Viajantes

Fondo logo letras blanco
libros de viajes
Nuestro destino nunca es un lugar sino una nueva forma de ver las cosas (Henry Miller)
MENU

Comer en Nueva York

Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

Contenidos

Una de las imágenes que se nos viene a la cabeza es asociar comer en Nueva York con la comida basura: perritos y hamburguesas con patatas fritas por doquier. Aunque si existe esa versión, esa misma versión es muy variada, sobre todo en calidad, ya que hay cadenas que han elevado el listón. Además, Nueva York ofrece mucha variedad en cuanto a qué comer. Hablando de variedad, una de las que más nos ha llamado la atención han sido los asadores, los steak house. Si te gusta comer carne, Nueva York tiene una muy buena oferta gastronómica, que merece la pena ser destacada, por su calidad y sabor. Hemos pasado, obviamente, por otros locales. Entre estos locales comentamos el de un local en el que preparan unos bocadillos enormes. Locales y puestos en la calle de perritos calientes. Para finalizar os comentamos el caso de un supermercado que prepara unas comidas ecológicas para llevar y disfrutarlas en el parque.

Steak House (Asadores )

Teníamos claro que queriamos probar la carne de un steak house (asador), lo que ya no teniamos tan claro era cuáles elegir y ahí apostamos por dos  lugares: el Keen’s Steakhouse y el DeStefano’s Steak House, y de ambos hemos salido satisfechos.

a) El Keen’s Steakhouse es un asador histórico, ya que fue inaugurado a finales del siglo XIX, en el año 1885, está situado en 72 W 36th St, New York., os dejamos un mapa de la situación del Keen’s Steakhouse:

Hemos reservado con dos días de anticipación y allí nos presentamos a cenar, una vez dentro del local una de las cosas que te llaman la atención es la colección de pipas de fumar que se encuentran en el techo, más de 50.000, entre ellas de personalidades como Winston Churchill. El local tiene mucho encanto y nos recordó a algún pub por su luz y ambiente. Nos sentamos y la atención ha sido perfecta, pedimos un porterhouse para dos (tipo de corte que proviene de la parte de en medio de la pieza posterior del lomo del vacuno). En este caso, lo tomamos acompañado de vino y cerveza, con un postre, el precio del porterhouse fue de 110 $, el postre era una tarta de queso 12 $ y la cerveza 9,50 $, y el vino 10 $ cada copa. Todo fue abundante y estuvo exquisito. La atención del servicio también merece ser destacada. No es un sitio barato pero si muy recomendable.

b) El otro asador (steak house) que visitamos fue el DeStefano’s Steak House, situado en Brooklyn, 89 Conselyea St, Brooklyn, NY.

Como os decíamos, está situado en Brooklyn. Para llegar fuimos en metro y nos bajamos en la estación de Lorimer Street.  Puede que le falte el glamour del que presumen otros steakhouse, ya que está situado en una casa baja de ladrillo rojo.  Lo que si tiene es un ambiente muy cálido y el trato es muy personal, como si fueras cliente de toda la vida. Pero lo mejor es el material, tiene una carne que es una delicia, tanto que sobra el cuchillo. Si quieres comer carne sin cuchillo este es el lugar. Hay que reservar con antelación, nosotros lo hicimos con tres días antes.

 

Hay tener en cuenta sus horarios, cierra temprano, nosotros fuimos a las 8:00 p.m. En cuanto a la comida,  esta vez no probamos el porterhouse, aunque tenían una pinta sensacional, nos decidimos por un filet mignon, que es el extremo del solomillo  (43 $), un rib eye, que es la costilla de ternera sin hueso (49 $) y para acompañar un vino de california, un Louis Martini (48 $).

Aunque parezca caro es muy recomendable, la relación calidad/precio merece la pena.

Hamburgueserías

Hamburguesa Shake&Shack
Hamburguesa Shake&Shack

Con la idea muy asociada a la comida basura, vas con todas las prevenciones, pero tenemos que decir, en honor a la verdad, que hubo una que nos convenció por encima de las otras que hemos probrado. Estamos hablando de las Shake&Shack. Las de Five Guys la verdad no nos han llamado la atención como las de Shake&Shack. Hasta probamos un McDonald, para ver si había alguna diferencia con los de aquí, y creemos que ninguna. Volviendo a  hablar de las Shake and Shack, en la que fue el origen de la cadena, la de Madison Square,  además disfrutas de una terraza en medio de un parque, lo que se agradece un montón y más todavía si acabas de finalizar un recorrido a pie de varios kilómetros por la Gran Manzana.

No son hamburguesas muy grandes pero tienen un sabor especial y el pan también tiene un muy buen sabor. La carne según dicen ellos es de Angus fresca y no tratada, lo que si os podemos decir es que están muy buenas. Tanto es así que repetimos, hemos visitado varias, como la que tienen en Central Station, pero la que más nos gustó fue la de Madison Square. El sistema funciona con un avisador. Haces el pedido y te dan un avisador, que me recordó al que te dan por aqui en las ITV’s cuando vas con el coche. Mientras tanto vas buscando mesa. Cuando el pedido está listo te da un toque el avisador y pasas a buscar tu comida. Para recomendar.

Como os comentábamos hemos probado las hamburguesas de Five Guys. Y merece la pena destacar lo que nos ha gustado, las patatas fritas. Un día también probamos las de McDonalds, por la curiosidad de comprobar si había alguna diferencia con los de aquí y, nada, la uniformidad es marca de la casa. 

Hot Dogs

Aunque hemos visto a Michael Portillo en su programa del canal Viajar probar un perrito caliente en Nathan’s, en Coney Island, nosotros no hemos podido comprobarlo, ya que no hemos podido ir a Coney Island. Los que si hemos probado son los del Gray’s Papaya, con uno de sus batidos, y la verdad, entrar a valorar la calidad de un perrito se nos hace complicado, Antony Bourdain era un buen especialista en marketing, pero para valorar un perrito os recomiendo ver el programa de Michael Portillo con el perrito de Nathans, opinamos igual que él.

 

Comentar que hemos probado los de vendedores ambulantes en carrritos y, para nosotros, estaban igual de buenos, aunque habrá quien aprecie matices. Por si os interesa ver cómo están los perritos del Gray’s Papaya os dejamos un enlace de Google.

Bocadillos

Hemos abierto un apartado de bocadillos que casi podía llevar el nombre exclusivo del Pisillo Italian Panini, ya que nos encantó, un lugar situado en el  97 Nassau St, New York, NY 10038.

Un sitio al que fuimos por haber visto la recomendación en internet, y la verdad todo un acierto, producto fresco, de alta calidad, un verdadero descanso a las hamburguesas, pizzas y perritos. Además son de muy buen tamaño y vienen bien rellenos, no comes pan solo. El precio ronda, dependiendo del bocadillo los 15 $, pero merece la pena, es un pedazo bocadillo. Y la atención del personal muy buena, un lugar para recomendar sin ninguna duda.

 

Pisillo italian Panini
Un bocadillo del Pisillo Italian Panini,

Little Spain

No podía faltar en nuestro recorrido gastronómico el Mercado de Little Spain, situado en el barrio de moda en Nueva York, Hudson Yards. Tiene como promotores de la idea a los chefs José Andres y los hermanos Ferrán y Albert Adriá. 

El Mercado de Little Spain está compuesto de una serie de quioscos con distintos tipos de comida española, dos bares, una cafetería y  un restaurante – el Mar y Leña – , hasta tienen un colmado!.

La verdad fue un placer poder degustar una cerveza made in Spain con un ración de empanada y tortilla en Nueva York.

 

LLegamos a Little Spain al finalizar nuestro recorrido por la High Line, una línea verde para pasear construida sobre una antigua via de tren. Subimos a la High Line muy cerca del Mercado de Chelsea hasta el final que termina en la zona de Hudson Yards y desde donde ves ya el Mercado de Little Spain.

 

Aquí  os dejamos el enlace de Google Maps de cómo llegar al Mercado de Little Spain

De picnic en el parque (Whole Foods)

Otra manera distinta de comer y disfrutar es hacer un picnic. Si te encuentras en Bryant Park, la opción nos pareció de lo más interesante. Hay una cadena de supermercados Whole Foods, que tienen una amplia gama de comida natural y orgánica, lo que es de agradecer en una ciudad como Nueva York, con tanta opción de comida rápida. En Whole Foods ya tienen preparada una sección de comidas con comidas para llevar.  El sistema funciona al peso,  con tu caja de cartón que vas rellando de lo que te apetezca, luego al pasar por caja pagas según el peso. Un handicap, el precio, no son muy baratos, a nosotros cada caja nos salió entre 15 y 18 $. Pero la comida mereció la pena y además disfrutamos de Bryant Park, que es uno de los parques más bonitos de Nueva York, toda una agradable sorpresa.

Little Spain desde la High Line
Vista de LIttle Spain desde la High Line
Picnic en Bryant Park
En Bryant Park con comida de Whole Foods
Whole Foods comida
Share on facebook
Share on twitter
Share on whatsapp

2 comentarios en «Comer en Nueva York»

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies