excelente lugar para comer en el que es bueno reservar, además el local es pequeño pero con un servicio de diez y una comida estupenda. El precio ronda los 15/20 CUC de promedio, dependiendo de lo que se pida. Además tienen unos cócteles muy buenos (el daiquiri, por ejemplo). La langosta nos salió en 15 CUC por persona y un ceviche en 6 CUC, la cerveza Bucanero a 3 CUC. Aqui también te cobran un 10% por el servicio. Muy recomendable, de los mejores sitios donde comer en La Habana.

Restaurante La Mina

Situado en la Plaza de Armas, en la Calle Obispo, entre Oficios y Mercaderes, es un restaurante turístico pero que no destaca por su calidad culinaria, la comida fue bastante floja y el servicio dejó bastante que desear, lentos y desganados. Amenizaba la comida una banda de música. Lo mejor, la ubicación, sobre todo la terraza que da a la Plaza de Armas. Los precios son del estilo de los anteriores, una langosta enchilada 15 CUC.

Comer en La Habana Restaurante La Mina en la Plaza de Armas
Restaurante La Mina en la Plaza de Armas

Bares y otros lugares en La Habana

Lugares que hemos visitado para tomar una copa, unos muy conocidos y otros menos, pero esperamos que os resulte de interés la información sobre ellos.

El Floridita

Daiquirí en el Floridita
Daiquirí en el Floridita en el año 2019

Mundialmente famoso gracias a Hemingway («Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquirí en El Floridita»), lleva funcionando desde 1.817, en que abrió sus puertas con otro nombre, «La Piña de Plata» y así hasta que en 1.918 lo compra un emigrante catalán, que llevaba unos años trabajando allí, Constante Ribalaigua, y aunque el no inventó el daiquirí si le dio la popularidad, con su fórmula de hielo frappé, mezclado en una batidora con onza y media de ron blanco, una cucharadita de azúcar, cinco gotas de marrasquino y el zumo de medio limón, servido en una copa de boca ancha helada.

El Floridita, la cuna del Daiquiri, con Hemingway al fondo
El Floridita, la cuna del Daiquiri, con Hemingway al fondo

Aunque lo asociemos al daiquirí, el Floridita funciona también como restaurante, del que no podemos opinar ya que solo hemos disfrutado de sus ricos daiquirís, nada baratos por cierto, 6 CUC. Las veces que hemos entrado siempre lo hemos encontrado a tope de de gente, con mucho ambiente. Se encuentra en la Calle Obispo 557 Esquina a Monserrate, en la Habana Vieja.

Vista del Floridita en el año 2015
Vista del Floridita en el año 2015

La Bodeguita del Medio

Tan famoso como El Floridita y gracias el mismo elemento, Hemingway, que empezó a frecuentar la Bodeguita, una vez que esta fuera fundada en 1.942, donde estaba la antigua bodega La Complaciente, en la Calle Empedrado, muy cerca de la Plaza de la Catedral. Al principio se conoció como Casa Martínez (su dueño era Ángel Martínez) y se vendían bebidas y daban comidas, este local sería lo que es hoy la actual Bodeguita del Medio, aunque no se sabe con exactitud cuando cambió el nombre. La Bodeguita comenzó a ser centro de reunión de escritores, diseñadores e intelectuales que aprovechaban para debatir sus historias entre tragos de mojitos –una mezcla de ron blanco, azúcar, zumo de limón, hierbabuena y sifón. Al poco tiempo de que la bodega se convirtiera en Bodeguita empezaron a acudir personajes relevantes, como el susodicho Hemingway y, empezó, la «tradición» de dejar los nombres en las paredes.
La Bodeguita del Medio
La Bodeguita del Medio

Al igual que hicimos en El Floridita, es otro sitio donde puedes comer en La Habana, aquí nunca comimos, y parece ser que tiene buenas opiniones (ha sido nominada por la Academia “Awards of restaurant Industry” de Estados Unidos como uno de los 50 mejores restaurantes del mundo), pero si tomamos el mojito y si que nos decepcionó un poco, fue el más caro, 5 CUC y, sinceramente, nos han gustado más otros. El sitio es muy curioso y la entrada nos ha llamado mucho la atención. Hoy en día hay bodeguitas del medio en Cuba en otros lugares, como en Santa Clara, que también hemos visitado.

