Viajantes

Fondo logo letras blanco
libros de viajes
Nuestro destino nunca es un lugar sino una nueva forma de ver las cosas (Henry Miller)
MENU

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Museo Historico

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

En esta entrada os vamos hablar de los 8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad, que como en toda lista, son todos los que están pero, seguramente, no están todos los que son. Para empezar os vamos hacer una breve introducción sobre Trinidad.

La ciudad de Trinidad se encuentra en la provincia de Sancti Spíritus, en el centro de Cuba. Fue la tercera villa fundada por la Corona española en Cuba (1514). Es de visita cuasi «obligatoria» cuando se viene a Cuba, ya que conserva el conjunto colonial más bonito y bien conservado de toda la Isla. 

Trinidad se divide en tres zonas: la colonial (que es la que realmente nos interesa a la hora de visitarla), la republicana y la moderna (la más poblada).

La ciudad de Trinidad no siempre fue turística, no fue hasta los años 50 del siglo XX, en la época de Fulgencio Batista, que mediante leyes de conservación del patrimonio puso en valor los encantos de ciudades como Trinidad. La medida fue un éxito ya que Trinidad es una de las ciudades coloniales mejor conservadas no sólo de Cuba, sino también de América. Forma parte del Patrimonio Mundial de la Humanidad desde 1.988.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad calle de Trinidad
Calle de Trinidad, con sus casas coloridas y las calles pavimentadas con cantos rodados ("chinas pelonas") que eran traídos como lastre en los barcos desde el Viejo Mundo

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Cómo llegar a Trinidad

Desde La Habana a Trinidad hay unos 330 km aproximadamente. La mejor ruta es por la carretera central de Cuba, la autopista cubana, por la que podrás recorrer unos 200 kilómetros, el resto toca hacerlo por una carretera en mal estado, pero, que con precaución no tiene mayor problema.

Para llegar a Trinidad desde La Habana o Varadero, tenéis varias opciones de transporte, entre ellas os mencionamos las siguientes:

a) En Autobús: Podéis tomar un autobús desde La Habana o Varadero hasta Trinidad. En La Habana, podéis dirigiros a la terminal de autobuses Viazul, que ofrece servicios directos a Trinidad. También podéis tomar un autobús desde Varadero hacia La Habana y luego cambiar a otro que vaya a Trinidad. Los autobuses Viazul son cómodos y seguros, pero es recomendable reservar con anticipación, especialmente en temporada alta.

b) Taxis oficiales vs almendrones:
Si elegís los taxis oficiales, tienen un precio alto pero es garantía de fiabilidad, son los taxis «del régimen».
También existen servicios de taxis compartidos, también conocidos como «taxi colectivo»«almendrones», que viajan entre diferentes ciudades cubanas. Esa fue nuestra elección, que nos salió (2.019), desde La Habana por 22 €/persona. Puedes encontrar estos servicios en puntos específicos de La Habana y Varadero. Pregunta en tu alojamiento o en la calle por opciones disponibles.

c) Alquilar un coche: Si preferís mayor flexibilidad y comodidad, podéis alquilar un coche y conducir desde La Habana o Varadero hasta Trinidad. Tener en cuenta que las carreteras pueden estar en malas condiciones y es importante estar atento y tomar precauciones al conducir en Cuba. De eso os hablamos en el nuestro artículo sobre cómo preparar un viaje a Cuba.

d) Y la otra opción es llegar a Trinidad en una de las múltiples excursiones que te ofrecen las agencias, tanto desde La Habana o Varadero. Quizá la opción más cómoda pero que no te deja libertad de movimientos.

Independientemente del método que elijas, asegúraros de planificar con anticipación y considerar el tiempo de viaje, especialmente si tenéis horarios específicos que cumplir. Además, siempre es recomendable verificar la disponibilidad y los horarios de los diferentes servicios de transporte antes de vuestro viaje.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Templo Restaurante Los Conspiradores
Restaurante "Los Conspiradores" en Trinidad, uno de los lugares donde comer en Trinidad.

Llegar a Trinidad es llegar a una ciudad detenida en el tiempo, su casco histórico está casi igual que a mediados del siglo XIX, ya que la zona de la Plaza Mayor y alrededores estaba habitada por los ricos hacendados que poseían los ingenios de azucar, y estos abandonaron Trinidad con la crisis de 1.857 y las guerras de independencia.

Una ciudad que tuvo un auge espectacular con el comercio del azúcar del Valle de los Ingenios , que se encuentra muy próximo a Trinidad, a unos 7 kilómetros.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

La Plaza Mayor

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Plaza Mayor
La bella Plaza Mayor de Trinidad

Al fundarse las villas en el Nuevo Mundo había un modelo tipo, en ellas no faltaba nunca una iglesia y una plaza mayor; alrededor de esa plaza mayor se situaban las residencias de los personajes más importantes, comercios y edificios administrativos.

Esto sucedió en Trinidad desde su fundación en el año 1.514 pero la configuración actual de la Plaza Mayor data del año 1.857. En ese año es cuando adquiere también ese colorido que identifica a Trinidad, los tonos amarillos y verdes, mezclados con algún azul.

La Plaza Mayor la conforman 4 grandes rectangulos simétricos, que están rodeados por una preciosa verja blanca, que nos cuentan fue traída de Filadelfia a mediados del siglo XIX.

En el centro de la plaza se encuentra sobre un pedestal la escultura de mármol de Terpsícore (en la mitología griega la musa de la danza), pero lo que llamó más nuestra atención fueron dos esculturas de hierro de dos galgos, que según nos contó el guía provenían de la finca de un hacendado de la zona.

Sin embargo, el elemento más importante es la Iglesia de la Santísima Trinidad, de la que os hablamos más adelante y, sin duda, uno de los 8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Plaza Mayor
En la plaza Mayor de Trinidad con una de las estatuas de los galgos y al fondo la Iglesia de la Santísima Trinidad

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Recorrer las calles de la ciudad

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Cuba
Un almendron en las calles de Trinidad

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

En Trinidad no encontrarás grandes monumentos, pero lo que ofrece es tan apasionante que no te lo debes perder. Trinidad es una ciudad para disfrutar caminando por sus calles empedradas y contemplando sus preciosas y coloridas casas coloniales.

Si caminas por las calles de Trinidad te llamarán la atención las piedras de las calles, pues esas piedras llegaron como lastre de las embarcaciones del Viejo Mundo. Se las conoce con el nombre de «chinas pelonas».

La mayoría están divididas para albergar varias viviendas de altos techos o para albergar museos, pero es fácil imaginarse esa época en la que pertenecieron a familias adineradas del mundo del azúcar.

Paseando por sus calles al atardecer hay una luz especial , muy cálida, que te transporta a los tiempos de esplendor, a la época de la riqueza azucarera.

Después de un buen paseo no hay nada mejor que tomarse un refrigerio y si estamos en Trinidad nada mejor que una canchánchara. Si hay una bebida que identifica a Trinidad esta es la canchánchara, una bebida que mezcla el ron, la miel y el limón con hielo.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Iglesia de la Santísima Trinidad

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Iglesia Santisima Trinidad
La Iglesia de la Santísima Trinidad

Uno de los símbolos de Trinidad, cuyo nombre oficial es Iglesia de la Santísima Trinidad. Aunque fue construida por vez primera en el siglo XVII, más tarde, en el siglo XIX fue destruida por un ciclón que arrasó la ciudad.

En su interior hay que destacar el gran altar de renacimiento gótico dedicado a Nuestra Señora de la Piedad y una estatua de madera que representa a Cristo, «El Santo Cristo de la Vera Cruz», que es muy venerado en Trinidad.

Esta estatua tiene una curiosa historia, iba destinada a una iglesia de Veracruz (México) pero por un fuerte temporal el barco que la transportaba fue empujado hacia Trinidad y no pudo llegar a su destino, con lo cual se descargó su mercancía, entre la que figuraba esta estatua, esto consideró una señal por la Iglesia y, desde entonces, no se movió de Trinidad. Su túnica, bordada en oro, fue donada por Isabel II.

La Iglesia, tal como se puede ver actualmente, se levantó a finales del siglo XIX (1.892). Tiene una fachada neoclásica y cuenta con cinco naves, cubiertas por bóvedas en aristas. A cado lado se abren seis capillas. Los altares están realizados en maderas preciosas del país.

Para visitarla es recomendable ir por la mañana, por las tardes suele estar cerrada.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Mirador del Museo de Historia

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Museo Historico
Vistas desde el Palacio Cantero, sede del Museo de la Historia, con la Torre del Convento de San Francisco (símbolo de Trinidad) y la Sierra al fondo

Para poder ver Trinidad desde un mirador tienes varias opciones, nosotros solo te podemos contar esta, ya que al otro mirador que conocíamos, la Torre del Convento de San Francisco (el símbolo de Trinidad) no pudimos subir ya que estaba cerrado.

Este mirador del Museo de la Historia está ubicado en el Palacio Cantero, un palacio de uno de los grandes hacendados del azucar de la primera mitad del siglo XIX.

El Museo no destaca por sus piezas, intenta reproducir el sistema de vida de un hacendado del siglo XIX pero está un poco abandonado.

Sin duda, lo mejor del Museo de Historia es su mirador, su vista hacia la Torre del Convento de San Francisco con el fondo de la Sierra es espectacular. Eso sí, para subir lo tenéis que hacer por un espacio un poco estrecho, pero tampoco es mucho el recorrido para llegar arriba.

La entrada en 2.019 costaba 2 CUC y mereció la pena pagarlos por las espléndidas vistas que ofrece de la ciudad y la sierra.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Templo Yemalla

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Templo Yemalla Santería
El templo Yemalla un lugar para practicar santeria en Trinidad

La Casa Templo de Santería Yemayá se encuentra muy céntrica, cerca de la Plaza Mayor. Ubicada en una casa fácilmente reconocible por su fachada de color azul, esta casa del siglo XVIII está protegida por un vallado de hierro.

La casa es un templo de santería donde podemos encontrar un altar dedicado a la divinidad del mar, la imagen de Yemayá. Impresiona ver esa una muñeca negra vestida de blanco y decorada con peces que representan los ojos de los hijos de Yemayá.

La santería es una religión de la diáspora africana que se desarrolló en Cuba a finales del siglo XIX. Sus creencias derivan directamente de la cultura y la religión yoruba, que en Cuba se sincretizaron con el catolicismo implantado por la monarquía hispánica, así como con el espiritismo.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Santeria Divinidad Yemaya
Santeria en Trinidad - Representación de la divinidad Yemaya

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Visitar la Casa de la Trova

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Casa de la Trova
Trinidad, la Casa de la Trova

La Casa de la Trova en Trinidad se encuentra en una casa de planta baja con la fachada pintada de azul clarito, muy fácilmente identificable.

Tiene un ambiente muy cálido, donde lo más normal es que termines bailando al son de la música del grupo que este actuando en directo. Muy buen ambiente y atendido por un personal muy profesional y amable. Es el lugar ideal para disfrutar de un mojito o una canchánchara exquisita.

El precio de la entrada es simbólico, y está abierta desde la mañana hasta la 1 de la madrugada. Desde su apertura, en 1.974, abrió sus puertas para el disfrute cultural del pueblo convirtiéndose en lo que es hoy: un centro de encuentro, reunión y disfrute de músicos y cantautores cubanos.

Además, la Casa de la Trova es también un museo donde podrás contemplar instrumentos musicales de gran valor así como una valiosa colección de la discografía nacional y local.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Visitar alguno de sus palacios

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Palacio Brunet
La sede del Museo Romántico, el Palacio Brunet, en la Plaza Mayor

Entre los dos que os recomendamos están el Palacio Cantero, que alberga el Museo Municipal de Historia y el Palacio Brunet sede del Museo Romántico.

El Palacio Cantero fue levantado en 1828 por la familia Borrell, dueños de explotaciones azucareras. Se trata de un ejemplo magistral de arquitectura aristocrática, ilustrado con algunos frescos de inspiración italiana.

Este palacio de amplios espacios alberga el Museo Municipal de Historia y sus colecciones cosmopolitas: mobiliario cubano, piezas de porcelana francesa, lámparas de origen americano. Desde lo alto de la torre se tiene una vista espectacular de la ciudad y de las cumbres de la Sierra del Escambray.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad Museo de Historia Palacio Cantero
Vista de la torre del Palacio Cantero sede del Museo de Historia

Otro palacio que merece ser visitado en Trinidad es el Palacio Brunet. Este Palacio se encuentra en una esquina de la Plaza Mayor de Trinidad y alberga, desde 1.974, el Museo Romántico.

El Palacio, tal como lo vemos hoy en día, fue remodelado en 1.808 por Jose M. Borrell y Padrón, un rico hacendado de Trinidad, pero en 1.857 su hija y heredera, dejó de habitarlo para regresar a España.

El Palacio Brunet destaca arquitectónicamente por su patio andaluz, en donde mezcla los estilos mudejar y neoclásico.

Desde 1.974 es la sede del Museo Romántico que alberga una valiosa colección de objetos del siglo XIX, signo del esplendor que rodeaba a la élite social de la ciudad en el período colonial, sobre todo entre los años 1830 y 1860. Consta de catorce salas donde se exhiben las obras de artes decorativas, tales como vajillas, muebles antiguos, porcelana, objetos de plata, lencerías y demás objetos de lujo de la época.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

La Torre Manaca Iznaga

1 a a a a a a Valle de los Ingenios Cuba Torre de Manaca Iznaga plantaciones
Valle de los Ingenios, Cuba: Torre de Manaca Iznaga plantaciones

Conocida, debido a su pequeña inclinación, como la Torre Pisa de Cuba, la «Torre Manaca-Iznaga» se encuentra a la entrada de Trinidad. Formó parte de la hacienda del mismo nombre. Esta hacienda perteneció, en su etapa de mayor esplendor a la familia Iznaga-Borrell, que la había comprado en 1.795.

La Torre Manaca-Iznaga es el mayor atractivo si se visita dicha hacienda. Tiene una altura de unos 45 metros. Fue levantada en ladrillo, arena y cal, con una fórmula que ha resistido muy bien el paso del tiempo. La escalera, de 187 peldaños, te lleva hasta la cima desde donde se pueden contemplar unas vistas impresionantes de Trinidad y el Valle los Ingenios. El precio, cuando la visitamos (año 2.019) era de 1 CUC.

La historia de su construcción está rodeada de leyendas románticas, que no sabemos si tienen alguna base cierta, pero de serlo darían para tragedias estilo Romeo y Julieta, según nos comentó el guía, una de ellas es que uno de los herederos de la hacienda se casó con una jovencita de la aristocracia trinitaria, muy joven y bella, lo que hizo que la rondara un joven. Al entererarse el marido lo reta a duelo y lo mata, y la jovencita la encierra en la penúltima planta de la Torre, desde solo le quedeba contemplar el espectacular paisaje. Eso encierro le causó una fuerte depresión que la llevó a la muerte. Dicen que la penúltima planta de la torre se ilumina de noche y que se escuchan los quejidos de la joven muerta.

Otra de las leyendas cuenta que los dos hermanos Iznaga se disputaron el amor de una mujer a través de una curiosa disputa, ganaría el reto el que consiguiera levantar la torre o hacer el pozo más profundo, el que consiguiera hacerlo con más metros en un determinado tiempo, ganaría. El vencedor, obviamente, fue el de que levantó la torre, pues consiguió superar los 44 metros de altura.

Lo que si es cierto es que su función era vigilar las plantaciones de azúcar, evitando, de esta manera, la fuga de los esclavos. Las campanas situadas en la parte alta de la torre marcaban el inicio y final del horario de trabajo. Además, servían para dar aviso en caso de incendio en los terrenos de alrededor.

Una torre que por su historia y leyendas creemos que merece estar entre los 8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad.

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Valle de los Ingenios

Asentado sobre una extensa llanura, el Valle de los Ingenios o Valle de San Luis, como también es conocido, fue en su día, la gran fábrica de azucar de Cuba entre los siglos XVII y XIX. Esto condujo al esplendor de la ciudad de Trinidad, convirtiéndola en una las ciudades más ricas de Cuba.

Pero la segunda mitad del siglo XIX trajo consigo un declive de la producción, lo que llevó a que los grandes hacendados abandonaran Trinidad. Decadencia que vino causada por la gran crisis del año 1.857 y por las guerras de Independencia.

El Valle de los Ingenios llegó a contar con más de 50 de estos ingenios que producían, con mano de obra esclava, azucar en una cantidad muy importante.

Actualmente se conservan 13 casas haciendas, algunas de las cuales cuentan aún con sus calderas, torres, sistemas industriales de la época y vestigios propios de la producción azucarera, de los siglos del XVIII al XIX. Os recordamos que en los momentos de máximo esplendor llegaron a estar en funcionamiento 56 ingenios, y unos 11.000 esclavos trabajando en ellos.

A pesar del éxodo de los hacendados se conservaron bastante bien las haciendas de la época, entre ellas la Manaca-Iznaga, de las que os hablamos de su torre más arriba o el Museo del Azúcar. Os recomendamos su visita, ya que están levantadas en un estilo colonial y están rodeadas de un bello paisaje.

Un lugar que no os debéis perder es el Mirador del Valle, ubicado en la Loma del Puerto, una pequeña elevación desde donde se contempla una espectacular vista del valle.

1 a Valle de los Ingenios

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

8 lugares imprescindibles que ver en Trinidad

Varadero

Varadero Playa Azul

Varadero, un paraíso vacacional desde principios del siglo XX y la playa por excelencia de Cuba. Aunque haya otras zonas , léase los cayos, con playas más espectaculares, que se han puesto de moda y son, quizás, más paradisiacas, los cayos se han convertido en destinos turísticos mucho más tarde que Varadero. Varadero es sinónimo de playa y vacaciones en Cuba, donde es conocido también como la Playa Azul. En esta entrada os comentaramos nuestra experiencia en Varadero, desde cómo llegar, los hoteles, las playas, y excursiones qué hacer desde Varadero.

Playas de Varadero
Playas de Varadero

Dónde está Varadero

Una obviedad, pero no está demás hacernos una idea geográfica de su ubicación. Varadero se encuentra a 135 Km de La Habana, en la península de Hicacos, geográficamente es una franja de tierra de 18 Km de longitud y una anchura que va entre los 700 metros y el kilometro y medio. Una curiosidad, las playas se encuentran situadas al lado izquierdo, según entras en la península y al lado derecho, hacia la zona de la Bahía de Cárdenas, no hay playas, es la zona por donde va la autopista. Os dejamos un mapa para poder ver los hoteles donde hemos alojado en nuestras estancias en Varadero y las principales atracciones de este lugar sinónimo de vacaciones desde hace muchos años.

Breve historia de Varadero

Fue a finales del siglo XIX cuando los habitantes de la vecina ciudad de Cárdenas empezaron a levantar pequeñas residencias para pasar el verano, una de esas fincas se llamaba «Varadero» y ese nombre se hizo popular y se extendió como denominación de todo el lugar. A principios del siglo XX es cuando recibe el impulso definitivo como zona turística, tanto la burguesía cubana como la norteamericana lo descubren y se empiezan a levantar mansiones y hoteles, entre ellos la mítica Mansión Xanadu (1.928), de la familia DuPont, reconvertida hoy en día en un fabuloso restaurante. A partir de este momento se convierte en un destino popular entre las élites que buscaban un lugar al sol en Cuba.

Mansion Xanadu Familia DuPont
La Mansión Xanadú de la familia Dupont

Cómo llegar a Varadero

Os contamos las maneras que conocemos para llegar a Varadero desde La Habana, si no tenéis el traslado contratado con una agencia de viajes:
a) En bus, con Viazul, por el equivalente a uno 10 € (año 2022) y una duración de aproximadamente 3:30 horas tienes la opción de viajar, consulta precios y horarios en la web viazul.com.
b) En taxi, con toda la comodidad que representa, el único pero el precio, se va por encima del equivalente a 100 € (año 2022).
c) En un traslado organizado, como por ejemplo, los que organiza la empresa Civitatis, te dejamos el enlace donde puedes ver precios y horarios actualizados: https://www.civitatis.com/es/varadero/traslados/vehiculos?
d) Alquilando un coche, que creemos que no es lo más práctico, salvo que te vayas a mover desde Varadero a otros lugares de Cuba.

Para el tema de alquiler de coches tienes más información en nuestra página: https://librosdeviajes.com/cuba/preparar-un-viaje-a-cuba/ , ahí podrás ver un apartado, desplazamientos en Cuba, en que te contamos nuestra experiencia con coches de alquiler y taxis.

Varadero Valle del Yumuri
Valle del Yumuri en la carretera de La Habana a Varadero

La Vía Blanca es una carretera que une La Habana con Varadero, ofrece unas preciosas vistas panorámicas sobre el Valle del Yumuri,  este valle se encuentra unos kilómetros antes de llegar a la ciudad de Matanzas; cruzando el Valle del Yumuri por la Vía Blanca se encuentra el puente más alto de Cuba, el Puente de Bacunayagua. La Vía Blanca una de las carreteras más transitadas de toda Cuba.

El puente de Bacunayagua
El puente de Bacunayagua en el valle del Yumuri

Playas y hoteles de Varadero

El principal atractivo de Varadero son sus playas. Playas de fina arena blanca y aguas azul turquesa, en las que el descenso de su plataforma es muy suave, con lo cual se puede uno adentrar en las aguas sin problema. Si a esto le unimos una formidable oferta hotelera, con más de 50 hoteles, tenemos el sitio ideal para relajarnos después de un viaje por el resto de Cuba. 

Varadero Playa Las Américas
Varadero Playa Las Américas

Os vamos a contar nuestra experiencia en hoteles, las tres veces que visitamos Varadero. Una pequeña observación, aunque a simple vista se parecen a los hoteles que hay en Punta Cana, Cancún o Canarias, cuando llegas a ellos ves que no ofrecen el mismo nivel, en Cuba hay ciertas limitaciones de las que ni los hoteles de las zonas turísticas se dan evadido. Teniendo en cuenta ese «detalle» os pasamos a contar nuestra experiencia en los tres hoteles de los que hemos disfrutado en Varadero.

Varadero Hotel Sol Palmeras
© Hotel Sol Palmeras

Nuestro primer hotel en Varadero fue un clásico, el Hotel Sol Palmeras. Un hotel ya con sus años, fue inaugurado por Fidel Castro en 1.991, y se le nota ese paso de los años en las instalaciones. Eso sí, tiene una de las mejores playas de Varadero, a la que se accede después de atravesar la zona de la piscina y una zona arbolada. Además ofrece servicios gratis en la playa, como navegación a vela, pedaletas,… En cuanto a la comida regular, el buffet no es muy variado y la calidad no es de destacar y los restaurantes temáticos no son todo lo buenos que cabe esperar. Así como el servicio de todo incluido, ya que te sirven con desgana y bebida de baja calidad (la piña colada con ron es floja). Aparte de la playa, una zona a destacar es la de la piscina, bastante bonito el diseño. La animación no era de las mejores que hemos visto.

El segundo hotel fue el Meliá Varadero, otro clásico con unas instalaciones aceptables y con una playa regular (la playa de las Américas), suerte que no está lejos la playa del Sol Palmeras y ahí si hay una buena playa (Playa Varadero). Tienen un buen servicio de animación y al igual que en el anterior, hay servicios gratis en la playa de pedaletas y vela. La comida buffet era aceptable y la reserva en los restaurantes temáticos hay que hacerla con antelación y en ellos la comida sube de nivel. Las habitaciones estaban un poco anticuadas, se les nota el paso del tiempo y de clientes. Tiene una zona de terraza bonita donde se celebran eventos, a nosotros nos tocó poder ver una celebración de una boda.

El tercer hotel en el que nos hemos alojado en Varadero ha sido el Iberostar Varadero, precioso el entorno y la zona de la piscina, además del edificio, al que le hace falta una pequeña actualización en las habitaciones. El servicio muy atento y dispuesto, ahí se vuelve a notar el sello Iberostar. La playa es bonita, aunque para nosotros no tanto como la del Sol Palmeras. En cuanto a la comida no tuvimos queja, una buena oferta culinaria para lo que es Cuba y de Varadero, de los tres que hemos estado, el mejor.

Qué ver en Varadero

Aunque su mayor atractivo radica en la belleza de sus playas con fina arena blanca y aguas turquesas, en Varadero también es posible visitar otras atracciones, entre ellas el Retiro Josone, inaugurado en 1.942, un precioso parque con un lago en el que se pueden alquilar barcas y comer en sus restaurantes, como el que hay en la que fuera casa de su fundador. Otro de los lugares que visitar es la Cueva de Ambrosio, por 5 € (2019) se podía hacer un recorrido de unos 200 metros y media hora de duración, en el que abundan los murciélagos (no apta para los que le den miedo estos animalitos) y con pinturas de unos 1000 años de antigüedad. Testimonio de los primeros años de turismo en Varadero es la Mansión Xanadú , levantada por la familia DuPont (empresarios americanos de origen francés), se puede visitar la mansión además de comer en su fantástico restaurante, aunque no es nada barato. Esta ubicada en la peña de San Bernardino y es un placer contemplar el atardecer desde una de sus terrazas; además está situada junto al campo de golf de Varadero.

Varadero Playa de las Américas y Mansión Xanadú
Varadero Playa de las Américas y Mansión Xanadú

Excursiones desde Varadero

Varadero es un buen lugar como punta de partida para visitar otras zonas de Cuba. Si te apetece desconectar un poco de la playa y el todo incluido te recomendamos visitar , entre otros lugares, en excursiones organizadas de un día, lugares como Trinidad, Santa Clara, el macizo del Escambray y la bella ciudad de Cienfuegos. Otra de las visitas que se pueden realizar es ir a la Península de Zapata, donde se pueden ver entre otras las ciénegas con sus criaderos de cocodrilos y la Aldea Taína, donde se reproduce la forma de vida de los taínos, con viviendas y figuras de la época precolonial. Una de las excursiones con más éxito desde Varadero es a Cayo Blanco, en el que viajarás en un catamarán, con barra libre incluida; en medio del viaje hacen una parada para aquellos que se animen a hacer submarinismo, continuando hacia el Cayo, un islote deshabitado y con unas aguas y arenas espectaculares. Para los más pequeños y no tan pequeños, hay un delfinario en Varadero, con un precio de entrada de 15 CUC (2019) y donde te cobran también por llevar la cámara (5 CUC).

Excursiones desde Varadero - Trinidad
Excursiones desde Varadero - Trinidad

Los Almendrones

Los Almendrones en el Malecon de La Habana

Los almendrones ¿qué son?

En Cuba llaman «almendrones» a los coches americanos de los años 50 que gracias a restauraciones inverosímiles todavía circulan por el país. Hoy en día un reclamo turístico y una experiencia única, que no debes perderte, en tu visita en La Habana.

El origen del nombre de los almendrones es un misterio, unos dicen que de la forma de los coches de esos años, que se parece a un almendra; otros, que por el cambio de color según pasan los años. En fin, el nombre se ha quedado aunque el origen sea un poco misterioso.

Chevrolet Styline 1951
Chevrolet Styline 1951

Los almendrones, clásicos con historia

Su número es indeterminado, pero se calcula que habrá unos 70.000 almendrones circulando por Cuba. Todo esto vino motivado por la imposibilidad de adquirir recambios para los Dodge, Ford, Chevrolet y demás marcas americanas ya establecidas en Cuba antes de la llegada del régimen comunista. Así, la gran mayoría de los almendrones que circulan por Cuba llevan motores diesel en vez de los motores oríginales, de muy alto consumo.

Chevrolet Bel Air 1957
Chevrolet Bel Air 1957

Un paseo en ellos es toda una aventura, además del deber de regatear el precio, si no lo haces pagarás más que en un taxi en cualquier capital europea. No aspires a disfrutar de una gran comodidad ni de una gran seguridad, pero también es cierto que es toda una experiencia. Por probar hasta hemos probado un Lada (de la época soviética) todo destartalado por el Malecón, que nos llevó hasta el Hotel Nacional, vaya aventura!. Eso sí, al llegar al hotel hubo que cambiar la ropa y ducharse, el olor a gas se había impregnado en la ropa y el cuerpo.

Almendrones
Símbolos cubanos, en un época se veían como sinónimo de atraso pero con el tiempo se han acabado convirtiendo en un reclamo turístico y en un objeto de deseo, lo que los ha revalorizado. Tantos es así que en su día se prohibió el poder sacarlos de Cuba. La parte más negativa, por así decirlo, es el olor a contaminación y el humo sucio y negro que desprenden esos coches de los que estamos hablando.

Almendrones de todos los colores La Habana
Almendrones de todos los colores en La Habana

Os dejamos un video que hicimos en uno de nuestros viajes a La Habana, en el podéis ver el parque móvil cubano, entre ellos los almendrones. Este video fue hecho junto al Parque Central y frente al antiguo Centro Gallego de La Habana, hoy Gran Teatro Alicia Alonso. Esta zona es uno de los lugares en donde se pueden ver los almendrones en mejor estado, descapotables y que conservan sus motores originales, al igual que en la zona del Hotel Nacional.

15 lugares donde comer en La Habana

Arroz con langosta

15 lugares donde comer en La Habana

15 lugares donde comer en La Habana

Restaurantes vs paladares

En esta entrada, 15 lugares donde comer en La Habana, os vamos explicar por qué hemos utilizado la palabra «lugares» y no restaurantes. Y lo hemos hecho porque en Cuba se utilizan dos expresiones para referirse a un lugar que ofrece comidas: restaurantes y paladares.

Una distinción extraña para el turista, la de «paladares« y «restaurantes«, pero que tienen su origen en el sistema económico del régimen cubano.

En los años 90 del siglo pasado el régimen permitió, con unas fuertes restricciones, la apertura de los «paladares«, pequeños restaurantes privados, que empezaron a funcionar con unas estrictas limitaciones, tanto de platos que poder ofrecer como de mesas para comensales. Estas restricciones se fueron aliviando con el paso de los años pero que aún continúan padeciéndolas los dueños de los paladares.

Cuando hablamos de restaurantes, estamos hablando de los estatales que, en general tienen un calidad inferior y sobre todo, una atención al cliente, más deficiente, en general, que los «paladares«, aunque hay honrosas excepciones donde puedes comer en La Habana en un buen restaurante.

Entrada del Paladar Doña Eutimia
Entrada del Paladar Doña Eutimia

Los paladares, cuyo nombre proviene de una telenovela brasileña con mucho éxito en Cuba en la que la protagonista tenía una cadena de restaurantes llamada «Paladar«. Están regentados por familias y se encuentran ingredientes más frescos, platos más elaborados y un mejor servicio, en general, que en los restaurantes estatales. En general, son nuestros lugares favoritos para comer en La Habana.

Comer en La Habana Langosta con arroz en La Habana
Langosta con arroz en La Habana

Al final de esta entrada os dejamos un mapa con los principales restaurantes y paladares donde comer en La Habana.

En primer lugar, os vamos hacer una breve introducción a los principales platos de la cocina cubana. Estos han sido los platos que nos ofrecieron en la mayoría de los restaurantes y paladares de toda Cuba.

15 lugares para comer en La Habana

Platos típicos de la comida cubana

La langosta

Es algo que nos llamó la atención la primera vez que visitamos Cuba, la langosta, ya sea en su versión típica enchilada, o en cualquiera de sus otras versiones, como la Thermidor o «grillada» combinada con carne, era un plato preferente en todas las cartas, ya fuera de paladares o restaurantes. 

Comer en Camagüey Langosta

El principal secreto está en conseguir una salsa melosa y una buena textura para aprovechar el sabor de la «reina del Caribe», como es conocida la langosta cubana. La hemos probado de casi todas las maneras y nos quedamos con la de la foto, excelente sabor y textura.

15 lugares para comer en La Habana

Moros y cristianos vs congrí

Los moros y cristianos se suelen preparar con judías negras o frijoles negros, arroz blanco y un sofrito de ajo, cebolla, orégano, comino, laurel y pimiento. La diferencia básica es que el congrí se prepara con frijoles colorados y los moros y cristianos con frijoles negros. Apenas varía el sabor entre los colorados y los negros. El nombre congrí tiene su origen en el criollo haitiano y el de moros y cristianos es claramente español.

Comer en La Habana moros y cristianos
15 lugares para comer en La Habana

Ajíaco

Es el plato que quizás mejor represente la cubanía. Se prepara con carne de res, gallina, cerdo, tasajo y un hueso de jamón o lacón, al que se le agrega maíz, calabaza, malanga, ñame, platanos, yuca y boniato. La tradición nos dice que se prepara este caldo la noche de San Juan, es un plato para días de celebración. Se dice que su origen está en la plaza del Carmen de Camagüey.
Ajiaco en Camagüey
15 lugares para comer en La Habana

Ropa Vieja vs Vaca frita

Un plato con orígenes españoles, donde también se elabora la «ropa vieja«. Consiste en carne de res o cerdo, con tomate, pimiento, cebolla, ajo y con una guarnición de arroz blanco y tostones. Muy parecida a la vaca frita, que es carne desmechada pero, en este caso, no lleva ningún tipo de salsa, aunque es acompañada de frijoles negros o arroz.

Comer en La Habana ropa vieja
15 lugares para comer en La Habana

Lechón asado

Plato por excelencia de las Navidades, algo en lo que nos recuerda el cochinillo asado castellano. Este se acompaña, normalmente, de arroz y judías negras con platano frito.

Viajando de Guantánamo a Santiago de Cuba, en un monte, visible desde la carretera, nos llamó muchísimo la atención como un guajiro preparaba un cerdo asado por el método «puya» o vara sobre leña, método por el cual se excava un hoyo en la tierra, se rodea dicho hoyo con material para conservar el calor, lo que hace que el calor se concentre hacia el animal. Este plato se acompaña de moros y cristianos (arroz con frijoles) y de mucha fiesta.

15 lugares para comer en La Habana

Arroz con pollo

Para los cubanos un plato sin arroz en como para los mexicanos un plato sin picante. Se elabora preparando un sofrito que se cocina junto con el pollo y el arroz. Se colorea, a diferencia de España, con bijol y salsa de tomate, o bien se prepara por separado con un arroz con verduras. Un plato sencillo y rico.
Arroz con pollo
15 lugares para comer en La Habana

Tostones

Es un plato ideado como guarnición o para picoteo, como aperitivo. Es un plato muy caribeño, se prepara tanto con plátano verde como maduro, que se corta en rodajas y se fríe para, finalmente, aplastarlo con un mazo.

Comer en La Habana tostones
15 lugares para comer en La Habana

Sandwich cubano

El sándwich cubano está preparado con carne de cerdo, queso, jamón y cualquier otro ingrediente, aunque nosotros siempre los comimos con estos tres ingredientes. Utilizan como un pan de molde que se deje tostar bien y listo. Muchas veces nos lo sirvieron en el desayuno, sobre todo en el oriente.
Comer en La Habana sandwich cubano
15 lugares para comer en La Habana

Pierna de cordero estofada

La pierna de cordero es uno de los platos que más nos llamó la atención en nuestro último viaje, se cocina a fuego lento en una rica salsa de vino tinto, la carne se separa del hueso con extrema facilidad, un plato exquisito. Se puede servir sola o acompañada de arroz o patatas.
Comer en La Habana en La Terraza Federación Asturiana
15 lugares para comer en La Habana

Restaurantes y Paladares en La Habana

No están todos los que son pero sí son todos los que están, es una selección subjetiva hecha en base a nuestra experiencia a la hora de comer en los tres viajes que hemos hecho a La Habana.
15 lugares para comer en La Habana

Paladar Doña Eutimia

Comer en La Habana Paladar Doña Eutimia Grillada
Paladar Doña Eutimia

Si figura en todas las listas por algo es y, la verdad, no nos defraudó. Suerte haber reservado, porque ese día estaba a tope. Tomamos un grillado de langosta exquisito, por 15 CUC/persona, bebimos cerveza Bucanero (ya sé que con la langosta hay quien piensa que es una injuria, jeje!) a 3 CUC, el postre muy rico y el café. El servicio muy atento y eso es de agradecer. Muy recomendable, uno de nuestros sitios preferidos para comer en La Habana. Está situado en el Callejón del Chorro, al lado de la Plaza de la Catedral.

15 lugares para comer en La Habana

La Terraza (Fed. Asturiana)

Situado en el Paseo del Prado 309, esquina Virtudes. En este edificio hay tres restaurantes: uno en la planta baja, un italiano; otro en la segunda planta de cocina criolla y en la tercera planta, está «La Terraza» , un buen lugar para comer, la pierna de cordero está exquisita, así como la langosta. Además de un salón interior acogedor, tiene una terraza con vistas al Paseo del Prado. El precio es un poco más alto que la media para comer en La Habana pero aún así es un lugar que hemos repetido, ya que la relación calidad/precio es buena. El servicio muy bien, atento y rápido, que lo cobran con una tasa del 10% por el servicio.

Comer en La Habana en La Terraza Federación Asturiana
La Terraza Federación Asturiana
15 lugares para comer en La Habana

Los Nardos (Juventud Asturiana)

Otro restaurante que comparte edificio con otros dos, el Asturianito y el Trofeo, que se encuentran en el edificio de la Juventud Asturiana, aunque los Nardos, pensamos, que es el más recomendable.
Está ubicado en el Paseo del Prado, casi enfrente al Capitolio, un lugar con reminiscencias asturianas al que se llega subiendo unas pedazo escaleras. Cuando llegas te encuentras con un salón algo oscuro pero muy acogedor. Nuestra experiencia fue muy buena, una grillada a 15 CUC/persona y unos camarones empanados por 8,50 CUC. El servicio de diez, un buen sitio para comer en La Habana. Se suele llenar y como no tengas reserva hay que hacer cola.

Comer en La Habana Restaurante Los Nardos
Restaurante Los Nardos
15 lugares para comer en La Habana

Habana 61

Situado en la calle Habana 61, entre las calles Cuarteles y Peña Pobre, muy cerca del Museo de la Revolución, se encuentra este fantástico paladar. Pequeñito pero con una excelente comida y servicio de diez, la langosta, 14 CUC, y la ropa vieja, 7,95 CUC, así como el postre, exquisitos. Un lugar para recomendar para comer en La Habana. Se suele llenar por lo que es recomendable ir a tiempo.

Comer en La Habana 61 Ropa Vieja
Habana 61 Ropa Vieja
15 lugares para comer en La Habana

Monseigneur

Un lugar increíble, situado en la Calle O, cruce con la 21, en el Vedado. Este lugar tiene una atmósfera que te traslada a otra época, si a eso unimos la música de ambiente generada por Nelson Camacho, un pianista genial, te sientes ubicado en un lugar mágico, trasladado a otra época con todo el glamour de La Habana. La comida, sin ser la mejor que hemos probado en La Habana, bien, al igual que el servicio, una grillada por 25 CUC para dos y una sangría muy buena. Toda una experiencia.

20140607 221131 Con Nelson Camacho en el restaurante Monseigneur de La Habana
Con Nelson Camacho en el restaurante Monseigneur de La Habana
15 lugares para comer en La Habana

Restaurante La Roca

Situado en el barrio del Vedado, en la calle 21, en el nº 102, esquina calle M. Es un lugar de comida típicamente cubana, atendido por estudiantes de hostelería, con un buen servicio. Los precios están muy bien y la comida es aceptable, una cazuela de marisco, 15 CUC por persona, los mojitos a 2 CUC y el daiquiri a 4 CUC . Recomendable para comer en La Habana.

Comer en La Habana Restaurante La Roca
Restaurante La Roca
15 lugares para comer en La Habana

Paladar O'Reilly 304

Situado en la calle y número de igual nombre en la Habana Vieja, es un excelente lugar para comer en el que es bueno reservar, además el local es pequeño pero con un servicio de diez y una comida estupenda. El precio ronda los 15/20 CUC de promedio, dependiendo de lo que se pida. Además tienen unos cócteles muy buenos (el daiquiri, por ejemplo). La langosta nos salió en 15 CUC por persona y un ceviche en 6 CUC, la cerveza Bucanero a 3 CUC. Aqui también te cobran un 10% por el servicio. Muy recomendable, de los mejores sitios donde comer en La Habana.

15 lugares para comer en La Habana

Restaurante La Mina

Situado en la Plaza de Armas, en la Calle Obispo, entre Oficios y Mercaderes, es un restaurante turístico pero que no destaca por su calidad culinaria, la comida fue bastante floja y el servicio dejó bastante que desear, lentos y desganados. Amenizaba la comida una banda de música. Lo mejor, la ubicación, sobre todo la terraza que da a la Plaza de Armas. Los precios son del estilo de los anteriores, una langosta enchilada 15 CUC.

Comer en La Habana Restaurante La Mina en la Plaza de Armas
Restaurante La Mina en la Plaza de Armas
15 lugares para comer en La Habana

Bares y otros lugares en La Habana

Lugares que hemos visitado para tomar una copa, unos muy conocidos y otros menos, pero esperamos que os resulte de interés la información sobre ellos.
15 lugares para comer en La Habana

El Floridita

Daiquirí en el Floridita
Daiquirí en el Floridita en el año 2019

Mundialmente famoso gracias a Hemingway («Mi mojito en La Bodeguita, mi daiquirí en El Floridita»), lleva funcionando desde 1.817, en que abrió sus puertas con otro nombre, «La Piña de Plata» y así hasta que en 1.918 lo compra un emigrante catalán, que llevaba unos años trabajando allí, Constante Ribalaigua, y aunque el no inventó el daiquirí si le dio la popularidad, con su fórmula de hielo frappé, mezclado en una batidora con onza y media de ron blanco, una cucharadita de azúcar, cinco gotas de marrasquino y el zumo de medio limón, servido en una copa de boca ancha helada.

El Floridita, la cuna del Daiquiri, con Hemingway al fondo
El Floridita, la cuna del Daiquiri, con Hemingway al fondo

Aunque lo asociemos al daiquirí, el Floridita funciona también como restaurante, del que no podemos opinar ya que solo hemos disfrutado de sus ricos daiquirís, nada baratos por cierto, 6 CUC. Las veces que hemos entrado siempre lo hemos encontrado a tope de de gente, con mucho ambiente. Se encuentra en la Calle Obispo 557 Esquina a Monserrate, en la Habana Vieja.

Vista del Floridita en el año 2015
Vista del Floridita en el año 2015
15 lugares para comer en La Habana

La Bodeguita del Medio

Tan famoso como El Floridita y gracias el mismo elemento, Hemingway, que empezó a frecuentar la Bodeguita, una vez que esta fuera fundada en 1.942, donde estaba la antigua bodega La Complaciente, en la Calle Empedrado, muy cerca de la Plaza de la Catedral. Al principio se conoció como Casa Martínez (su dueño era Ángel Martínez) y se vendían bebidas y daban comidas, este local sería lo que es hoy la actual Bodeguita del Medio, aunque no se sabe con exactitud cuando cambió el nombre. La Bodeguita comenzó a ser centro de reunión de escritores, diseñadores e intelectuales que aprovechaban para debatir sus historias entre tragos de mojitos –una mezcla de ron blanco, azúcar, zumo de limón, hierbabuena y sifón. Al poco tiempo de que la bodega se convirtiera en Bodeguita empezaron a acudir personajes relevantes, como el susodicho Hemingway y, empezó, la «tradición» de dejar los nombres en las paredes.
La Bodeguita del Medio
La Bodeguita del Medio

Al igual que hicimos en El Floridita, es otro sitio donde puedes comer en La Habana, aquí nunca comimos, y parece ser que tiene buenas opiniones (ha sido nominada por la Academia “Awards of restaurant Industry” de Estados Unidos como uno de los 50 mejores restaurantes del mundo), pero si tomamos el mojito y si que nos decepcionó un poco, fue el más caro, 5 CUC y, sinceramente, nos han gustado más otros. El sitio es muy curioso y la entrada nos ha llamado mucho la atención. Hoy en día hay bodeguitas del medio en Cuba en otros lugares, como en Santa Clara, que también hemos visitado.

La Bodeguita del Medio, entrada
La Bodeguita del Medio, entrada
15 lugares para comer en La Habana

El Gato Tuerto

En el Vedado, entre los hoteles NH Capri y el Hotel Nacional fue inaugurado en 1.960, como lugar de reunión de intelectuales y artistas. Hoy en día es un lugar donde se encuentra una mezcla de turistas y cubanos, aunque es un lugar de buen ambiente a veces hay jineteo. Es recomendable llegar temprano si se quiere tener una mesa ya que se suele llenar a partir de las 10 de la noche. Un sitio recomendable y con buena música en directo y los cócteles muy bien elaborados. En la parte de arriba hay un restaurante, pero no lo hemos probado. Un buen lugar para disfrutar de la música y de un buen trago.

15 lugares para comer en La Habana

La Zorra y el Cuervo

Situado en el barrio del Vedado, en la Calle 23, entre N y O. Es un lugar que si te gusta el Jazz no puedes dejar de ir y si no eres muy fan tampoco ya que es un lugar muy curioso de La Habana, la entrada simula una cabina de teléfonos. El lugar es pequeño y acogedor y aunque hay que pagar de 10 a 15 CUC para entrar (depende del día de la semana, creemos),pero vas a tener derecho a dos consumiciones. Hay mezcla de turistas y nativos y muy buen ambiente.

15 lugares para comer en La Habana

Sala Turquino

Situada en el piso 25 del Hotel Tryp Habana Libre, en el barrio del Vedado, esta sala tiene un muy buen ambiente, está abierta a clientes de fuera del hotel, con lo que puedes acceder sin problema. Sobre las 11 de la noche empieza el show con bailarines y después un grupo en vivo. Se puede bailar y, si te animas, subir al escenario, muy pachanguero todo. La entrada son 10 CUC por persona con una bebida incluída.
Sala Turquino en el Hotel Tryp Habana Libre
Sala Turquino en el Hotel Tryp Habana Libre
15 lugares para comer en La Habana

La terraza del Hotel Nacional

Situada en los jardines del Hotel Nacional, la terraza es un precioso balcón sobre el que contemplar el Malecón y La Habana. En un lugar totalmente tranquilo y relajante, sin duda, uno de nuestros lugares preferidos de La Habana.
En la terraza del Hotel Nacional de La Habana
En la terraza del Hotel Nacional de La Habana
15 lugares para comer en La Habana

Heladería Coppelia

Lugar ideado por Fidel y su compañera Celia Sánchez, que dicen le puso ese nombre en homenaje a su ballet favorito. Fue levantada en 1.966 y tuvo fama de ser la mejor del mundo en su día, hoy no deja de ser un reclamo turístico y un sitio en el que probar algún helado. Si ya era conocida, la película Fresa y Chocolate le dio más fama. No somos expertos pero los hay tan buenos en otros lugares y cuando la visitamos había poca variedad y el precio era de 1 CUC por cada bola de helado. Había dos filas, según pagaras en qué moneda, la de los CUC no tenía cola y la otra, en CUP, era muy larga, no sabemos cómo resolvieron este tema al unificar la moneda. Está situada en el Vedado, enfrente del Hotel Tryp Habana Libre, en «La Rampa», en la calle 23.

Heladería Coppelia - La Habana
Heladería Coppelia - La Habana

Mapa de los restaurantes y paladares de La Habana

Que ver en La Habana (2ª parte)

Vista del Hotel Nacional y el Malecon

En este post, que ver en la Habana (2ª parte) os comentaremos lo que más nos llamó la atención fuera de La Habana Vieja y las fortalezas de la bahía de La Habana. El Malecón será la vía de intruducción a los Barrios del Vedado, Miramar y Habana Centro. También os comentamos nuestra experiencia con el Bus turístico de La Habana (Habana Bus Tour).

Contenidos

El Malecón

Quizás la imagen más icónica de La Habana, conocido hasta por la la gente que no ha visitado La Habana. Pero, ¿qué es el Malecón? Resumiendo, una avenida con un muro de protección marina de 8 Km de longitud que va desde la zona del Castillo de San Salvador de La Punta hasta el Torreón de la Chorrera en la desembocadura del río Almendares. Su construcción abarcó desde el año 1.901 hasta el año 1.958, la primera parte que se construyó fue desde el Castillo de San Salvador de la Punta hasta la Calle Crespo, unos 500 metros. Un lugar fundamental que ver en La Habana.

Que ver en La Habana El Malecón de La Habana
El Malecón de La Habana

Su apelativo del «sofá más grande del Mundo» se corrobora al atardecer cuando se llena de gente, es todo un espectáculo, como lugar cosmopolita, acogedor e imprevisible; adornado por el mar y por los edificios, en su mayoría en estado semiruinoso y unos pocos recién restaurados, que destacan con sus coloridas fachadas. Este paseo habanero sirve como punto de reunión,  donde confluyen distintas culturas, paisanos y turistas, una mezcla que atrae a las gentes, sobre todo al atardecer. Es un lugar donde se suelen ver con frecuencia a los pescadores en su lucha contra el mar; un mar que muchas veces está embravecido, es normal ver como las olas rebasan el muro del Malecón. Como todo lugar de reuniones también es un lugar al que se acercan los «jineteros» y «jineteras» de La Habana.

El Malecón, al fondo el nuevo Hotel Paseo del Prado y el edificio de los ataudes
El Malecón, al fondo el nuevo Hotel Paseo del Prado y el edificio de los ataudes

A lo largo del Malecón se ve el ir y venir de las gentes y, desde su origen, ha sido escenario de acontecimientos históricos. En su trayecto, te encontrarás con importantes monumentos , como el del Generalísimo Máximo Gómez, el del mayor general Antonio Maceo, a la altura del Hospital Hermanos Ameijeiras, el del General Calixto García; Varias de las principales calles de La Habana terminan en el Malecón como, por ejemplo, la avenida de los Presidentes, la Rampa del Vedado y el Paseo del Prado. Además importantes obras arquitectónicas se pueden ver desde el Malecón, como el Castillo de la Real Fuerza de La Habana, el Castillo de San Salvador de la Punta, el Hotel Nacional, el Hotel Riviera y la Embajada de EE.UU.

Monumento al mambí Antonio Maceo

Emplazado en el parque del mismo nombre, en el popular barrio de Centro Habana, esta estatua de bronce levantada en honor al «Titán de bronce» (apelativo por el que era conocido Antonio Maceo) se inauguró en 1.916. En los cuatro ángulos de la base, están representadas, mediante grandes figuras: la acción, el pensamiento, la justicia y la ley. En la parte frontal, un relieve muestra a la madre de los Maceos, Mariana Grajales, en el acto de hacer jurar a sus hijos fidelidad a la patria. La posición de la estatua, dándole la espalda al mar, generó muchas polémicas en su día.

Estatua de Antonio Maceo frente al Hospital Hermanos Ameijeiras
Estatua de Antonio Maceo frente al Hospital Hermanos Ameijeiras

Casa de las Cariátides

Edificio de estilo ecléctico, se construyó en 1.924 como sede de la sociedad de recreo Unión Club, actualmente es la sede del Centro Hispano-Americano de Cultura. Anteriormente había sido Centro Cultural de España, desde mediados de los años 90 (invirtiendo España más de dos millones de euros en su restauración) hasta que fue cerrado en el 2.003 por orden de Fidel.

Casa de las Cariátides en el Malecón
Casa de las Cariátides en el Malecón

Que ver en el barrio de Centro Habana

Edificio Partagás

Edificio Partagás
Edificio Partagás

La Real Fábrica de Tabaco Partagás fue fundada en 1.845 por Jaime Partagás, en ella se elaboraron los famosos puros Montecristo y Cohíba. En la visita al mítico edificio de la Calle Industria, entre Barcelona y Dragones, por detrás del Capitolio, no encontrarás actualmente la fábrica sino la tienda, donde además podrás adquirir ron havana club y tomarte un café. Luego, a través de una pequeña puerta accederás a una sala de fumadores, donde hay retratos de célebres fumadores como Winston Churchill y Hemingway. La fábrica se encuentra provisionalmente en la calle San Carlos No. 816 entre Sitios y Peñalver, en Centro Habana, a unos 2 km de la fábrica original, donde puedes observar el trabajo manual y la destreza de los trabajadores a la hora de elaborar los puros. Las visitas se pueden realizar de de lunes a viernes, en el horario de 9:00am a 1:00pm, comprando las entradas en los hoteles y en los mayoristas de viajes, el precio era de 10 CUC. Los puros y sus fábricas son lugares recomendables que ver en La Habana, una experiencia única.

Partagas y dos de sus propietarios a principios del siglo XX Ramon Cifuentes y Pancho Pego Pita
Partagas y dos de sus propietarios a principios del siglo XX Ramon Cifuentes y Pancho Pego Pita
Un personaje al frente de Partagás

Francisco «Pancho» Pego nació en 1868 en Senra (Ortigueira, A Coruña) y llegó a Cuba con 14 años. De recién llegado, fue aprendiz, luego gerente de Partagás desde 1906 y acabó incorporándose como socio en 1.914, compartiendo propiedad con Ramón Cifuentes (Asturias). Con ellos dos al frente mejoró la calidad del producto, aumentando su prestigio y ventas, fue una etapa dorada para Partagás. Francisco fue presidente del Centro Gallego de La Habana en diversas etapas (1.925, 1.929 y 1.931). En mayo de 1930 el Rey Alfonso XIII le otorgó el título de Comendador con Placa de la Real Orden de Isabel La Católica. Murió en 1.940 en La Habana.

El callejon de Hamel

Muy cerca de la Universidad de La Habana, un callejón estrecho lleno de pinturas, murales; aunque para gustos colores y aquí no faltan precisamente, en un sincretismo de la cultura afrocubana. El Callejón de Hamel empieza a gestarse en los años 1989- 1990 cuando comienza como proyecto social –comunitario. El artista plástico Salvador González Escalona decidió arreglar todas las fachadas en mal estado de las casas que dio como resultado final este callejón. Un lugar para ver en La Habana y para lo cual el mejor día es el domingo con las sesiones de rumba por la tarde muy populares entre los turistas, pero cuidado, es una zona un poco peligrosa y llena de personajes muy agobiantes, hasta el hastío, además de abundar los amigos de lo ajeno. A veces ni tiempo te va dar de hacer una foto.

El barrio chino

Que ver en La Habana Edificio Aguila y Dragones, el edificio de la compañía de teléfonos
Edificio Aguila y Dragones, el edificio de la compañía de teléfonos

El barrio chino de La Habana se encuentra en el municipio de Centro Habana, es uno de los más antiguos y más grandes de Hispanoamérica. El pórtico de entrada al barrio, inaugurado en 1999, financiado por el gobierno de la República Popular de China. Recibe el nombre de «El Pórtico de la Amistad» y se halla en la calle Dragones. Es una estructura de hormigón de tres toneladas, 16 metros de ancho y 12 de alto. Merece la pena resaltar el Edificio Águila y Dragones, conocido por los habaneros como el edificio de la compañía de teléfonos, que fue levantado en 1.927 por la Cuban Telephone Company (filial de la americana ITT), con su estilo plateresco (Salamanca fue la fuente de inspiración), así los pináculos que adornan la cúpula son los del Palacio de Monterrey salmantino. La portada, realizada en piedra se inspira en la de la Universidad de Salamanca. En el se desarrolló toda una iconografía sobre la telefonía. Otro elemento que lo hizo destacar fue su altura, 62 metros, era el más alto de La Habana en su momento. Hoy es sede de ETECSA, la compañía estatal de telecomunicaciones.  

Que ver en el Vedado

La Rampa

Se llama «La Rampa» al inicio de la calle 23, que va desde el Malecón hasta la Calle L, pasando a través de oficinas de aerolíneas, cines, clubes nocturnos, hoteles, restaurantes, tiendas y edificios de oficinas. Construida en 1930,  casi al mismo tiempo que se inauguraba  Hotel Nacional de Cuba,  también se encuentra en la zona el Hotel Tryp Habana Libre (antiguo Habana Hilton), así como la heladería más famosa del país, la Heladería Coppelia.

La Avenida 23 de El Vedado, conocida como La Rampa
La Avenida 23 de El Vedado, conocida como La Rampa

La Universidad de La Habana

El edificio central de la Universidad de La Habana, de estilo neoclásico, se encuentra en la calle L, entre San Rafael y 27 de noviembre. En la entrada principal de la universidad se encuentra el rectorado, inspirado en el Partenón griego, y entre el rectorado y la gran escalinata de 88 niveles se alza una estatua en bronce, la Alma Máter (levantada en el año 1.919), símbolo de la universidad y que con los brazos abiertos da la bienvenida a los estudiantes. La Universidad de La Habana fue fundada en 1.728, estuvo en la Habana Vieja hasta el año 1.902 en que se traslada a la colina de Aróstegui, ubicada en el Vedado, hoy en día conocida como «la colina de la Universidad»

Universidad de La Habana, edificio del rectorado, estatua Alma Mater y escalinata
Universidad de La Habana, edificio del rectorado, estatua Alma Mater y escalinata

Edificio FOCSA

En el barrio del Vedado el Edificio Focsa, levantado en el año 1.956, tiene 36 pisos y se basa en las ideas de Le Corbusier de una estructura autónoma dentro de una ciudad. Fue en su día la segunda construcción más alta del mundo en hormigón, con sus 121 metros. En la parte más alta se encuentra el restaurante La Torre, una atalaya encristalada desde la que pueden verse hasta los barrios periféricos de La Habana. El Focsa fue concebido para que vivieran y trabajaran en él unas 5 000 personas.
Vista del Edificio FOCSA desde la terraza del Hotel NH Capri
Vista del Edificio FOCSA desde la terraza del Hotel NH Capri

Embajada de EE.UU.

El edificio de la Embajada de Estados Unidos se encuentra frente al Malecón y la Tribuna Antiimperialista, en el barrio del Vedado. Es un lugar con mucha historia, ya que desde 1.960 hasta 2.015 no funcionó como Embajada, sino que estuvo abandonada hasta 1.977 y desde entonces hasta el 2.015 funcionó como Sección de Intereses de los Estados Unidos en La Habana, bajo el amparo de la Embajada de Suiza. La embajada fue diseñada en estilo modernista-brutalista, tiene seis pisos del altura y fue inaugurado en 1953.
Embajada de Estados Unidos en La Habana
Embajada de Estados Unidos en La Habana

Cementerio Colón

Declarado Monumento Nacional, se encuentra situado muy cerca de la Plaza de la Revolución, en el barrio del Vedado. Este cementerio es uno de los grandes cementerios mundiales. Empezando por su puerta principal, una obra de estilo bizantino, de 22 metros de altura. Fue inaugurado en 1.886 y en el hay grupos escultóricos relevantes, tales como el Panteón de los bomberos, «La Milagrosa» la tumba más visitada, la tumba de una mujer que murió dando a luz y que apareció con el niño en brazos cuando abrieron la tumba, cuando lo habían colocado a los pies al enterrarlos. El panteón de Naturales de Ortigueira (A Coruña), es el mayor de cuantos existen en el Cementerio de Colón. Es del año 1.950. Un lugar que ver en La Habana, sin duda.

La Plaza de la Revolución

Una visita a La Habana no está completa sino se visita esta plaza, una de las más grandes del mundo. Levantada en tiempos de Batista como Plaza Cívica, es con la Revolución cuando se vuelve famosa y es el lugar donde se celebraban los  discursos «eternos» de Fidel a la multitud. Al mismo tiempo se levantó el monumento a Jose Martí y rodeando la plaza se encuentran los edificios administrativos más importantes, tales como, el Palacio de Gobierno, los ministerios de Justicia y el de Comunicaciones ( con el relieve de Camilo Cienfuegos), el Ministerio de Interior (con la mítica foto de Korda hecha relieve del Ché).

Panorámica de la Plaza de la Revolución
Panorámica de la Plaza de la Revolución

El Memorial a Jose Martí se puede visitar, precio 1 CUC, y si te animas puedes subir al mirador del obelisco construido junto al Memorial, que tiene un altura de 140 metros, en ascensor o subiendo los 567 peldaños. Las vistas desde arriba son impresionantes. El Memorial está presidido por una estatua de José Martí, líder independentista cubano y artífice del pensamiento patriótico. Fue uno de los líderes de la Guerra de 1895 o como el mismo la denominó la “Guerra Necesaria” que llevó a la independencia de España.

Plaza de la Revolucion Memorial Jose Marti y obelisco
Plaza de la Revolución Memorial Jose Martí y obelisco

Nosotros para llegar a la Plaza de la Revolución lo hicimos en el Bus Turístico de La Habana, que aunque un poco destartalado cumple las funciones. Nos costó 5 CUC el día completo y por la Plaza de la Revolución pasaba cada media hora (más bien unos 45 minutos). Un consejo: tener cuidado con el Sol, porque en la plaza no hay sombras, a veces merece la pena pagar 1 CUC y entrar en el Memorial, jeje!. Aún así, nos parece  un lugar imprescindible que ver en La Habana y no solo por la imagen icónica del Che.

Monumento al presidente José Miguel Gómez

En el barrio del Vedado, en la Avenida de los Presidentes, se eleva este monumento en honor al segundo presidente de la República cubana, Jose Miguel Gómez, presidente desde el año 1.909 al 1.913 y uno de los líderes independentistas. Fue inaugurado en el año 1.936, construido en un estilo ecléctico, la base central del conjunto, está hecha de mármol rosa, importado desde Rávena, Italia. En los costados de la estatua del general, aparecen seis figuras que representas las seis provincias en las que estaba dividida la isla en el período. En su centro se encuentra la estatua fundida en bronce del General José Miguel Gómez, de 3,5 metros de altura. En cada remate del semicírculo, en lo alto, aparecen dos grupos escultóricos: uno representa a la Historia, la Libertad y el Tiempo y el otro, el Derecho, la Paz y la Ley. Dentro del Monumento hay terrazas a distintos niveles, con bancos para sentarse y fuentes.

Monumento al Presidente Jose Miguel Gómez en la Avenida de los Presidentes, en el Vedado
Monumento al Presidente Jose Miguel Gómez en la Avenida de los Presidentes, en el Vedado

Bus turístico de La Habana

Habana Bus Tour

Los buses turísticos de la Habana, llamados Habana Bus Tour disponen de tres rutas en modo subir/bajar (hop on/hop off). Su horario va desde las 9:00 am hasta las 6:00 pm, por lo que podéis bajar y visitar los sitios de vuestro interés cada vez que os apetezca. El precio que pagamos en su día fue de 5 CUC. Tiene 3 rutas:


La Ruta 1 va por la Habana Vieja hasta la Plaza de la Revolución. Nosotros nos subimos a él la parada del Capitolio, y bajamos en la parada del Castillo de la Real Fuerza y en la parada de la Plaza de la Revolución.

 La Ruta 2, te lleva por la zona occidental de La Habana, hasta la Marina Hemingway, y las paradas más interesantes son las del Cementerio Colón y el Acuario Nacional.

Y, por último está la Ruta 3, que la utilizamos para visitar las Playas del Este y la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña y el Castillo del Morro, esta Ruta 3 sale de la parada de Parque Central (frente al Gran Teatro). En esta ruta se pasa por el túnel submarino. Es una ruta muy interesante de hacer, ya que la parada del Hotel Blau Arenal te deja cerca de la Playa de Santa María del Mar y de Boca Ciega (Playas del Este).

22 lugares que ver en La Habana Hotel Iberostar Parque Central
El Bus turístico en su parada de Parque Central

22 lugares que ver en La Habana

22 lugares que ver en La Habana La Fuente de la India con el Capitolio al fondo

22 lugares que ver en La Habana Vieja

22 lugares que ver en La HabanaVista de La Habana desde el Castillo de los Tres Reyes del Morro
Vista de La Habana desde el Castillo de los Tres Reyes del Morro

En 22 lugares que ver en La Habana os presentamos las principales atracciones que ver en el barrio de la Habana Vieja y en las fortificaciones que la rodean. En otro post, «Que ver en La Habana (2ª parte)«,  os hablamos de los otros barrios de La Habana.

La Habana es una ciudad colgada en el tiempo, víctima del abandono y llena de contrastes, desde la espléndida arquitectura colonial de La Habana Vieja a la modernidad decadente del Vedado. Es como si el reloj del tiempo quedará detenido a finales de los años 50 del siglo XX.

Si a todo eso le unimos que los cubanos viven el tiempo de una manera distinta a la nuestra y con una alegría que contagia, aunque no se olviden de sus problemas, hará que no te sea, para nada, un lugar indiferente; más bien, todo lo contrario, te seduce.

Toda esa mezcla causa sensaciones encontradas pero ese quizás sea el gran encanto de La Habana, la sensación de atrapar el pasado en el presente decadente y bohemio que anhela un futuro de esplendor.

Con este post sobre 22 lugares que ver en la Habana que pretendemos que os sea útil y práctico para visitar la Habana Vieja, y que completamos con otra entrada: Que ver en la Habana (2ª parte) en la que os hablamos de los otros barrios de La Habana.

Que ver en La Habana El Malecón de La Habana
El Malecón de La Habana

En 1.982 su centro histórico fue proclamado Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO, año en el que se empezó un plan para recuperar la ciudad colonial, ese plan fue supervisado por Eugenio Leal, historiador oficial de la ciudad.

Si bien se han recuperado zonas como la Plaza Vieja, la Plaza de Armas o la Plaza de la Catedral otras muchas han sucumbido al abandono y el paso del tiempo.

En cuanto a qué ver en La Habana, a efectos prácticos vamos dividirla en dos zonas
:
La Habana Vieja, con sus cuatro plazas que la vertebran: la Plaza de Armas, la Plaza Vieja, la Plaza de la Catedral y la Plaza de San Francisco y en esta entrada, 22 lugares que ver en La Habana, incluimos los castillos y fortalezas que la rodean.

Hacemos una mención especial para el recuerdo y al presente, ya que los grandes almacenes de principios y mediados del siglo XX: El Encanto y Fin de Siglo, fueron los precursores de lo que después en España será El Corte Inglés.

– Los otros barrios de La Habana:  Centro HabanaEl Vedado, Miramar…de los que hablaremos en otra entrada «Que ver en la Habana (2ª parte)«.

22 lugares que ver en la Habana Vieja

La Plaza de Armas

22 lugares que ver en La Habana Estatua de Carlos Manuel de Céspedes en la Plaza de Armas
Estatua de Carlos Manuel de Céspedes en la Plaza de Armas

Esta hermosa plaza la hemos incluido en el primer lugar de 22 lugares que ver en La Habana porque es casi un lugar de paso obligado, además de por su belleza y ambiente.

Diseñada como centro administrativo de Cuba, es la más antigua de la ciudad (construida en el siglo XVI), es el origen de la actual Habana. Debe su nombre a los ejercicios militares que tenían lugar aquí al principio de la época colonial.

 A destacar la cantidad de vendedores de libros viejos que se instalan en la plaza y montan un mercadillo de libros y curiosidades. Nos ha encantado conversar con ellos, muchos tienen ancestros españoles. 

La plaza está rodeada de tres edificios históricos:

– El Palacio de los Capitanes Generales
– El Castillo de la Real Fuerza
– El Palacio de Segundo Cabo
– El templete


Palacio de los Capitanes Generales
Palacio de los Capitanes Generales y al fondo el Palacio de Segundo Cabo
Palacio de los Capitanes Generales (Museo de la Ciudad), al fondo Palacio de Segundo Cabo

Situado entre dos famosas calles, la calle O’Reilly y la calle Obispo, ocupa todo el fondo oeste de la Plaza de Armas. Construido en 1.776, fue la sede del gobierno de Cuba hasta su independencia y hasta 1.920 fue el Palacio presidencial de la República. Luego fue sede el Ayuntamiento de La Habana hasta 1.958 y actualmente es la sede del Museo de la ciudad. Tiene un hermoso patio interior con una estatua de Colón de mármol blanco situada en el centro. El museo exhibe mobiliario de época, uniformes militares, carruajes de caballos que datan del siglo XIX y una interesante exposición de fotografías que recrean los momentos más destacados en la historia de la ciudad de La Habana. El precio de la entrada eran 3 CUC y el lunes está cerrado.

El Castillo de la Real Fuerza
22 lugares que ver en La Habana Castillo de la Real Fuerza y la torre oeste llamada La Giraldilla
Castillo de la Real Fuerza y la torre oeste con la Giraldilla

Situado en la esquina que da al mar de la Plaza de Armas, es un brillante modelo de arquitectura militar, de una simetría perfecta propia de la arquitectura renacentista. Fue construido a mediados del siglo XVI y tuvo un papel relevante en las luchas contra los ingleses. Una de las torres está coronada por La Giraldilla, muy similar a la de La Giralda de Sevilla e icono de La Habana. La torre donde está ubicada se conoce como la de la «espera» en honor a Inés de Bobadilla, esposa de Hernando de Soto, gobernador de la isla que nunca regresó de su expedición a La Florida, donde ella continuo esperándolo, incluso después de saber que había muerto.
El castillo está rodeado de un enorme foso.
Además de residencia de los capitanes generales y gobernadores de Cuba, el Castillo de la Real Fuerza de La Habana sirvió para guardar el oro, la plata y otras mercancías de valor que llegaban en tránsito hacia España.
Actualmente es el Museo Castillo de la Real Fuerza y forma parte de la lista del Patrimonio Mundial.
La entrada nos costó 3 CUC y merece la pena, ya que es algo que ver en La Habana en una primera o sucesivas visitas.

El Palacio de Segundo Cabo

Palacio de estilo neoclásico, del año 1.772, situado junto al Castillo de la Real Fuerza, y al lado del Palacio de los Capitanes Generales (hoy Museo de la ciudad). Al inicio fue destinado como como cuartel general del vicegobernador español, más tarde como oficina de Correos, Palacio del Senado, Tribunal Supremo, sede de la Academia Nacional de las Artes y las Letras o sede de la Academia de las Ciencias de Cuba. Desde 2.017 es la sede del Centro para Interpretación de las Relaciones Culturales entre Cuba y Europa. Destacan en el sus arcos que miran a la Plaza de Armas y el bello patio de estilo andaluz lleno de vegetación.

El Templete

El Templete con la ceiba
El Templete con la ceiba

El Templete fue construido en 1.828 en el mismo lugar donde tuvo lugar la primera misa de La Habana (1.519). Esta capilla dórica, que conmemora la fundación de La Habana, está rodeada de un pequeño jardín. En este jardín hay una ceiba (árbol frondoso) en el que según la tradición debes dar tres vueltas, lanzar una moneda al aire y pedir un deseo. Cada 16 de noviembre se celebra la fundación de La Habana rindiendo un homenaje a la ceiba. En el jardín hay una estatua en honor a Cristóbal Colón.

La Plaza Vieja

Situada en la zona sur del casco antiguo la antigua Plaza Nueva, fue creada en el siglo XVI, cuando la Plaza de Armas pasó a desempeñar funciones militares. Fue la primera obra de urbanismo planificada en América, aunque en ella se halle una mezcla de estilos artísticos que van desde el barraco al art noveau pasando por el neoclásico. En ella destaca el Palacio de los Condes de Jaruco, obra del año 1.733. Una de los lugares más recomendados que ver en La Habana. Sin duda,de los 22 lugares que ver en La Habana, un imprescindible, no puede faltar en tu visita a La Habana.

22 lugares que ver en La Habana Plaza Vieja
Vista de la Plaza Vieja y de la Casa de los Condes de Jaruco (azul)

La cámara oscura

En uno de los laterales de la Plaza Vieja del Centro Histórico se encuentra el edificio Gómez Vila, de principios del siglo pasado. En su cúpula se encuentra la Cámara Oscura de La Habana Vieja, única de su tipo en Cuba, inaugurada en el año 2.001. Fue donada por la Diputación de Cádiz y en ella puedes ver reflejada en un panel circular la ciudad de La Habana en 360º. Además tiene unas vistas espectaculares de la ciudad y el precio que nos cobraron fue de 1 CUC (menos de 1 euro), se sube en ascensor. Una curiosa experiencia que ver en La Habana.

La Factoría Plaza Vieja de cervezas

En la Plaza Vieja, en la antigua taberna La Muralla se ha establecido una fábrica de cerveza artesanal, la Factoría Plaza Vieja de Cervezas. En ella se elaboran distintos tipos de cervezas: claras, negras y malteadas y es un lugar ideal para sentarte y disfrutar de una cerveza bien fría. La jarra nos costó 3 CUC y para grupos había tubos de 6 y 12 litros, a 12 y 24 CUC, respectivamente.

22 lugares que ver en La Habana Fabrica de cerveza Factoría Plaza Vieja
Fabrica de cerveza Factoría Plaza Vieja

La Plaza de la Catedral

Un enclave único y uniforme del arte barroco colonial. Todos sus edificios fueron levantados en el siglo XVIII, incluida la Catedral. Hasta 1.700 era una Ciénega donde llegaba la Zanja Real, un canal abierto que surtía de agua la ciudad, pero con las obras fue desecada. Sin duda, uno de los sitios que no te puedes perder de los 22 lugares que ver en La Habana en una primera visita.

22 lugares que ver en La Habana Catedral de San Cristobal de La Habana
Catedral de San Cristobal de La Habana

La Catedral de La Habana

Esta bella Catedral consagrada a la Virgen María de la Concepción Inmaculada es el centro religioso de la ciudad de San Cristóbal de La Habana. Fue terminada en 1.777 y declarada Catedral 10 años más tarde. En la fachada barroca llama la atención sus dos torres asimétricas, ya que la torre izquierda tuvo que ser más estrecha para no cerrar la calle lateral. En ella descansaron los restos de Cristóbal Colón desde que los trajeron de la República Dominicana (1.796) hasta que fueron trasladados a Sevilla (1.898).

Palacio de los Marqueses de Aguas Claras

Saliendo de la Catedral a mano derecha se encuentra este Palacio del siglo XVIII, que sede del Banco Industrial de La Habana, antes de la Revolución y que hoy alberga un conocido restaurante: El Patio, del que no podemos opinar ya que no hemos comido en él, solo hemos tomado unas cervezas. Eso sí, el patio interior es precioso.

Qué ver en La Habana Palacio de los Marqueses de Aguas Claras en la Plaza de la Catedral
Palacio de los Marqueses de Aguas Claras en la Plaza de la Catedral

Casa del Conde de Bayona

El actual Museo del Arte Colonial, es el edificio más antiguo de la plaza de la Catedral, ya que desde 1.622 está habitado este lugar (en esos momentos con una casa sencilla) pero en 1.726 Luis Chacón (de ahí que se conozca también como «Casa Chacón«), gobernador militar de la Isla, la transforma en el actual edificio. Aunque hubo matrimonios entre la familia Chacón y miembros de la casa del Conde de Bayona, nunca residió ahí ningún miembro de ese linaje. Tuvo varias ventas a lo largo del siglo XVIII y en el siglo XIX (1.856) tiene su sede aquí el Real Colegio de Escribanos de La Habana, luego sede del Colegio de Notarios, más tarde (1.899) sede de un periódico y en los años 30 fue sede de la firma licorera Arechabala hasta 1.963 en que se inician los trabajos para transformar su uso y convertirlo en un museo y así el 30 de julio de 1.969 queda inaugurado el Museo de Arte Colonial .  Su ubicación es fantástica, frente a la Catedral y tiene una de las fachadas más destacables, por su armonía y proporciones, de la arquitectura colonial. También destacan su artesonado y su patio.

Casa del Conde de Bayona Museo de Arte Colonial en la Plaza de la Catedral
Casa del Conde de Bayona Museo de Arte Colonial en la Plaza de la Catedral

Casa del Conde de Lombillo y Casa del Marques de Arcos

Dos de los mejores exponentes de la arquitectura residencial colonial debido a su monumentalidad, son obras del siglo XVIII, la Casa del Conde de Lombillo alberga ahora la Oficina del Historiador de La Habana. El palacio perteneció a la familia Pedroso, pero tomó su nombre del Conde Lombillo cuando José Lombillo se casó con una de las descendientes de la familia Pedroso a finales del siglo XIX (es la que está saliendo de la Catedral a la izquirda, con 4 arcos).Una curiosidad, hay una estatua de Antonio Gades recostado en las columnas del Palacio del Conde de Lombillo.

La Casa del Marqués de Arcos, ubicado junto al Palacio del Conde de Lombillo, es considerada una de las joyas del barroco cubano y uno de los ejemplos más importantes de la arquitectura residencial del siglo XVIII.
El Palacio del Marqués de Arcos fue construido en 1741 por Ignacio de Peñalver y de Cárdenas, padre del primer marqués de la dinastía, quien se distinguió por su actividad en favor de la Corona durante el asentamiento y la ocupación de Cuba por parte del ejército inglés. Fue Casa de Correos y en la actualidad alberga el Taller Experimental de la Gráfica de La Habana.

Casa del Conde de Lombillo y Casa del Marques de Arcos
Casa del Conde de Lombillo y Casa del Marques de Arcos

Plaza de San Francisco

Esta plaza se levanta en el siglo XVI y era la puerta de entrada a La Habana a los que llegaban en los cientos de galeones que atracaban en el puerto. Ha sido restaurada en los años 90 del siglo pasado con la colaboración de España. En su centro la Fuente de los Los Leones y está flanqueada por La Lonja de Comercio y el Convento de San Francisco de Asís, hoy convertido en Museo de Arte Sacro, en la acera se encuentra la estatua del «Caballero de París«, que muy cerca tiene un «cruceiro«. Del otro lado se encuentra la Terminal Sierra Maestra, desde donde parten barcos de turistas.  

22 lugares que ver en La Habana Plaza de San Francisco
Plaza de San Francisco de Asís con la Iglesia convento y la fuente

La Lonja de Comercio

Edificio levantado en 1.909, rematado por una cúpula y una estatua de bronce del dios Mercurio. Hoy en día es sede de varias sociedades mixtas, su restauración fue financiada por España.
22 lugares que ver en La Habana La Lonja de comercio
La Lonja de comercio

Sabías qué  El Caballero de París era un mendigo

IMG 20191103 122242
Con Don Jose María López LLedin, "El Caballero de París"

José María López Lledín, nacido en 1.899 en A Fonsagrada (Lugo), emigró a Cuba muy joven y trabajó en distintos trabajos, hasta que perdió el equilibrio mental después de haber estado en prisión, según varias versiones, por ser acusado de manera injusta de un robo de unas alhajas, a su salida de la cárcel, comenzó a deambular por las calles. Fue un elegante vagabundo conocido como «El caballero de París» que vagaba por las calles de La Habana y era una figura de culto muy conocida, muy apreciado por los habaneros, sobre todo entre las décadas de los 40 a los 60 del siglo pasado, incluso llegó a aparecer en programas de la televisión cubana. Solo aceptaba dinero de las personas que el conocía, a las que a su vez daba un obsequio. El Caballero de París falleció el 12 de julio de 1985, su diagnóstico describe que padecía de parafrenia, una forma de esquizofrenia. Esta es una recomendación que ver en La Habana, un personaje que ya es una leyenda. Para el que desee conocer más datos sobre el Caballero de París, os dejamos dos enlaces:
Mitos habaneros
El Caballero habanero

Un «cruceiro» en La Habana

En uno de los sitios más concurridos del Centro Histórico, a un costado de la Lonja del Comercio, se yergue una columna de granito, un cruceiro. Un cruceiro es un monumento religioso constituido por una cruz generalmente de piedra sobre un pilar, situado en un lugar público, principalmente encrucijadas (cruces de caminos), atrios de iglesias o lugares elevados, muy vinculados a Galicia y a Portugal. Este fue realizado por la escuela de canteros de Poio (Pontevedra) y donado por la Xunta de Galicia, tiene siete metros y medio de alto y pesa doce toneladas. Fue inaugurado en La Habana el 26 de septiembre del año 2.000.

El Cruceiro de La Habana en la calle Oficios junto a la Plaza de San Francisco
El Cruceiro de La Habana en la calle Oficios, junto a la Plaza de San Francisco

Calle Obispo

Te lleva de la Plaza de Armas a Parque Central, corre paralela a O’Reilly, otra de las calles conocidas de La Habana Vieja. Es una estrecha calle peatonal llena de gente, donde hay que tener cuidado con los carteristas. En ella se encuentran el Hotel Ambos Mundos (del que hablamos en el post sobre hoteles en Cuba), el Bar Floridita (Post: comer y beber en La Habana), el Hotel Florida (con «La Odalisca», una estatua art déco de una mujer semidesnuda, que da la bienvenida a los recién llegados, tiene un hermoso patio interior de estilo español, con columnas de piedra desnuda, lámparas de la época y un bello vitral); la droguería Johnson (destacan las maderas preciosas del mobiliario, las excelentes estanterías y mostradores; se empleó el mármol, bronce, la cristalería y loza de uan gran belleza); el bar «La Lluvia de Oro«; etc. Si hay algo que ver en La Habana y que no te puedes perder es callejear por la ciudad, y esta calle y la calle O’Reilly no te las debes perder en un recorrido por La Habana Vieja.

22 lugares que ver en La HabanaCalle Obispo en La Habana Vieja
Calle Obispo en La Habana Vieja

El Parque Central

22 lugares que ver en La Habana Hotel Iberostar Parque Central
El Parque Central visto desde el antiguo Centro Gallego de La Habana

Este parque, lleno de palmeras, marca la zona que divide la Habana Vieja de los nuevos barrios. Hay una gran animación, debido a los hoteles que lo rodean (entre otros: el Iberostar Parque Central, el Hotel Inglaterra, el Hotel Plaza, el Telégrafo, el Gran Manzana Kempinski, el Saratoga,…) y a las gentes que buscan los turistas, ofreciendo todo tipo de servicios, legales o no. Además es el lugar donde discuten los habaneros de gran pasión: el béisbol, en lo que se conoce como «la esquina caliente».
En el centro del parque se encuentra la estatua de José Martí (1.905), el primer monumento que se levantó en Cuba. Además está rodeado de edificios muy representativos de Cuba y de La Habana, en particular, como son el Capitolio, el Gran Teatro Alicia Alonsoantiguo Centro Gallego de La Habana, y el antiguo Centro Asturiano que hoy en día sirve de sede a las colecciones de arte universal del Museo Nacional de Bellas Artes. Una de las zonas más recomendables de los 22 lugares que ver en La Habana, ya que está rodeado de lugares muy significativos desde el punto de vista artístico e histórico.

22 lugares que ver en La Habana Parque Central
Parque Central y los edificios que lo rodean

El Capitolio

22 lugares que ver en La Habana el Capitolio
El Capitolio La Habana

Construido en el año 1.929, bajo la presidencia de Gerardo Machado, se inspira en el homónimo de Washington pero es 1 metro más alto, más ancho y más largo. Con una fachada neoclásica y una cúpula de 94 metros de altura. Se creo para ser sede de de las dos cámaras pero con el triunfo de la Revolución pasa a ser sede de de la Academia de Ciencias de Cuba. En la planta superior, justo en el centro debajo de la cúpula, alberga un flamante diamante de 25 kilates, que es el kilometro cero de la Carretera Central de Cuba. En el medio del  Salón de los Pasos Perdidos, bajo la cúpula, alberga una de las estatuas más grandes, bajo techo, que existen: «La República«, de 14 metros de altura. Cuando lo visitamos lo estaban reformando para volver a ser sede parlamentaria.

Estatua "La República" en el Capitolio de La Habana
Estatua "La República" en el Capitolio de La Habana

Visita:

Horario

Todos los días de 10:30 a 22:00 h

Precio
Entrada general: 10 CUC

Duración:

1 hora (con guía oficial)

Os dejamos una galería de fotos de la visita al Capitolio:

Una vista muy conocida del Capitolio es con la Fuente de la India, tal como os mostramos en la foto que aparece a continuación. Este monumento se levantó en honor de la mítica Habana, mujer de Habaguanex, el cacique de la zona cuando llegó Colón. Fue construida en marmól blanco de Carrara, en 1.837, para el Conde de Villanueva.

22 lugares que ver en La Habana La Fuente de la India con el Capitolio al fondo
La Fuente de la India con el Capitolio al fondo

Gran Teatro de La Habana

En pleno corazón de La Habana, en el Paseo del Prado y entre el Capitolio y el Hotel Inglaterra se encuentra se encuentra el antiguo Centro Gallego de La Habana, hoy Gran Teatro Alicia Alonso. Un edificio majestuoso e imponente que fue inaugurado en el año 1.914,  levantado en el lugar donde se encontraba el antiguo Teatro Tacón, que en 1.906 fue demolido para empezar a levantar el Centro Gallego. Ejemplo de la relevancia, que en la isla de Cuba, alcanzó la colonia gallega. En los años 20 del siglo pasado el Centro Gallego contaba con más de 60.000 socios y como muestra de su impronta social y económica hay que señalar que el primer presidente de la Cuba Independiente, Tomás Estrada Palma, acudió con su gobierno a la sede del Centro Gallego, el mismo día de su toma de posesión.

22 lugares que ver en La Habana Centro Gallego
Antiguo Centro Gallego de La Habana hoy Gran Teatro Alicia Alonso

Construido en estilo neobarroco, obra del belga Paul Belau, en la fachada se sitúan cuatro estatuas de mármol que simbolizan la beneficencia, la educación, la música y el teatro, la fachada tiene una elegancia y un equilibrio que lo convierten un un edificio de una belleza singular.
El interior es tan lujoso como el exterior, con su precioso teatro y los diversos salones, así como el hall principal y la impresionante escalera.
Se finalizó una remodelación del edificio en el año 2.015.
En lo que a Galicia se refiere, hay un símbolo gallego muy relacionado con este centro: el Himno de Galicia, interpretado por primera vez en sus salones el 20 de diciembre de 1907. Uno de los 22 lugares que ver en en La Habana, ya que reúne arte, historia, cierta nostalgia para algunos y además, es un teatro.

Visitas
Horarios: de martes a sábado, 9:00 a.m a 5:00 p.m, y los domingos de 9:00 a.m a 12:00 p.m.

Precio5 CUC (año 2.020).

El Palacio de los asturianos

El Palacio de los Asturianos, más conocido como Centro Asturiano es un edificio situado frente al Parque Central, muy cerca del antiguo Centro Gallego, que hoy en día es la sede del Museo Nacional de Bellas Artes de Cuba (de las colecciones de arte universal del Museo Nacional de Bellas Artes). El resto del edificio está ocupado por oficinas, talleres de restauración, cafeterías… . Fue inaugurado en 1927 como sede del Centro Asturiano, una de las asociaciones más importantes de emigrantes españoles en Cuba. El edificio es de estilo ecléctico, con sus torres que dominan visualmente la zona. Funcionó como centro social de la asociación de asturianos hasta el triunfo de la Revolución, luego fue nacionalizado y se convirtió en la sede de la Asociación de Amistad Cubano-Española, luego fue Palacio Nacional de Pioneros (para la educación complementaria en las etapas infantil y juvenil) y después sería sede del Tribunal Supremo. Consecuencia del abandono, en esos años se perdieron la biblioteca y el archivo del Centro Asturiano.

22 lugares que ver en La Habana El Centro Asturiano en La Habana
El Centro Asturiano en La Habana

El Museo de la Revolución

Situado en el antiguo Palacio Presidencial, inaugurado en el año 1.920. De estilo ecléctico, su interior fue paradigma del lujo, escaleras con mármol de Carrara y el Salón de los Espejos decorado por la Casa Tiffanys de Nueva York. Fue la sede del poder ejecutivo en Cuba hasta el año 1.965. En el año 1.974 se convirtió en Museo. Museo que exhibe una amplia exposición de la lucha revolucionaria y, en particular, del Che; en el 2º piso se puede visitar el despacho de Batista; en resumen un museo sobre la reciente historia de Cuba.

22 lugares que ver en La HabanaAntiguo Palacio Presidencial hoy Museo de la Revolución
Antiguo Palacio Presidencial hoy Museo de la Revolución

En la parte posterior del Museo de la Revolución se encuentra el Pabellón del Memorial Gramma, un homenaje al yate que transportó a los ochenta y un revolucionarios desde México hasta Cuba en el año 1.956. Este es accesible desde el Museo de la Revolución.

22 lugares que ver en La HabanaMemorial Gramma
Memorial Gramma

Castillo de San Salvador de la Punta

En el Malecón, esquina Prado, cerca del Tunel de La Habana, se encuentra el Castillo de San Salvador de la Punta, del siglo XVI. Este forma parte del conjunto de defensas de La Habana, compuesto por cuatro fortalezas. En la época colonial se extendía todas las noches una cadena de 250 metros entre este castillo y el de Los Tres Reyes del Morro. Actualmente alberga un museo que exhibe objetos relacionados con las flotas hundidas y maquetas navales. Este es  uno de los 22 lugares que ver en La Habana, ya que ya no es solo por el lugar sino por las impresionantes vistas que hay de La Habana desde él.

Castillo de San Salvador de la Punta
Castillo de San Salvador de la Punta

Visitas:
Horario: de miércoles a domingo, de 10:00 a.m a 18:00 p.m
Precio: 6 CUC

Monumento al General Máximo Gómez

Este conjunto escultórico monumental se encuentra frente al Malecón, muy cerca del Túnel de La Habana, dedicado al General de origen dominicano Máximo Gómez (1836-1905), jefe máximo del Ejército independentista cubano. Fue inaugurado en el año 1.935. El monumento está estructurado en 4 niveles: un zócalo con bajorrelieves donde se halla el mausoleo con los restos del general, una base del templo con altorrelieves, que representan libertad y la victoria, y el Templo de la Patria, con 14 columnas, que rematan con la estatua ecuestre del general.

22 lugares que ver en La Habana Máximo Gómez
Monumento al General Máximo Gómez en el Malecón

Monumento a los estudiantes de medicina

Se encuentra muy cerca del monumento a Máximo Gómez, en el Malecón, a poca distancia del acceso oeste del túnel de La Habana, en la Habana Vieja. Fue inaugurado antes de la independencia, en 1.890, en homenaje a los ocho estudiantes de Medicina fusilados en La Habana en 1871 acusados de haber profanado la tumba de un periodista, Gonzalo Castañón. El conjunto es un templo que rodea la pared donde fueron fusilados y se conservan las huellas de las balas utilizadas. También podréis ver una placa de mármol con la palabra «Inocentes». Fueron acusados por el vigilante del cementerio, mientras esperaban por un profesor, de rayar el cristal de la tumba del periodista, así fueron detenidos, llevados a un consejo de guerra y fusilados. Este lugar es sede, año tras año, el 27 de noviembre, de un desfile de universitarios en honor a esos estudiantes de 1º de Medicina.
22 lugares que ver en La Habana Monumento a los estudiantes de medicina
Monumento a los estudiantes de medicina

El túnel submarino

Fue uno de los primeros túneles submarinos del mundo, comunica ambas orillas de la bahía, entre los castillos de San Salvador de la Punta y el del Morro. Fue construido por una empresa francesa en el año 1.958. El túnel permite el paso de cuatro vias de tráfico y tiene una longitud de 733 metros y va a una profundidad de unos 14 metros.
22 lugares que ver en La Habana túnel
El Túnel de La Habana

Fortaleza de la Cabaña y el Castillo de El Morro

Este conjunto conforma el más monumental ejemplo de arquitectura militar en todo Hispanoamérica. El Castillo de los Tres Reyes de el Morro fue el primero de los dos en construirse, a finales del siglo XVI, y otorgaba acceso al puerto. Se construye sobre en un saliente de una zona rocosa (morro) y  una imagen para el recuerdo son los «Doce Apósteles», una batería de 12 cañones de grandes dimensiones que protegían la entrada de la bahía.
Con un perfil que da seña de identidad a la ciudad y ofrece unas impresionantes vistas panorámicas sobre el mar y La Habana. El faro que corona su torreón fue añadido en 1844.
Visita
Precio: 6 CUC la entrada
Horario: De lunes a viernes de 9:00 a.m a 5:00 p.m, sábados y domingos de 8:00 a.m a 4:00 p.m.

Vista del Castillo de los Tres Reyes del Morro desde La Punta
Vista del Castillo de los Tres Reyes del Morro desde La Punta

En la segunda mitad del siglo XVIII, después de la toma de los ingleses de La Habana, en el año 1.763, se construye la Fortaleza de San Carlos de la Cabaña, a continuación del anterior, a modo de un polígono, con varios baluartes, y con un gran foso. El interior está compuesto de cuarteles, una plaza de armas y una capilla.  La Fortaleza de San Carlos de la Cabaña alberga el Museo de Fortificaciones y Armas y el Centro Cultural Casa del Che en La Cabaña. Es el lugar donde se celebra la Feria del Libro. Por la noche se puede asistir a la ceremonia del cañonazo, basada en una tradición de hacer soñar un cañonazo para que la gente se recogiera y cerrar las puertas de la ciudad , ahora suena a las 9 de la noche, escenificando un cambio de guardia.

Visita

Precio: 6 CUC (8 CUC, a partir de las 6:00 p.m), pase para visitar La Cabaña y el Morro.

Horario:De 8:00 a.m a 11:00 p.m. 

22 lugares que ver en La HabanaVista de La Habana desde el Castillo de los Tres Reyes del Morro
Vista de La Habana desde el Castillo de los Tres Reyes del Morro

El Cristo de La Habana

Situada entre el pueblo de Casablanca y la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña se encuentra esta majestuosa estatua de 20 metros de alto, sobre un pedestal de 3 metros. Inaugurado el 25 de diciembre de 1.958. Está elaborado con mármol blanco de Carrara. Diseñado por la escultora Jilma Madera y bendecido en Italia, antes de partir rumbo a Cuba, por el Papa Pío XII. La figura está mirando hacia La Habana en actitud de bendecir.
22 lugares que ver en La HabanaEl Cristo de La Habana
El Cristo de La Habana

El Edificio Bacardí

22 lugares que ver en La HabanaEdificio Bacardí
Edificio Bacardí en La Habana

En la Habana Vieja, en la Avenida de Bélgica, se eleva este precioso edificio art decó destinado a ser la sede de la conocida marca de ron, Bacardí. Esta casa había sido fundada en 1.862 en Santiago de Cuba por el español Facundo Bacardí Massó. En su momento fue el edificio más alto de La Habana, con una altura de 50 metros. Se usa por primera vez el color terracota. El Murciélago es el símbolo de Bacardí porque él decía que era un animal muy laborioso y cazador, por eso lo toma como símbolo. Aunque hay otras dos versiones: una que cuenta que en la fábrica de Santiago había un murciélago y otra que se producía un ron barato que iban a buscarlo en un lata con un murciélago, y de ahí lo del ron del murciélago. La empresa tenía su fábrica en Santiago pero su sede estaba en La Habana. Con el triunfo de la Revolución Cubana en 1959, todas las compañías que ocupaban el edificio fueron expropiadas, y Bacardí se fue de Cuba. En la actualidad el edificio sigue albergando oficinas .A pesar de una restauración el edificio no está en muy buen estado, pero merece la pena visitarlo y subir al mirador desde donde hay unas vistas impresionantes de La Habana; el precio de la visita era de 1 CUC. Un lugar que ver en La Habana y desde el que ver La Habana, fantástiscas vistas de la ciudad.

22 lugares que ver en La Habana Vistas de La Habana desde el Edificio Bacardí
Vistas de La Habana desde el Edificio Bacardí

Sabías por qué al ron con Coca Cola se le llamó Cuba Libre

Bacardi logo
¿ Por qué se utiliza el término «cuba libre» para referirse al ron con coca-cola?

Después de la derrota de España en 1.898 los estadounidenses tomaron el control de Cuba, y se cuenta que en agosto del año 1.900 en un bar de La Habana Vieja unos soldados americanos pidieron ron Bacardí con Coca-Cola en hielo y todos brindaron por una «Cuba libre», que también era el grito de los mambises. El Ron Bacardí con Coca Cola fue un éxito instantáneo.

Coca Cola

El Paseo del Prado

La avenida más bella de La Habana discurre entre el Capitolio y el Malecón (desde el Castillo de San Salvador de la Punta hasta la Fuente de la India). Rodeado de preciosas viviendas, de tonos pastel, da testimonio de su fastuoso pasado, con sus bancos a la sombra, sus farolas art decó, todo muy «belle époque», se creo a imitación de su homólogo madrileño. Fue construido en el año 1.772 pero fue remodelado en el año 1.928 para convertirlo en una de las avenidas más fastuosas de América, así se plantaron árboles, se pusieron bancos de mármol y se colocaron ocho estatuas de leones de bronce. Al caer la tarde cobra una gran animación.

22 lugares que ver en La Habana el Paseo del Prado
El Paseo del Prado de La Habana

La Embajada de España

La Embajada de España en La Habana está ubicada en La Habana Vieja, en el Palacio de Velasco; este palacio fue construido en el año 1.912  por los arquitectos José Mato Sequeiro y Francisco Ramírez Ovando, y se encuentra situado en la calle Cárcel (Capdevila), 51, en uno de los enclaves más bellos de la ciudad de La Habana. Desde el Palacio de Velasco hay unas fantásticas vistas hacia el Castillo de San Salvador de La Punta, la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña y el Castillo de los Tres Reyes del Morro, además de poder ver el mar y la bahía habanera.
La familia hizo un gran fortuna con los negocios farmaceuticos en el siglo XIX y así el edificio se destinaría para oficinas en su planta inferior y las dos superiores para vivienda. Es un edificio de estilo art nouveau, estilo muy en boga entre la burguesía habanera que busca referencias artísticas en Europa.
Os dejamos un enlace a la web de la Embajada de España en Cuba.

22 lugares que ver en La HabanaEmbajada de España en Cuba
Embajada de España en Cuba

Catedral ortodoxa de La Habana

En la Avenida Carlos Manuel de Céspedes, al sur de La Habana vieja se encuentra la Catedral Ortodoxa Nuestra Señora de Kazán que fue inaugurada en el año 2.000. Es la segunda de mayor tamaño construída fuera de Rusia y su exostismo bizantino choca y mucho con la arquitectura caribeña de La Habana. Este quizá sea el más exótico y chocante de los 22 lugares que ver en La Habana que os proponemos en este post.

22 lugares que ver en La Habana Templo Ortodoxo
Catedral ortodoxa de Nuestra Señora de Kazán

Sabías que El Corte Inglés  vino de Cuba

el encanto 15 1
El Corte Inglés vino de Cuba

Había una vez dos grandes almacenes en Cuba: El Encanto y Fin de Siglo, que eran unos adelantados a su tiempo. El Encanto había sido fundado por emigrantes asturianos, en el año 1.888. Fue la primera tienda por departamentos de toda Cuba y aunque tuvo filiales por varias ciudades de Cuba, el edifico que tenía en Galiano, entre San Rafael y San Miguel, fue considerado "la tienda más bella del mundo" a mediados del siglo XX. Tenía 6 plantas y 65 departamentos, sus escaparates eran espléndidos, superiores a los de Macy's en Nueva York. En el año 1.952 consiguió la exclusiva de Dior para América. Había vuelos de USA para venir a comprar a El Encanto. Por supuesto, muchas estrellas de Hollywood eran clientes de El Encanto, entre ellos John Wayne, Tyrone Power, Marlon Brando, María Felix,.... Pero todo esto se vino abajo con el triunfo de la Revolución y para más inri, el 13 de abril de 1.961 se declara un incendio en el edificio que termina con él. A día de hoy, en su lugar se encuentra el Parque Fe del Valle, el nombre de una vigilante revolucionaria que murió a causa del incendio. No está muy claro quién o quienes fueron los causantes del incendio. Y qué tiene que ver El Corte Inglés en todo esto, pues que trabajaron en El Encanto, Pepín Fernández, fundador de Galerías Preciados, su primo Cesar Rodríguez (fundador de El Corte Inglés) y su sobrino Ramón Areces (co fundador de El Corte Inglés). Al mismo tiempo había otros comercios que destacaban y eran competencia de El Encanto y, entre estos estaban los almacenes Fin de Siglo, a los que El Corte Inglés los recuerda mucho en su arquitectura y logotipo. Estos habían sido fundados por tres hermanos gallegos (de Mugardos, A Coruña) en el año 1.897. La arquitectura, la publicidad y la tipografía de El Corte Inglés es un calco. Os dejamos dos fotografías de la época y dos videos para que lo veáis y comprobéis. Resumiendo , El Corte Inglés vino de Cuba.

Grandes Almacenes Fin de Siglo , La Habana
Grandes Almacenes Fin de Siglo , La Habana
Grandes Almacenes El Encanto La Habana
Grandes Almacenes El Encanto La Habana

Vídeo 21 días de viaje por  Cuba

Cienfuegos

Palacio del Valle Cienfuegos

Contenido

Cienfuegos, la «perla del Sur», es una ciudad seductora y elegante, con sus edificios de la época colonial y palacetes de principios del siglo XX, su malecón y bahía. Mezcla de refinamiento y Caribe. Cienfuegos, se ha merecido ese título, de perla del sur. Esta ciudad de unos 177.000 habitantes, vio corroborado ese título en el año 2.005 al nombrar la UNESCO el centro histórico de Cienfuegos como Patrimonio Cultural de La Humanidad.

Vista de la Bahía de Cienfuegos
Vista de la Bahía de Cienfuegos

Esta ciudad fundada en 1.819, por colonos franceses de la zona de Burdeos, con el nombre de Ferdinanda de Jagua, recibe el nombre de Cienfuegos diez años más tarde, en honor al gobernador español de la Isla, el general José Cienfuegos.

Si hay algo que nos llamó la atención de Cienfuegos es lo limpio que está. Además es una ciudad con una arquitectura muy bella, tanto en en el centro histórico, como en el  Malecón o en Punta Gorda, que es donde teníamos el hotel.

Nuestro hotel en Cienfuegos

Hotel Jagua en Cienfuegos
Hotel Jagua en Cienfuegos

Nos alojamos en el Hotel Meliá Jagua, situado al final del Malecón en Punta Gorda. Un lugar muy tranquilo, con vistas hacia la bahía y con una piscina para disfrutar de unos atardeceres de película.

Hotel Melia Jagua
Hotel Melia Jagua

El servicio muy atento, las habitaciones bien, amplias y cómodas. Conexión wifi perfecta. Una piscina con bar y acceso al mar (no hay playa). Los desayunos eran completos y estaban bien elaborados.

Piscina del Hotel Jagua
Piscina del Hotel Jagua

Dentro del hotel sólo hicimos una comida, en un restaurante-pizzería, recomendable las pizzas, bien elaboradas; además desde ese restaurante tienes acceso a la terraza y a la piscina. Desde las habitaciones hay unas vistas preciosas de la bahía de Cienfuegos y de Punta Gorda.

Vistas de la bahía desde el Hotel Jagua
Vistas de la bahía desde el Hotel Jagua

Dónde comer en Cienfuegos

Palacio del Valle

Aunque hablaremos de él más adelante, decir que cenamos aquí dos de las tres noches que estuvimos en Cienfuegos. Impresionante la arquitectura y la decoración, lo que genera un ambiente que te transporta en el tiempo. Buena atención por parte del servicio. El comedor es de una belleza singular, la decoración de estilo mudéjar lo convierte en un lugar inolvidable.

Cienfuegos Comedor Palacio del Valle
Comedor Palacio del Valle

La comida bien, platos tradicionales: filetes de res (18 CUC), langosta (30 CUC), enchilada de camarones (16 CUC) y pechuga de pollo gratinada (14 CUC). Todo bien elaborado y el servicio rápido. Además tienen una terraza en la planta superior con una vistas preciosas, para disfrutar de un trago mientras contemplas toda esa belleza.

Club Cienfuegos

Club Cienfuegos
Club Cienfuegos

Inaugurado en 1.920 como Cienfuegos Yacht Club, esta preciosa obra de arquitectura ecléctica albergó en su día, como tal club, a las clases más pudientes de Cienfuegos, en particular, y de Cuba, en general. Tiene dos restaurantes, el «Marinero», en la primera planta y el «Café Cienfuegos» en la segunda, con unas vistas fantásticas.

Cienfuegos puerto pequeno

El sitio es ideal para tomar unas cervezas o unos cócteles al atardecer, con unas preciosas vistas de la bahía. La comida deja bastante que desear, elaborada muy básicamente, el precio fueron 20 CUC, más una entrada. Lo dicho, recomendable por el ambiente, además había música en directo; por el lugar, precioso. No tanto por su comida.

Paladar Aché

Este paladar está construido en estilo ranchón criollo, a medio camino entre la plaza Jose Martí y el Hotel Jagua (nuestro hotel) es un lugar muy recomendable, tanto por su comida como por su servicio. Fue un estupendo «descubrimiento» el último día de nuestra estancia en Cienfuegos. El precio fueron 17 CUC por cabeza, con postre incluido. Es también un buen lugar para tomar unos mojitos. Fuimos por recomendación de un paisano y nos costó un poco encontrarlo, os dejamos un plano con su situación.

Qué ver en Cienfuegos

Parque Jose Martí

El centro de la ciudad, su plaza principal. En ella está el origen de la ciudad, ya que un rosetón situado en el centro de la plaza indica el lugar en el que Louis Clouet señaló como lugar de fundación allá por el año 1.819.
Rosetón del Parque Jose Martí en Cienfuegos
Rosetón del Parque Jose Martí en Cienfuegos

Como en muchas plazas de ciudades cubanas, en el centro de la plaza hay un templete circular para actuaciones musicales, la consabida estatua de Jose Martí y , aquí si hay un elemento original, un Arco de Triunfo, único en Cuba y que fue levantado por asociaciones de obreros para festejar la proclamación de la República en 1.902.

Parque Jose Martí, con la estatua de José Martí y el Arco de Triunfo
Parque Jose Martí, con la estatua de José Martí y el Arco de Triunfo

Catedral de la Purísima Concepción

 La Catedral de la Purísima Concepción, inaugurada en 1.833 aunque es declarada catedral en 1.903. De estilo neoclásico se distingue por sus vidrieras de estilo francés y sus campanarios asimétricos. La imagen de la Virgen de la Purísima Concepción fue adquirida en Barcelona (1.850) y es la patrona de la Villa de Cienfuegos.

Iglesia Catedral Purísima Concepción
Iglesia Catedral Purísima Concepción

Palacio de Gobierno y Museo Provincial

Palacio de Gobierno de Cienfuegos
Palacio de Gobierno de Cienfuegos

Uno de los edificios más destacados, sino el que más, es el Palacio de Gobierno de Cienfuegos. Levantado donde estaba el original edifico de 1.819, en 1.840 fue ampliado y sirvió de Ayuntamiento y cárcel, fue  construido en un estilo neoclásico colonial, con una simetría de las líneas rematado por una cúpula que se inspira en la de Santa Maria de la Fiore en Florencia . Su apariencia actual data de 1.950  con una combinación de color muy característica. Actualmente, en esta monumental edificación de Cienfuegos es donde se sitúa la sede de la Asamblea Provincial del poder Popular.

Palacio de Gobierno y Museo Provincial de Cienfuegos
Palacio de Gobierno y Museo Provincial de Cienfuegos

Justo al lado del Palacio de Gobierno se alza el Museo Provincial de Cienfuegos, antiguo Casino Español, de un color azulado, es un edificio de corte neoclásico, de dos alturas. A destacar sus pisos de mármol, los falsos techos de tabloncillos, sus colecciones de antiguedades que, junto al bello mobiliario, hacen de este edificio un referente del lujo y fastuosidad de la época.

De fondo el Palacio de Gobierno y el Museo Provincial
De fondo el Palacio de Gobierno y el Museo Provincial

Colegio San Lorenzo

Situado en una de las esquinas próximas a la Catedral se levanta este edificio de estilo ecléctico, obra que se levanta gracias al benefactor Nicolás Salvador Acea. Su construcción finaliza en 1.929 y uno de los elementos más destacados es su frontispicio donde hay motivos alegóricos relacionados con el bienestar y la prosperidad de la ciudad, al estilo de un gran friso, recordando a los templos griegos. Se ha utilizado como colegio para niños durante muchos años.

Colegio San Lorenzo
Colegio San Lorenzo

Teatro Tomás Terry

Uno de los ocho grandes teatros coloniales de Cuba. Inaugurado en 1.890, después del fallecimiento de su principal promotor, Tomás Terry. Tomás era descendiente de una rica familia irlandesa establecida en Cádiz y fue una de la más grande fortuna de Cuba, en su época. Pero Tomás Terry fallece en París en 1.885 y al año siguiente, sus hijos, Francisco y José Emilio Terry, cumpliendo la promesa de su padre donan cien mil pesos para construir el teatro.

Teatro Tomas Terry
Teatro Tomas Terry
El exterior es de un estilo eclécctico, muy al gusto de la burguesía de la época. El teatro de estilo italiano, con su forma de herradura. Su interior es imponente, con un auditorio decorado en mármol y el suelo de parqué. Tiene casi mil butacas. En el han actuado artistas de la talla de Enrico Caruso, Sarah Bernhardt, Jorge Negrete, Joan Manuel Serrat…

Palacio Ferrer

La actual casa de la cultura, el Palacio Ferrer fue construido en 1.910 por un rico empresario catalán, José Ferrer. Fue obra del arquitecto local Pablo Donato Carbonell, el mismo del Palacio del Valle y del cementerio Tomás Acea.

El interior está dividido funcionalmente, así el primer piso era para almacenamiento de mercancías, techos altos y sin ornamentación y el segundo piso, es una muestra de la elegancia con cerámica de mármol, hierro y cristal, que, junto con la alta calidad y buen gusto de la ornamentación, le dan un toque de sofisticación y elegancia, de la que aún hoy se puede intuir.

De un color celeste, si se sube a su característica torre tienes una preciosa vista de Cienfuegos.

El precio de la entrada era de 1 CUC y merece la pena, las vistas desde la torre son impresionantes. Además te traslada en el tiempo y te hace ver la vida que llevaba la alta burguesía de Cienfuegos.

Palacio Ferrer
Palacio Ferrer

Cementerio Tomás Acea

Una necrópolis que resume el carácter y la belleza de esta ciudad. Con una belleza clásica, inspirada en el Partenón de Atenas. El panteón, que sirve de entrada, lo mandó levantar la familia de Tomás Acea Terry en su honor. Tomás Acea había muerto en su adolescencia, con 16 años, y era hijo del millonario Nicolás Acea y de Teresa Higinia Terry y Dorticós (hija de Tomás Terry, del que hablamos más arriba). Casado en segundas nupcias con Francisca Tostes, esta al morir, en 1.912,  y como heredera de la fortuna de su marido Nicolás, dejó a los albaceas el encargo de levantar este cementerio cuya construcción se finalizó en 1.926. Es un cementerio-jardín, que aprovecha muy bien la topografía del lugar para integrar los panteones con el jardín. Es de una gran belleza. Está situado a la entrada de la ciudad, en la Avenida 5 de septiembre. Hay visitas guiadas.

Cementerio Tomas Acea
Cementerio Tomas Acea

Paseo del Prado

Paseo del Prado

Saliendo del Parque José Martí por la Avenida 54 (también conocida por el boulevard) se llega a la Avenida 37, el Paseo del Prado, la calle más larga de Cuba. En el cruce entre ambas, se encuentra la estatua de Benny Moré («el bárbaro del ritmo», un cantautor cubano). Cuando se transforma en el Malecón, llegando a Punta Gorda, es todo un espectáculo contemplar los atardeceres, con unas vistas muy bellas sobre la bahía. Según va cayendo la noche se va llenando de ambiente y hay una gran animación.

Malecon de Cienfuegos
Malecón de Cienfuegos

Hotel Palacio Azul

En el Malecón, un hotel íntimo de arquitectura colonial. Construido en 1.921 en un estilo ecléctico, y usado como residencia privada de un industrial tabaquero, clásica mansión en la que destaca una torre con cúpula y el color con el que está pintado desde sus inicios, un azul intenso. Es en 2.004 cuando se reconvierte para  usos hosteleros, con 7 habitaciones, 6 dobles y una triple.

Hotel estatal Palacio Azul
Hotel estatal Palacio Azul

Palacio del Valle

Situado en Punta Gorda, al final de la Avenida 37 (Paseo del Prado), frente al Hotel Jaguá. Fue construido en una variedad de estilos entre los que destaca el mudejar. Acisclo del Valle Blanco, natural de Arriondas (Asturias), donde nace en el año 1.865, emigra a Cuba en 1.882 y en 1.893 ya está trabajando en Cienfuegos para la casa comercial Castaño, Intriago y Cía., donde desde muy temprano se gana la confianza de Nicolás Castaño, que lo promociona económica y socialmente.

Palacio del Valle en Cienfuegos 1
Palacio del Valle en Cienfuegos

Se casa en 1.906 con Amparo Rodríguez y adquiere los terrenos donde va a levantar el Palacio. En 1.913 se inicia la construcción del Palacio que finaliza en 1.917, y cuyo coste se elevó a 1.500.000 pesos de la época. Pero Acisclo muere pronto, en 1.919 a los 54 años, dejando viuda y 8 hijos. En 1.922 sus restos mortales son trasladados a Arriondas, su pueblo natal.

Palacio del Valle
Palacio del Valle

Una de las joyas arquitectónicas de Cienfuegos y, sin duda, uno de los edificios más bellos de Cuba, con su combinación de estilos: mudejar, gótico, románico, incluso una torre nos recuerda al Taj Majal,  y toda una exhibición del poder de la burguesía cubana de la época. En las escaleras del Palacio se encuentra un busto de D. Acisclo del Valle erigido en su honor en el año 1.921.

Escaleras y busto de Don Acisclo del Valle
Escaleras y busto de Don Acisclo del Valle

El Palacio del Valle es una de las visitas obligadas en Cienfuegos, además en la actualidad, tal como comentamos más arriba, hay un restaurante y una magnífica terraza en la planta superior, un lugar ideal para tomar un trago mientras se contempla la belleza del atardecer en Cienfuegos y, el mejor sitio para rematar una historia sobre Cienfuegos.

Desde la terraza del Palacio del Valle
Desde la terraza del Palacio del Valle

últimas entradas de librosdeviajes.com

Santa Clara

Santa Clara bulevar

Santa Clara

Santa Clara es una ciudad que está en el centro de Cuba, a unos 300 Km de La Habana y a 630 de Santiago de Cuba. Es una ciudad de 215.000 habitantes, con pocos vestigios del pasado colonial, a pesar de ser fundada en 1.685, pero con mucha historia reciente. Es la ciudad de la batalla decisiva de la Revolución, es la ciudad del Che.
En plena batalla por la toma de Santa Clara por los revolucionarios, a finales de diciembre de 1.958, el Ché, que dirigía la operación, se entera del envío de un tren blindado con armas para el ejercito de Batista que atravesaría Santa Clara. Con una excavadora y cócteles molotov logran hacer descarrilar el tren y se hacen con el control del armamento. Fue una batalla decisiva para la victoria de los revolucionarios.

Museo del Tren Blindado en Santa Clara
Museo del Tren Blindado en Santa Clara
Salimos de Sancti Spiritus por la tarde y llegamos a Santa Clara al caer la noche, y después de hacer el checking en el Hotel E Central, nos vamos a dar una vuelta. Para nuestra sorpresa lo primero que nos encontramos es una procesión nocturna en honor a San Judas Tadeo.
Santa Clara Procesión de San Judas Tadeo

Dónde nos alojamos

Hotel E Central Santa Clara
Hotel E Central Santa Clara

En el viaje de ida hacia Santiago habíamos parado a hacer noche en el Hotel América, un hotel bien situado, a poca distancia del Parque Leoncio Vidal, el centro de Santa Clara. El servicio atento, las habitaciones sencillas y acordes a la categoría del hotel, con aire acondicionado. La conexión a internet en las habitaciones funcionaba regular, solo en planta baja iba bien. El desayuno bien, suficiente.

Hotel América Santa Clara habitación
Hotel América Santa Clara habitación

En este viaje de vuelta cambiamos de hotel y nos alojamos en el Hotel E Central Santa Clara. Un hotel inaugurado en 1.929, situado en la Plaza Leoncio Vidal, el centro de Santa Clara. Tiene aire acondicionado y secador de pelo. El desayuno estuvo bien, normal. El servicio atento. Lo que más nos gustó es su arquitectura, que te traslada a otros tiempos, esa magia del tiempo que te atrapa. Tiene una escalera, de marmol, que es toda una obra de arte.

Hotel E Central Santa Clara
Escaleras del Hotel E Central Santa Clara

Dónde comer

Complejo Gastronomico Cultural Santa Rosalia

Complejo gastronómico Santa Rosalía local
Complejo gastronómico Santa Rosalía local

Para empezar nos encantó el local, un local con una decoración que te traslada a otra época. Además la comida está bien elaborada, buena atención del personal de servicio. El lugar es muy céntrico, ubicado en la Plaza Leoncio Vidal y la comida amenizada por un pianista. Los precios bien (langosta grillé, 15 CUC).

Complejo Gastronómico Santa Rosalía Plato Langosta

Restaurante del Hotel E Central

Un poco como le pasaba al anterior, un restaurante que por su decoración te traslada a otros tiempos con encanto. La comida bien, a secas. El servicio atento. Y para nosotros, un pequeño hándicap, la cerveza era Heineken, cuando en Cuba esperas tomar una Bucanero o, en su defecto, una Cristal.

Restaurante del Hotel E Central
Restaurante del Hotel E Central

La Bodeguita del Medio de Santa Clara

Santa Clara La Bodeguita del Medio
Santa Clara La Bodeguita del Medio
Un lugar que mimetiza el de La Habana, cubania a tope. Además está situado muy céntrico, cerca del Parque Leoncio Rodríguez, centro de Santa Clara. Hay ambiente, música y fiesta. Con todo y eso, nunca pensamos en comer allí, y cenamos un día y nos sorprendió, la langosta estaba muy buena, al igual que los mojitos, excelentes. Nos encantó.
vlcsnap 2021 10 24 20h24m51s354
Ambiente en la Bodeguita del Medio de Santa Clara

Cosas que ver en Santa Clara

Parque Leoncio Vidal

El centro del casco histórico de Santa Clara, hasta la independencia fue conocido como la Plaza del Recreo (anteriormente tuvo diversos nombres, tales como: Plaza de Armas, Plaza Mayor y Plaza de la Constitución) fue el lugar donde murió Leoncio Vidal combatiendo por la independencia de Cuba, y motivo por el que lleva su nombre.
Parque Leoncio Vidal
Parque Leoncio Vidal

En este parque, además del Hotel E Santa Clara también se encuentra un hotel con historia, el Hotel Santa Clara Libre, donde se habían refugiado los hombres del ejército de Batista. Lo asaltaron el Che y su compañía y aún hoy conserva los rastros de los disparos en la fachada. En la foto de abajo también se observa la glorieta, construida en 1.911, donde actúa la banda municipal y la gente acude a bailar. 

Parque Leoncio Vidal Hotel Santa Clara Libre
Parque Leoncio Vidal Hotel Santa Clara Libre

En la otra esquina del parque se encuentra el Teatro de la Caridad, levantado en 1.885. Financiado por la filántropa e independentista Marta Abreu, heredera de una de las familias más ricas de Santa Clara, propietaria de varios ingenios azucareros y vastas extensiones de tierra. Es una de las joyas arquitectónicas de Cuba. En el actuaron artistas de la talla de Caruso, Jorge Negrete, Lola Flores, etc.

Teatro de la Caridad en Santa Clara
Teatro de la Caridad en Santa Clara
Y, como en todo lugar, deambular por su bulevares y calles es todo un placer y una recomendación.
Santa Clara bulevar
Santa Clara bulevar

Museo del Tren Blindado

Museo del Tren Blindado en Santa Clara
Museo del Tren Blindado en Santa Clara

Al norte de la ciudad, cerca del río Cubanicay, a unos 700 metros del Parque Leoncio Vidal, por la calle Independencia, se encuentra el Museo a la acción del tren blindado. Esta acción, llevada a cabo el 29 de diciembre de 1.958 a las 15:00 p.m, hizo decantar el triunfo del lado de los revolucionarios. Este museo se levantó en honor a esa acción. El Che se enteró de que un tren blindado iba pasar por la ciudad en dirección a oriente cargado de armas para el ejército de Batista. El Che y sus hombres hicieron descarrilar el tren utilizando una excavadora y cócteles molotov. Se conservan los vagones y la excavadora. Abierto de martes a sábado, de 8:00 a.m a 6:00 p.m, el precio fueron 2 CUC.

Museo del Tren Blindado. La Excavadora utilizada
Museo del Tren Blindado. La Excavadora utilizada

Mausoleo del Che Guevara

Al Oeste de la ciudad, se encuentra la Plaza de la Revolución, presidida por la estatua del Che. Este conjunto monumental se levantó en 1.987 para conmemorar el 20 aniversario de la muerte del Che en al selva boliviana. La estatua mide 6,8 metros de altura y pesa 20 toneladas.