La Bodeguita del Medio, entrada
La Bodeguita del Medio, entrada

El Gato Tuerto

En el Vedado, entre los hoteles NH Capri y el Hotel Nacional fue inaugurado en 1.960, como lugar de reunión de intelectuales y artistas. Hoy en día es un lugar donde se encuentra una mezcla de turistas y cubanos, aunque es un lugar de buen ambiente a veces hay jineteo. Es recomendable llegar temprano si se quiere tener una mesa ya que se suele llenar a partir de las 10 de la noche. Un sitio recomendable y con buena música en directo y los cócteles muy bien elaborados. En la parte de arriba hay un restaurante, pero no lo hemos probado. Un buen lugar para disfrutar de la música y de un buen trago.

La Zorra y el Cuervo

Situado en el barrio del Vedado, en la Calle 23, entre N y O. Es un lugar que si te gusta el Jazz no puedes dejar de ir y si no eres muy fan tampoco ya que es un lugar muy curioso de La Habana, la entrada simula una cabina de teléfonos. El lugar es pequeño y acogedor y aunque hay que pagar de 10 a 15 CUC para entrar (depende del día de la semana, creemos),pero vas a tener derecho a dos consumiciones. Hay mezcla de turistas y nativos y muy buen ambiente.

Sala Turquino

Situada en el piso 25 del Hotel Tryp Habana Libre, en el barrio del Vedado, esta sala tiene un muy buen ambiente, está abierta a clientes de fuera del hotel, con lo que puedes acceder sin problema. Sobre las 11 de la noche empieza el show con bailarines y después un grupo en vivo. Se puede bailar y, si te animas, subir al escenario, muy pachanguero todo. La entrada son 10 CUC por persona con una bebida incluída.
Sala Turquino en el Hotel Tryp Habana Libre

La terraza del Hotel Nacional

Situada en los jardines del Hotel Nacional, la terraza es un precioso balcón sobre el que contemplar el Malecón y La Habana. En un lugar totalmente tranquilo y relajante, sin duda, uno de nuestros lugares preferidos de La Habana.
En la terraza del Hotel Nacional de La Habana
En la terraza del Hotel Nacional de La Habana

Heladería Coppelia

Lugar ideado por Fidel y su compañera Celia Sánchez, que dicen le puso ese nombre en homenaje a su ballet favorito. Fue levantada en 1.966 y tuvo fama de ser la mejor del mundo en su día, hoy no deja de ser un reclamo turístico y un sitio en el que probar algún helado. Si ya era conocida, la película Fresa y Chocolate le dio más fama. No somos expertos pero los hay tan buenos en otros lugares y cuando la visitamos había poca variedad y el precio era de 1 CUC por cada bola de helado. Había dos filas, según pagaras en qué moneda, la de los CUC no tenía cola y la otra, en CUP, era muy larga, no sabemos cómo resolvieron este tema al unificar la moneda. Está situada en el Vedado, enfrente del Hotel Tryp Habana Libre, en «La Rampa», en la calle 23.

Heladería Coppelia - La Habana
Heladería Coppelia - La Habana

Los Almendrones

Almendrones

En Cuba llaman «almendrones» a los coches americanos de los años 50 que gracias a restauraciones inverosímiles todavía circulan por el país. Su número es indeterminado, pero se calcula en unos 70.000. Todo esto vino motivado por la imposibilidad de adquirir recambios para los Dodge, Ford, Chevrolet y demás marcas americanas ya establecidas en Cuba antes de la llegada del régimen comunista. Un paseo en ellos es toda una aventura, además del deber de regatear el precio, si no lo haces pagarás más que en un taxi en cualquier capital europea. No aspires a disfrutar de una gran comodidad pero también es cierto que es toda una experiencia. Por probar hasta hemos probado un Lada (de la época soviética) todo destartalado por el Malecón. Símbolos cubanos, en un época se veían como sinónimo de atraso pero con el tiempo se han acabado convirtiendo en un reclamo turístico y en un objeto de deseo, lo que los ha revalorizado. Tantos es así que en su día se prohibió el poder sacarlos de Cuba. La parte más negativa, por así decirlo, es el olor a contaminación y el humo sucio y negro que desprenden esos coches de los que estamos hablando.

Chevrolet Styline 1951
Chevrolet Styline 1951
Chevrolet Bel Air 1957
Chevrolet Bel Air 1957
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

4 comentarios en «Comer en La Habana. Bares y otros locales. Los almendrones»

    • Muchas gracias Ricki por tu comentario, nos alegra que te haya gustado este post sobre Cuba, que como bien dices, merece, por lo menos, una visita.

      Saludos

      Responder

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies