Viajantes

Fondo logo letras blanco
libros de viajes
Nuestro destino nunca es un lugar sino una nueva forma de ver las cosas (Henry Miller)
MENU

Un viaje por la Costa Azul

Un viaje por la Costa Azul Colina del Castillo de Niza

Un viaje por la Costa Azul

Un viaje por la Costa Azul

En un viaje por la Costa Azul os vamos a presentar una de las zonas más bellas de Francia, que recibe a turistas desde el siglo XIX y que hoy en día se asocia con el lujo y los famosos.

La Costa Azul francesa (Côte d’Azur), también conocida como la Riviera Francesa, es un destino turístico muy popular durante todo el año debido a su clima mediterráneo y sus hermosos paisajes. 

Un viaje por la Costa Azul
Amanecer en la Costa Azul

Cómo visitar la Costa Azul

Aunque con excursiones y viajes organizados puedes conocer y visitar la Costa Azul perfectamente, un viaje por la Costa Azul no es lo mismo si lo haces con un coche, ya que es un lugar con un montón de lugares y rincones que descubrir y el coche te da ese plus, que hará de tu viaje por la Costa Azul un viaje más completo.

Para nuestros viajes a la Costa Azul hemos elegido el coche de alquiler como medio para movernos, la última vez lo hemos reservado con Booking; con la compañía Avis (270 €/ 4 días, precios año 2.022) y muy satisfechos del precio y de las garantías. El coche que nos dieron fue un Citroen C3, con el cual hicimos todo el recorrido, durante 4 días de los 6 que empleamos en la visita, ya que el primer y el último día lo dedicamos a Niza en exclusiva.

Un viaje por la Costa Azul St Tropez
Vista panorámica de Saint Tropez

Cuándo visitar la Costa Azul

La Costa Azul es un destino popular durante todo el año, ya que ofrece diferentes atractivos en cada estación. Aquí os proponesmo algunas consideraciones a tener en cuenta para elegir cuándo visitar la Costa Azul:

La temporada alta es en verano (junio a agosto): En temporada alta la Costa Azul, con temperaturas cálidas y días soleados, es el momento perfecto para disfrutar de las playas, actividades acuáticas y festivales culturales que se llevan a cabo durante esta época. Sin embargo, hay que tener en cuenta que los destinos pueden estar más concurridos y los precios pueden ser más altos.

Aunque en la primavera (marzo a mayo) y el otoño (septiembre a octubre) la Costa Azul sigue ofreciendo un clima agradable y temperaturas suaves. Es un buen momento para explorar los encantadores pueblos costeros, realizar caminatas por la naturaleza y visitar lugares turísticos sin la multitud de la temporada alta.

Además, la Costa Azul cuenta con numerosos eventos y festivales a lo largo del año, como el Festival de Cannes en mayo, el Gran Premio de Mónaco en mayo, el Festival de Jazz de Niza en julio y el Festival de Menton en febrero

En resumen, la Costa Azul puede visitarse durante todo el año, dependiendo de tus preferencias personales. Si disfrutas de un clima cálido y la animación de las playas, el verano es ideal. Si prefieres temperaturas más suaves y menos multitudes, la primavera y el otoño son buenas opciones. Incluso en invierno, hay actividades interesantes disponibles y precios más asequibles.

Un viaje por la Costa Azul Menton
Vista Panorámica de Menton

Que visitar en un viaje por la Costa Azul

La Costa Azul, es una hermosa región ubicada en el sureste de Francia, conocida por sus impresionantes paisajes costeros, playas, ciudades elegantes y animada vida nocturna. Aquí te presentamos algunas sugerencias sobre qué lugares visitar en un viaje por la Costa Azul: Niza, Mónaco, Menton, Antibes, Cannes, Saint-Tropez, Aix-en-Provence, Grasse, Éze, Villafranche-sur-mer,…. por lo que es recomendable planificar muy bien un viaje por la Costa Azul, ya que la lista de pueblos y lugares es muy extensa, y hay algunos que son imprescindibles, con esta entrada esperamos poder ayudaros a planificar ese recorrido.

Al final de esta entrada os dejamos un mapa del viaje que hicimos por la Costa Azul.

Un viaje por la Costa Azul Casino de Montecarlo
El Casino de Montecarlo obra de Charles Garnier, el mismo de la Opera Garnier de París

Un viaje por la Costa Azul, cómo llegar

Empezamos nuestro viaje con la llegada a Niza, punto de partida que elegimos para un viaje por la Costa Azul. Niza es una ciudad en la que nos alojamos cuatro noches, de las cuales dos fueron al principio del viaje y dos al final, después de pasar, en medio, dos noches en Aix-en-Provence.

A Niza se puede llegar de tres maneras distintas:

a) Si viajas en tu propio coche, aquí va a depender desde donde viajes, por ejemplo, si viajas desde Madrid, por la ruta más directa hay 1.223 kilómetros y casi 13 horas de viaje; si lo haces desde Barcelona hay unos 663 kilómetros y sobre 6 horas y media.

b) Una segunda opción es en tren, como hemos llegado nosotros esta última vez, veníamos de París, salimos de la Gare de Lyon y después de un viaje de  unas 5 horas y 36 minutos, llegamos a la estación de Nice-Ville. Para consultar precios actualizados consultar la web de la SNCF.

c) Y la tercera, en avión, en Niza se encuentra el aeropuerto de Niza-Costa Azul, es el tercer aeropuerto más importante de Francia y se encuentra a unos 7 kilómetros de la ciudad. Fue el lugar desde donde regresamos de nuestro viaje, con Iberia, desde la Terminal 1, donde nos dejó el bus nº 12, en un trayecto de aproximadamente media hora desde la parada que hay junto a la Catedral , por 1,50 €. Para ver precios actualizados y recorridos consultar la web de Lignes d’Azur. Un taxi, año 2.022, se iba por encima de los 30 €, de día.

Un viaje por la Costa Azul estación de Niza
Llegada del tren procedente de París a Niza

Un viaje por la Costa Azul, dónde alojarse

Como os comentábamos más arriba, dividimos el viaje, de 6 noches de alojamiento, en tres estancias: dos noches de alojamiento en Niza, al principio; luego, dos noches en Aix-en-Provence y para finalizar otras dos noches, de nuevo, en Niza, en distinto hotel. Descartamos para alojarnos, era agosto y plena temporada alta, Cannes y Saint-Tropez, por los precios de los alojamientos.

Una vez que llegamos a la estación de Niza pusimos rumbo al hotel, en este caso elegimos el Hotel Nice Excelsior, un hotel situado muy cerca de la estación de trenes y a menos de un cuarto de hora de la Plaza Massena, el centro de Niza y a unos 950 metros del famoso paseo Promenade des Anglais.
El Nice Excelsior Centre Ville ofrece una recepción abierta las 24 horas, WiFi gratuita y un jardín tranquilo con un bar de verano Un hotel de cuatro estrellas con buen servicio y con un buen desayuno. Para ver precios actualizados consultar su web.

Al reservar una habitación triple nos ofrecieron una casita que hay en el jardín, con una habitación amplia, fue una grata experiencia disfrutar de esta casita en medio del edificio del hotel.
Un viaje por la Costa Azul hotel Nice Excelsior
Casita en el jardin del Hotel Nice Excelsior con habitación triple

En Aix-en-Provence nos alojamos en el Hotel Le Concorde, muy próximo al casco histórico y con parking, algo muy importante para nosotros. Una buena habitación, con un buen desayuno completó una estancia perfecta en Aix. Buena relación calidad/precio.

Un viaje por la Costa Azul Hotel de Aix en Provence
Nuestro hotel en Aix-en-Provence, Le Concorde, muy cerca del casco histórico

De vuelta en Niza nos alojamos en el Florence Hotel Nice, un hotel bien situado, muy cerca de la estación de trenes y de la Plaza Massena, el centro neurálgico de Niza. Con un buen desayuno y una relación calidad/precio aceptable. La habitación daba al exterior con balcón, un buen hotel para recomendar.

Un viaje por la Costa Azul hotel de niza
Nuestro segundo hotel en Niza el Florence Hotel Nice, muy cerca de la Plaza Massena

Primer día de un viaje por la Costa Azul

Niza

Después de llegar al hotel a primera hora de la mañana, nos pusimos a recorrer las principales atracciones de Niza . De Niza decir que es una  de las ciudades más  hermosas de la Costa Azul francesa, conocida por sus playas, su arquitectura, su gastronomía y su clima agradable y llena de lugares que visitar, aquí os dejamos algunas recomendaciones de lugares para ver y cosas que hacer en Niza:

La Promenade des Anglais: Es uno de los paseos más emblemáticos de Niza. Se trata de un hermoso bulevar que bordea la playa y que ofrece impresionantes vistas del mar. Es la representación de la Niza elegante, con sus hoteles clásicos y sus tiendas de lujo. Es un lugar ideal para pasear y observar a los numerosos transeúntes que pasean por ella.

Aquí se encuentra el famoso Hotel Negresco, un hotel de lujo con una arquitectura impresionante.

Un viaje por la Costa Azul Hotel Negresco
El hotel "Le Negresco" un símbolo de Niza

Vieille Ville (La Ciudad Vieja): Es el casco antiguo de Niza, un barrio lleno de callejuelas, plazas y edificios históricos. Aquí se encuentra la Catedral de Niza, la Plaza Rossetti y el Mercado de las Flores. Y donde se encuentran alguno de los restaurantes donde comimos en nuestra visita a Niza, de los que os hablamos más adelante.

La colina del Castillo de Niza: Es una antigua fortaleza ubicada en la cima de una colina, que ofrece unas vistas panorámicas de toda la ciudad. Se puede llegar a la cima a pie, en un pequeño tren turístico o subiendo en un ascensor desde el Quai des États-Units. Fue el corazón de la Niza medieval y actualmente es un parque con unas preciosas vistas sobre la bahía.

Nuestra primera visita a la Colina del Castillo fue utilizando el tren turístico, lástima que era por la tarde y las fotos hacia la Bahía de los Ángeles salían «quemadas» por el Sol, tomamos nota para la próxima ocasión.

El Museo Matisse: Este museo alberga una impresionante colección de obras del famoso pintor Henri Matisse, quien pasó gran parte de su vida en Niza.

El Mercado de Cours Saleya: Es un colorido mercado al aire libre donde se pueden encontrar frutas y verduras frescas, flores, aceitunas y productos típicos de la región y donde se puede disfrutar de sus terrazas, especialmente al atardecer, donde hay un una gran animación y ambiente.

Un viaje por la Costa Azul Niza
La Plaza Massena el centro neurálgico de Niza

El barrio de la plaza Massena: Es una plaza muy animada y colorida, rodeada de tiendas, bares y restaurantes. Es el auténtico centro neurálgico de Niza y con mucha animación tanto de día como de noche.

Las playas: En Niza los tramos públicos se alternan con los privados, playas de pago en lo que lo más importante es ver y ser visto, entre las que destacan la de Beau Rivage y la de Blue Beach. Si buscas una playa pública de arena te tienes que acercar hasta Vilefranche-sur-Mer, en Niza son de guijarros.

Un viaje a la Costa Azul playa Beau Rivage
La playa Beau Rivage, una playa privada en la "Promenade des Anglais" en Niza

La catedral ortodoxa rusa de San Nicolás: al principio sorprende encontrar en Niza el mayor templo ortodoxo situado fuera de Rusía . Se encuentra ubicada en el bulevar Tzarévitch, en el lugar donde murió el hijo del zar Alejandro II en 1.865 de encefalitis. Fue inaugurada en 1912, financiada por el zar Nicolás II, y está bajo la jurisdicción del Patriarca de Moscú. Aunque está algo apartado del centro, merece la pena acercarse a visitarlo, la entrada es gratuita y el templo es precioso, es una imitación de San Basilio de Moscú.

Un viaje por la Costa Azul Niza Catedral Ortodoxa
Catedral Ortodoxa de San Nicolás en Niza

Finalizamos el día con un recorrido por la ciudad vieja de Niza y comiendo en la plaza de la Catedral, en la terraza de la pizzeria «La Claire Fontaine», donde a pesar de las reseñas de internet tuvimos una buena experiencia, camareros atentos y rápidos, y los precios (año 2.022) bien, una pizza 12,90 €, una ensalada niçoise por 11,90 € y un escalope por 18 € y el menú para el niño, con postre incluído por 9,90 €.

Segundo día de un viaje por la Costa Azul

El segundo día de nuestra estancia en Niza decidimos visitar Villefranche-sur-Mer, Éze, Mónaco y Mentón. Para hacer ese recorrido decidimos alquilar el coche, que nos serviría para los visitar los otros lugares de la Costa Azul los días siguientes. El coche lo recogimos en la oficina de Avis situada en la Gare de Nice-TGV, situada en la Avenue Thiers. Ahí empezamos un viaje por la Costa Azul en coche. Pero antes de nada, en un viaje entre Niza y Mónaco hay que explicar qué son las «corniches».

Un viaje por la Costa Azul Villefranche
Villefranche-sur-Mer

Las Corniches ¿qué son?

Con el nombre de «las Corniches» (cornisas) en la Costa Azul se hace referencia a las impresionantes carreteras costeras que serpentean a lo largo de la costa que va de Niza a Menton. Estas carreteras panorámicas ofrecen vistas espectaculares del mar, las montañas y los pintorescos pueblos de la región.

Hay tres «corniches» cornisas principales en la Costa Azul:

La Grande Corniche: Es la carretera más alta de las tres y ofrece vistas panorámicas impresionantes del mar Mediterráneo. Se extiende desde Niza hasta Menton y pasa por encima de los pueblos y las montañas de la región. Esta carretera también es famosa por ser parte de la ruta utilizada por el personaje de James Bond en la película «GoldenEye».

La Moyenne Corniche: Es la carretera intermedia y serpentea entre la costa y las montañas. Ofrece vistas igualmente impresionantes y pasa por pueblos encantadores como Èze y La Turbie. También es conocida por su belleza escénica y ha sido mencionada en varias obras literarias y cinematográficas.

La Basse Corniche: Es la carretera más baja de las tres y sigue la línea de la costa, pasando por localidades como Villefranche-sur-Mer, Beaulieu-sur-Mer y Cap d’Ail . Esta carretera ofrece una experiencia de conducción más tranquila y permite disfrutar de las vistas al mar y de las playas a lo largo del camino.
Un viaje por la Costa Azul Éze
Vista de Éze desde la "Grande Corniche"

Las cornisas de la Costa Azul son famosas por su belleza natural y su encanto escénico. Son rutas populares para los visitantes que desean disfrutar de un hermoso paisaje mientras conducen.

Las carreteras son estrechas y sinuosas, pero valen la pena por las impresionantes vistas que ofrecen. Además de disfrutar de los paisajes, también se puede visitar los encantadores pueblos costeros, explorar los exuberantes jardines y relajarse en las playas bañadas por el sol.

Es importante tener en cuenta que estas carreteras pueden estar con mucho tráfico durante la temporada turística.

No hay que olvidarse que también hay una autopista (la A8), que la utilizamos en algunos tramos, sobre todo a la vuelta, que va todavía por encima de estas tres corniches.

Villefranche-sur-mer y Éze

Un viaje por la Costa Azul Mónaco
Vista panorámica de Mónaco desde la explanada del palacio del Príncipe

Salimos de Niza en dirección a Mónaco, primero hicimos una breve parada en Villefranche-sur-Mer, que se encuentra a unos 15 kilómetros de Niza, donde bajamos al puerto y allí descubrimos una calle cubierta que llamó nuestra atención, la «Rue Obscure», una calle construida en la Edad Media y que conecta el puerto con el casco antiguo. Aunque lo más bonito para nosotros es la panorámica sobre Villefranche que se puede observar desde cualquiera de los miradores de las Corniches.

Así fue como vimos Éze, desde un mirador, decidimos no bajar al ir con un niño pero las vistas desde cualquiera de los miradores son impresionantes, nosotros paramos en el «Grande Corniche State Park» tal como se puede ver en la foto de más arriba.

Desde Éze ya pusimos rumbo a Mónaco, y en Mónaco teníamos que buscar un parking, elegimos el «Parking du Chemin des Pêcheurs» que se encuentra cerca del palacio y del muelle.

Mónaco

Un viaje por la Costa Azul Mónaco
El distrito más nuevo de Mónaco - Fontvieille

Y empezamos nuestro recorrido por Mónaco, que es un pequeño y lujoso principado ubicado en la costa mediterránea. Aunque es un país muy pequeño, tiene una gran cantidad de lugares interesantes para visitar. Aquí tenéis algunas sugerencias sobre qué ver y hacer en Mónaco:

Casino de Monte Carlo: Es uno de los destinos más famosos de Mónaco. El casino es conocido por su glamour y su historia. Incluso si no eres un jugador, vale la pena visitarlo para admirar su arquitectura impresionante y el ambiente elegante. Para los amantes de los coches de lujo es todo un espectáculo el parking que hay frente al casino, ahí veréis una amplia representación de Ferraris, Lamborghinis, Rolls Royce, …

Palacio del Príncipe: El Palacio del Príncipe es la residencia oficial del Príncipe de Mónaco y uno de los principales atractivos turísticos. Puedes realizar visitas guiadas para explorar los hermosos salones, la Capilla de San Juan y los jardines, además de disfrutar de una vista panorámica de Mónaco desde la terraza.

Jardín Exótico: Este jardín botánico es famoso por su colección de cactus y plantas suculentas provenientes de diferentes partes del mundo. Además de la interesante flora, el jardín ofrece vistas panorámicas increíbles de Mónaco y el mar Mediterráneo.

Museo Oceanográfico: Fundado por el príncipe Alberto I, el Museo Oceanográfico es uno de los acuarios más importantes del mundo y también un centro de investigación científica. Puede explorar una gran variedad de especies marinas, exhibiciones interactivas y aprender sobre la importancia de la conservación marina.

Puerto de Mónaco: El puerto es famoso por albergar yates y barcos de lujo. Pasear por el puerto es una excelente manera de admirar los impresionantes yates y disfrutar del ambiente exclusivo. Además, es un lugar ideal para tomar fotografías panorámicas de la ciudad.

La Condamine: Es uno de los distritos más antiguos de Mónaco y es el punto de salida y llegada del Gran Premio de Formula I. Cuenta con un mercado local vibrante donde puedes encontrar productos frescos, flores y artículos de moda. También hay numerosos restaurantes y cafés encantadores para disfrutar de la gastronomía local.

Estas son solo algunas sugerencias para explorar Mónaco, pero también puedes visitar la Catedral de Mónaco, donde se encuentran las tumbas de Grace y Rainiero, dar un paseo por el Circuito de Fórmula 1 o simplemente disfrutar de la elegante atmósfera de la ciudad.

Aunque parezca increíble, es una ciudad que nos pareció relativamente barata para comer, comimos en Mónaco ville, al lado de la Catedral, en la pizzeria Saint Nicolas, en la terraza, canelones, pizza y ensalada cesar, con tiramisú y cervezas por menos de 50 € (año 2.021).

Un viaje por la Costa Azul Palacio Mónaco
Palacio del Príncipe - Mónaco

Menton

Después de comer en Mónaco continuamos hasta Menton, que se encuentra en la frontera con Italia.

Menton ofrece una mezcla única de influencias francesas e italianas que se refleja en su arquitectura, cultura y gastronomía.

En el siglo XIX, Menton se convirtió en un destino popular entre británicos y rusos que buscaban el clima suave y los paisajes impresionantes de la Riviera Francesa.

La ciudad floreció como un refugio de invierno para la élite europea, atrayendo artistas, escritores y nobles, lo que ha quedado reflejado en el urbanismo de la ciudad, que conserva un aire decimonónico en la parte antigua.

Un viaje por la Costa Azul Menton
La playa de Menton y al fondo la Basílica de Sain Michel en el casco histórico

Aunque nuestra primera parada fue en la playa Rondelli, luego subimos al casco histórico, mas concretamente, a la zona donde se encuentra la Basílica de Saint Michel, su templo más emblemático. Para subir vas serpenteando por calles llenas de casas de colores (amarillo y naranja, principalmente), túneles y unas escaleras empinadas que te llevaran a lo más alto, donde se encuentra la basílica.

Menton es conocida como la «ciudad jardín» ya que alberga varios de ellos, entre los que destacamos los de de Val Rahmeh, que además de albergar un montón de plantas exóticas tienen unas preciosas vistas.

El casco histórico de Menton tiene una zona de terraceo para disfrutar de un refrigerio que os recomendamos visitar.

Aunque no lo visitamos en Menton se encuentra el Museo de Jean Cocteau, su habitante más ilustre.

Un viaje por la Costa Azul Menton
Vista del casco histórico de Menton

Montecarlo

Salimos de Menton en dirección a Montecarlo, ya que nos apetecía ver el ambiente en la zona del Casino al atardecer y fue un acierto, a los fanáticos de los coches deportivos y de lujo, en la Plaza del Casino había una auténtica exhibición de deportivos y Rolls Royce, justo al lado del Hotel de París.

Un viaje por la Costa Azul Montecarlo Bugatti
Un Bugatti en la Plaza del Casino de Montecarlo

Regresamos de noche a Niza, donde cenamos, esta vez volvimos por la zona vieja, buscando un restaurante del que nos habían hablado bien y un poco complicado de localizar, en un callejón estrecho (en el nº 5 de la Rue Droite), el restaurante se llama «Chez Palmire», y mereció la pena,  el menu de 20 € con postre y bebida aparte, con una excelente relación calidad/precio.

Tercer día de un viaje por la Costa Azul

Abandonamos Niza temporalmente, regresariamos dentro de dos noches, para recorrer la zona al sur de Niza.

El primer día visitamos Antibes, Cannes, St. Tropez para finalizar de noche en Aix-en-Provence.

Antibes

Nuestra primera parada fue en Cap d’Antibes, una bella península repleta de mansiones y de unas vistas espectaculares.

Continuamos hacia Antibes, donde hicimos una breve visita, en la que nos dió tiempo a ver el Port Vauban, el mayor puerto deportivo de Europa y la ciudadela de Antibes, ciudadela levantada a mediados del siglo XVI y que ha sufrido numerosas modificaciones, aún así resulta espectacular.

En esta breve visita nos dió tiempo a visitar el mercado de Antibes pero no el Museo Picasso, que se encuentra en Antibes, llevabamos la agenda muy apretada, otra vez será.

Un viaje por la Costa Azul Antibes
El puerto deportivo de Antibes, Port Vauban, el mayor de Europa

Cannes

A unos 25 kilómetros de Antibes se encuentra Cannes, mundialmente conocida por su festival de cine.

Un festival que no es su única atracción ya que en Cannes no te debes perder una serie de lugares y atracciones que debes ver en una visita a esta ciudad.

En primer lugar, la famosa avenida frente al mar, el «Paseo de la Croisette», repleta de tiendas de lujo, hoteles, restaurantes y playas.

Otro punto que visitar en tan cinéfila ciudad es el «Palacio de Festivales y Congresos», donde tiene lugar el famoso Festival de Cannes, la famosa escalera por donde desfilan las celebridades del celuloide en su alfombra roja desde el año 1.946. Lugar de foto casi «obligada».

Un viaje por la Costa Azul Palacio del Festival de Cine
Palacio de Festivales y Congresos de Cannes, sede del Festival de Cine de Cannes

Pero lo que más nos llamó la atención en Cannes fue su casco antiguo, «Le Suquet«, encaramado en una colina, con calles estrechas, casas con encanto y un gran ambiente y una atmósfera de pueblo dentro la ciudad cosmopolita que es Cannes. 

En una visita a Le Suquet te recomendamos visitar el Castillo de Le Castre, al que se puede subir a su torre y obtener unas preciosas vistas de Cannes y en su interior tiene un museo, el Museo de la Castre, con colecciones de antigüedades, particularmente del Mediterráneo y Oriente Medio, aunque hay obras de arte y objetos de Oceanía, América y el Himalaya.

En Le Suquet también se encuentra la Iglesia de Nuestra Señora de la Esperanza, una iglesia en la que destaca su bello campanario, de estilo románico, y las buenas vistas sobre la ciudad.

Le Suquet también es un buen lugar para comer, con algunos restaurantes con encanto, como el que elegimos para comer a mediodía, el restaurante «Aux Bons Enfants» un restaurante con larga tradición, ya que llevan cocinando desde el año 1.935 y donde hay un agradable ambiente y buena atención, y tampoco es especialmente caro para ser Cannes, en el año 2.022 los platos principales tenían un precio de 24 € y los postres, si eran un poco caros, 11 €, pero para lo que se estila en Cannes nos pareció un buen precio.

Un viaje por la Costa Azul Le Suquet Cannes
El precioso barrio antiguo de Cannes, Le Suquet

Cannes, como ciudad situada en la Riviera francesa tiene en sus playas uno de sus principales atractivos, de las que destacamos la Playa de la Croisette por su entorno y estar muy céntrica. Su suave pendiente es ideal para nadar y divertirse en el agua. La proximidad al centro de la ciudad también es un plus, con muchas tiendas y restaurantes cerca. Estas es una de las playas más populares, con impresionantes vistas del agua, del casco antiguo y dominada por hoteles de lujo.

Un viaje por la Costa Azul Playa de la Croisette en Cannes
Playa de la Croisette en Cannes

St. Tropez

Después de haber comido en Cannes decidimos poner rumbo a St. Tropez. Hicimos caso al navegador que nos envío por la A8 y por una por una carretera que parece increíble que una estos dos grandes polos turísticos, a veces estrecha, con curvas y por zona montañosa; eso sí, paisajísticamente llamaba nuestra atención. Al cabo de 1 hora y 20 minutos llegamos a St. Tropez.

Un viaje por la Costa Azul St. Tropez
El puerto de St. Tropez, embarcaciones de pesca y yates de lujo

Y cuando llegas a St. Tropez te sorprende, un pueblo pintoresco que quizás no dejaría de serlo y tener la fama mundial que tiene sino fuera porque aquí se rodó «Y Dios creó a la mujer» con Brigitte Bardot en el año 1.956, factor decisivo en la popularización de la ciudad como destino turístico de renombre mundial.

Desde entonces, St. Tropez es conocido por su glamour y su ambiente, y un lugar frecuentado por la jet set, donde la mezcla única de historia, lujo y belleza natural no os decepcionará.

Aunque para entrar en el pueblo hay que soportar, era verano, una buena retención, las carreteras de acceso dejan bastante que desear. Al final nos compensó poder aparcar en la calle, en el Bd Vasserot, y desde ahí a conocer a pie St. Tropez, ya que la mejor forma de moverte por Saint-Tropez es caminando, dado que gran parte del centro del pueblo es peatonal.

Un viaje por la Costa Azul Le Senequier
Le Senequier una parada en un bar histórico de St Tropez

El corazón de St. Tropez es su puerto y, nuestra recomendación, el lugar ideal para empezar la visita. El puerto mezcla lujo y tradición, como podéis ver en la mezcla de yates de lujo y embarcaciones de pesca en el puerto. En toda la zona del puerto hay mucha animación, con bares que te invitan a tomarte algo, como el famoso Le Senequier, donde disfrutaras del ambiente del puerto de St. Tropez, eso sí, barato no es pero tampoco estás todos los días en St. Tropez.

Seguimos caminando y enfilamos hacia La Ponche, el barrio típico de St. Tropez, donde te alejas del bullicio del puerto y paseas por estrechas calles adoquinadas y callejones, mientras admiras las casas de colores (naranja, ocres y rosas), con sus casas a pie de mar, es el barrio que mantiene la autenticidad de St. Tropez.
Fue refugio de artistas durante el siglo XX y en él encontrarás encantadores cafés.

Un viaje por la Costa Azul el Barrio de La Ponche St Tropez
El barrio de La Ponche es el más típico de St. Tropez

Continuamos caminando, y en la ciudad vieja (La Vielle Ville) encontramos dos lugares que nos encantaron, uno la Place des Lices, una plaza llena de tipismo y jugadores de petanca y otra, el símbolo de St. Tropez, la torre de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que con sus colores (amarillo y rojo) contrasta con el azul del cielo y el mar, además de ser visible a gran distancia. En el interior se puede ver el busto de St. Tropez (patrón de los marineros y del pueblo)

Un viaje por la Costa Azul St Tropez
Vista de la torre de color de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, símbolo de St. Tropez

St. Tropez es conocido por sus hermosas playas, a menos de 1 kilómetro del puerto está la playa de Bouillabaisse, la única que vimos, ya que solo disfrutó de ella el niño un rato.

Nos quedamos con muchas ganas de ir hasta la playa de Pampelonne, donde se rodaron varias escenas de la película «Y Dios creó a la mujer» con Brigitte Bardot lo que contribuyó a consolidar la reputación de Pampelonne como un destino de playa chic y glamoroso. Otro motivo para volver y para ver el cercano pueblo de Port Grimaud, que solo atisbamos a ver desde la carretera.

Aix-en-Provence

Nos quedaban todavía 125 kilómetros y una hora y pico de coche para llegar a nuestro destino final por hoy, la bella ciudad de Aix-en-Provence, lugar donde dormiríamos en el Hotel Concorde.

El Concorde Hotel está situado muy cerca del centro histórico de la ciudad. La habitación que nos tocó era amplia, limpia y cómoda, con cafetera. El hotel dispone de una zona de aparcamiento dentro del propio hotel. El desayuno correcto pero básico. Un hotel con una buena relación calidad/precio para visitar la zona.

Un viaje por la Costa Azul Hotel Concorde Aix en Provence
Habitación del Hotel le Concorde en Aix-en-Provence

Salimos a cenar por la ciudad, así recorrimos parte del principal punto de atracción de Aix-en-Provence, la Cours Mirebau que está llena de cafeterías y restaurantes con terrazas con mucho ambiente, aunque al final terminamos en un local original, L’After 18, con una pequeña terraza enclavada en el centro de la Place des Cardeurs, donde tu mismo puedes componer las tablas (quesos, embutidos, verduras,…) y tienen una cerveza excelente. Desde ahí regresamos directos al hotel, el día había sido largo.

Un viaje a la Costa Azul anochece en Aix en Provence
Ambiente de terrazas al anochecer en Aix-en-Provence

Cuarto día de un viaje por la Costa Azul

Aix-en-Provence

El segundo día recorrimos por la mañana la ciudad de Aix-en-Provence, para subir a mediodía hasta Valensole a contemplar los campos de lavanda y los paisajes provenzales. Regresamos a Aix-en-Provence por al atardecer.

Un viaje por la Costa Azul Aix en Provence Cours Mirebeau
Cours Mirebeau la principal avenida de Aix-en-Provence

Después de desayunar en el hotel pusimos volvimos por donde anduvimos la noche anterior para llegar hasta la Cours Mirabeau, la avenida principal de la ciudad y un lugar ideal para comenzar a explorar esta bella ciudad.

 La Cours Mirebeau está llena de edificios históricos , cafés con terrazas y tiendas de lo más variado. Si de noche hay animación de día también, una parada técnica en el histórico Les Deus Garçons, un lugar que frecuentaba Paul Cezanne, pintor impresionista que nació y murió aquí.

Luego continuamos hacia el casco antiguo, el Vieil Aix, lleno de calles con encanto y edificios históricos, con plazas pequeñas pero preciosas como la Place d’Albertas, con una fuente en el centro y regresar al mismo lugar donde habíamos cenado, la bella Place des Cardeurs.

Muy próxima se encuentra la Catedral de Catedral de St Sauveur, en la Place des Martyrs de la Resistance. En esta catedral confluyen diferentes estilos arquitectónicos, fruto de las modificaciones que sufrió a lo largo de los siglos, desde su construcción en el siglo XII en estilo románico.

Un viaje por la Costa Azul Catedral de Aix
La Catedral de Saint-Saveur en Aix-en-Provence

No podíamos dejar Aix-en-Provence sin visitar algo relacionado con Paul Cezanne, y el elegido fue el atelier del pintor.

Tras visitar el centro histórico es muy fácil llegar hasta él, es un pequeño paseo subiendo una calle.

El precio de la entrada era de 6 € ( más 3 € de audioguía), tener en cuenta que desde el 1 de abril de 2024 permanecerá cerrado hasta 2025, os dejamos enlace a la web oficial para ver horarios y precios actualizados de cuando vuelva a abrir.

Un viaje por la Costa Azul Atelier de Cezanne
Visitando el atelier de Cezanne

Es un sitio evocador, más que nada, no vais a ver un museo ni nada que se le parezca
sino parte de sus posesiones más preciadas y familiares, como sus modelos de naturalezas muertas y su mobiliario de trabajo, se encuentra un espacio donde se puede sentir la presencia del pintor con mayor intensidad.

Desde 1902 hasta su fallecimiento en 1906, Cézanne trabajó a diario en este luminoso estudio, el cual fue el origen de numerosas obras que hoy se exhiben en destacados museos alrededor del mundo, incluyendo Las últimas Bañistas.

De ahí vuelta al hotel para irnos en el coche hacia Valensole, una ruta que nos llevó casi una hora.

Valensole

Un viaje por la Costa Azul lavanda
Campos de lavanda en la Meseta de Valensole

La meseta de Valensole, ubicada al sur del departamento de Alpes de Alta Provenza y no lejos de Digne-les-Bains y las gargantas del Verdon, se extiende sobre 800 km² con una altitud de 500 metros.

Este territorio, conocido por ser el hogar de la famosa planta aromática provenzal, está adornado con campos de lavanda y trigo, y salpicado de encantadores pueblos como Saint-Martin-de-Brômes, Riez y Esparron-de-Verdon.

Si os gustan los paisajes típicos de la Provenza debéis visitar la meseta de Valensole durante los meses de junio y julio, cuando la lavanda está en plena floración y brilla con un hermoso tono azul, ofreciendo una experiencia visual y olfativa fascinante.

El pueblo de Valensole es conocido por su exquisita miel de lavanda, con un sabor sutil y delicado que deleita a los amantes del dulce. Os recomendamos probarlo, está exquisito, otra de las compras que hicimos fue el jabón de lavanda.

Un viaje por la Toscana Tienda en Valensole
Una tienda de productos de lavanda en la zona de Valensole

Sainte-Croix-du-Verdon

Después de hacer las compras y ver varios campos de lavanda, seguimos nuestro recorrido hasta el bello pueblo de Sainte-Croix-du-Verdon, donde vimos el espectacular Lago de Sainte Croix, una presa del año 1973, y del que se salvó, a última hora el pueblo de Sainte-Croix-du-Verdon.
Un viaje por la Costa Azul Lago de Sainte Croixl
El Lago de Sainte Croix creado por una presa del año 1.973

Al caer la tarde, regresamos a Aix-en-Provence, donde básicamente nos dedicamos a hacer unas compras, entre ellas de los famosos de Calissons d’Aix, un delicioso postre típico de la la zona de Aix, elaborado con una masa suave y uniforme, de tono amarillo claro, con aromas de frutas, especialmente de melón y naranja, al que se le añade almendras trituradas, todo cubierto con una capa de glaseado blanco.

Los calissons tienen una textura parecida al mazapán, pero con un sabor más afrutado gracias al melón, que le otorga su particular sabor.

Un viaje por la Costa Azul Calissons d'Aix
Los Calissons d'Aix un postre típico de Aix-en-Provence parecido al mazapán
Como en Aix-en-Provence> en verano hay mucho ambiente al anochecer nos fuimos de terrazas y para despedirnos de Aix terminamos cenando en una hamburguesería que no estuvo nada mal, La Maison du HanDBurger, para recomendar, siempre y cuando os guste este tipo de comida. Se encuentra en la Place des Augustins, muy cerca de la Fuente de la Rotonda de la Cours Mirebeau.

Quinto día de un viaje por la Costa Azul

Marsella

Un viaje por la Costa Azul Puerto Viejo de Marsella
Vistas desde el Puerto Viejo de Marsella

Después de desayunar, subimos al coche y nos pusimos en ruta dirección al Puerto Viejo de Marsella, no teníamos tiempo para más, pero no queríamos irnos sin ver Marsella aunque solo fuera un rato.

Después de poco más de 30 kilómetros y unos 40 minutos, llegamos al Vieux Port, donde después de aparcar (cosa nada fácil, al final dimos aparcado en el un parking al lado del puerto), dimos una vuelta por la zona.

Es el verdadero corazón palpitante de la vida cotidiana en Marsella. Símbolo representativo de Marbella, es una zona con mucho ambiente, con un bullicio constante de personas que pasean y una gran cantidad de establecimientos de restauración, además de algunos de los principales hoteles de Marsella.

También es el lugar desde donde parten cada día los barcos que ofrecen excursiones turísticas, nos quedamos con las ganas de visitar el Castillo de If, que se puede visitar en ferry. En la novela «El conde de Montecristo» de Alexandre Dumas, es donde Edmond Dantés (el futuro Conde de Montecristo) conoce al abate Faria (que le indicará donde se encuentra el tesoro). Otra vez será, no había tiempo.

Al final teníamos reserva para comer temprano, ya que habíamos reservado en el «Café Bovo» y fue todo un acierto. Unos deliciosos «bigolis» (una especie de espaguetis) y su famoso tartar de ternera, exquisitos y a un muy buen precio, para los que es Francia. Os dejamos un enlace a su menú para que consultéis precios actualizados, muy recomendable.

Un viaje por la Costa Azul Cafe Bovo Marsella
Bigolis de la casa en el restaurante Café Bovo de Marsella

Grasse

Después de comer salimos rápido a por el coche, nos quedaban casi 180 kilómetros hasta nuestro próximo destino, Grasse.

Un destino que teníamos en mente desde que leímos la novela «El perfume» de Patrick Süskind, donde Grasse ocupa un papel importante.

Durante el siglo XVIII, Grasse se convirtió en el capital mundial de la industria del perfume, gracias a su clima favorable para el cultivo de flores y plantas aromáticas, así como a la llegada de perfumistas expertos.

Un viaje a la Costa Azul Fragonard Grasse
Delante de la perfumería Fragonard en Grasse
Nuestra primera parada fue en el Museo Fragonard, Fragonard es la más famosa casa de perfumes en Grasse, y en el museo podrás ver la evolución de la marca y la industria del perfume, donde conservan las antiguas herramientas y equipos que utilizaron a lo largo del tiempo. Al final terminas en la tienda, donde puedes comprar alguna de sus fragancias.
Un viaje por la Costa Azul Grasse Fragonard
Recorrido por la zona de laboratorios de la perfumería Fragonard en Grasse
Después de hacer alguna comprar en la tienda de la Perfumería Fragonard nos dirigimos a la ciudad vieja (la Vielle Ville) de Grasse, llena de tipismo provenzal con calles estrechas y empedradas, llena de tiendas de perfume y artesanía y cafés. En ella descubrirás la Catedral de Notre Dame du Puy, una pequeña catedral gótica que cuenta con una bella arquitectura y vidrieras.
Un viaje por la Costa Azul la Catedral de Grasse
Catedral de Notre-Dame-du-Puy en Grasse

Niza

Ya estaba atardeciendo y nuestro destino final, Niza, nos esperaba a unos 40 kilómetros de distancia de Grasse.

Al llegar, lo primero que hicimos fue dejar el coche de alquiler en la misma oficina donde lo habíamos recogido el segundo día de nuestra estancia en Niza, en la estación de trenes.

Nos dirigimos al nuevo hotel que habíamos reservado para esta noche y la siguiente. El Florence Nice Hotel está muy bien situado, un hotel de 3 estrellas en la esquina de la avenida Jean Médecin en una tranquila calle peatonal.

Un hotel que se encuentra a pocos minutos a pie del Paseo de los Ingleses. Para acceder a las playas debe atravesar la maravillosa plaza Masséna y la Ciudad Vieja, dos lugares emblemáticos de Niza.

Un viaje por la Costa Azul Florence Hotel Niza
Habitación del Florence Hotel Nice, uno de nuestros hoteles en Niza

Después de hace el checking dejamos el hotel y fuimos dar un vuelta, primero por la Plaza Massena y luego hacia la ciudad vieja, donde habiamos reservado mesa en Chez Acchiardo, un lugar que nos encantó y que os recomendamos si os encontráis en Niza, eso sí reservar se hace imprescindible y tener en cuenta que los fines de semana está cerrado.

Pero mientras nos dirigíamos al restaurante pasamos por delante la Catedral de Santa Reparata, un templo levantado en el siglo XVII que se ubica en una plaza con un ambiente espectacular al anochecer, llena de terrazas.

Un viaje por la Costa Azul Niza Santa Reparata
Ambiente en la plaza de la Catedral de Santa Reparata en Niza
Después de cenar en Chez Acchiardo, solo nos queda decir que es una elección perfecta para cenar en Niza, está especializado en la en la cocina de la zona e italiana. La relación calidad/precio es excepcional, y cuando lo visitamos probamos la ensalada nizarda (salade niçoise), unos raviolis niçoise y un plato de de bacalao (l’Estocaficada), exquisitos; lo más caro quizás fueran los postres, no bajaban de 8 €. Se encuentra bastante cerca de la Catedral de Santa Reparata. Recomendable.

Un viaje por la Costa Azul Chez Acchiardo
Un plato de l'estoficada en Chez Acchiardo

Después de disfrutar de la cena, nos fuimos dar un paseo hasta el Paseo de los Ingleses, Promenade des Anglais, una avenida con una longitud de 7 kilómetros, que discurre a lo largo de la Bahía de los Ángeles y las playas de guijarros.

Su construcción en 1832 fue impulsada por el Reverendo Lewis Way inglés. Es un punto de encuentro esencial tanto para turistas como para lugareños, que disfrutan reuniéndose allí. Ya sea patinando, en bicicleta, caminando o corriendo, solo o en compañía, el paseo ofrece diversas actividades para goce y disfrute de los visitantes.

De noche, hay momentos, cuando se juntan varios aviones (nosotros hemos llegado a contar hasta seis) sobre el mar, frente al paseo, esperando poder aterrizar, un espectáculo.

En su recorrido nos vamos a encontrar con los más bellos hoteles de lujo de Niza, como el Palais de la Méditerranée, el West End Hotel o el mítico Hotel Negresco.


Un viaje por la Costa Azul Hotel Negresco Niza
El mítico Hotel Negresco de Niza situado en la Promenade des Anglais

Sexto día de un viaje por la Costa Azul

Niza

En nuestro último día de viaje por la Costa Azul teníamos todo el día para disfrutar de Niza, ya que a la mañana siguiente nos salía el avión de regreso a casa, tal como os comentamos al principio de esta entrada.

A primera hora de la mañana nos dirigimos a la colina del Castillo, ya que queríamos tener unas buenas vistas y que el sol no nos estropeara las fotos.

Así fue como subimos a la Torre Bellanda, que ofrece una de las panorámicas más impresionantes de la Bahía de los Ángeles, un lugar con historia en la colina del Castillo.

La Tour Bellanda es un lugar singular que relata la historia de Niza. Originalmente erigida para la defensa de la ciudad, hoy en día se ha transformado en un punto de observación esencial para los visitantes que desean disfrutar de las vistas más espectaculares de la Bahía de los Ángeles.

Aunque es accesible en ascensor desde la base de la colina, nosotros subimos por las escaleras de Lesage hasta la cima, una pedazo subida pero tampoco tan difícil de lograr.

Un viaje por la Costa Azul Colina del Castillo de Niza
Vista de Niza desde la Tour Bellanda en la Colina del Castillo

En la Colina del Castillo apenas quedan restos de la fortaleza, ya que cuando la conquistó Luis XIV mandó demolerla a principios del siglo XVIII.

Otro lugar que ofrece unas vistas espectaculares sobre Niza es la terraza Frédéric Nietzsche, que debe su nombre al filósofo alemán al que le gustaba pasear por aquí. Dando una vuelta por la Colina pudimos ver del lado este el puerto de la ciudad. 

Un viaje por la Costa Azul Puerto de Niza
Vista del puerto de Niza desde el lado este de la Colina del Castillo

Al bajar de la Colina del Castillo continuamos nuestro recorrido por la Promenade des Anglais y, un poco más adelante, en una zona de curva nos encontramos con algo ya muy frecuente en muchas ciudades, el logo «I Love Nice» precedido de un hashtag #, muy instagrameable. 

Un viaje por la Costa Azul logo Niza
El logo de Niza un lugar ideal para hacerse fotos

De vuelta hacia la ciudad, después de caminar unos 500 metros desde el logo de Niza, nos encontramos en el mercado de Cours Saleya, situado en el casco antiguo.

Si algo caracteriza al mercado de Cours Saleya es su versatilidad, ya que en el mercado de Cours Saleya se venden alimentos por la mañana, flores durante todo el día y antigüedades los lunes. Además de estar rodedado de numerosos bares y restaurantes, un ambiente que te activa los sentidos.

Un viaje por la Costa Azul mercado de Cours Saleya
Mercado de Cours Saleya de día
Un viaje por la Costa Azul mercado de Cours Saleya
Mercado de Cours Saleya al atardecer

Recorriendo el casco viejo de Niza llegamos a la Plaza Garibaldi. Una plaza en honor a uno de sus hijos más famosos.

La Plaza Garibaldi es un lugar emblemático en el corazón de Niza que lleva el nombre de este ilustre personaje clave en la unificación de Italia.

La Plaza es muy bonita, con edificios de color y rodeada de cafes y restaurantes.

Un viaje por la Costa Azul Plaza Garibaldi en Niza
La Plaza Garibaldi en honor del unificador de Italia que nació en Niza

A todo esto llego mediodía y hubo que hacer una parada técnica para comer, ahí no fuimos nada originales, repetimos en «Chez Palmyre» donde habíamos cenado el segundo día de nuestro viaje por la Costa Azul, repetimos y con el mismo éxito que la primera vez.

Después de reponer fuerzas continuamos caminando hacia el centro, y nos encontramos con las fuentes de la Promenade du Paillon, un lugar refrescante debido a su gigantesco espejo de agua.

Un viaje por la Costa Azul Promenade du Peillon Niza
El gran espejo de agua de la Promenade du Paillon

Camino de las playas, nos encontramos con una vieja conocida, la Plaza Massena, levantada en el siglo XIX, testigo de la historia contemporánea de Niza y remodelada a principios del siglo XXI, es el punto de reunión de los nizardos y de los visitantes.

Hoy en día, la Plaza Masséna es conocida por su diseño único, con suelo empedrado en blanco y negro, y por su estatua monumental de Apollo, el dios griego del sol y la música, en la Fontaine du Soleil.

Además, la plaza está bordeada por edificios de estilo neoclásico con coloridos tonos ocres y rojos, que añaden aún más encanto a su entorno.

Es el punto de partida ideal para visitar alguna de las principales atracciones de Niza, como el casco antiguo de Niza (Vieux Nice), la Promenade des Anglais y las playas, a los que nos dirigimos desde allí.

Un viaje por la Costa Azul Plaza Massena Fontaine du Soleil
La Fontaine du Soleil con la estatua de Apolo en la Plaza Massena

Desde la Plaza Massena ya tenemos a menos de 500 metros el Paseo de los Ingleses «Promenade des Anglais» del que os hablamos anteriormente.

Estando en Niza y en la Costa Azul decidimos ir a una de las playas privadas de Niza, la Blue Beach, muy bien situada en medio de la Promenades des Anglais aunque no deja de ser una playa de guijarros pero con unos estupendos servicios (que hay que pagar y bien) y un agua de un color azul intenso.

Hablando del precio, nos pareció caro pero los servicios son estupendos y es una experiencia que queríamos vivir estando en Niza. Para ver precios actualizados os dejamos el siguiente en enlace a la web de la playa Blue Beach.

Por supuesto, hay playas públicas, como la de Carras, pero sin servicios como los de las privadas. Consejo: no os olvidéis de unos escarpines o sandalias.

Un viaje por la Costa Azul Blue Beach Niza
Tumbonas y sombrillas en la playa privada Blue Beach de Niza

Después de la sesión de playa, fuimos dando un paseo por la Promenade des Anglais, contemplando un espectáculo curioso, la de los aviones esperando tener permiso para aterrizar en el aeropuerto de Niza sobre el mar y, relativamente, cerca del paseo.

Además al anochecer la Promenade des Anglais es una zona llena de gente, con mucho ambiente. Un punto perfecto para despedirse de Niza, por supuesto, después de ir cenar. Estábamos finalizando nuestro recorrido por la Costa Azul.

Un viaje por la Costa Azul Promenade des Anglais
Vista de los aviones desde la "Promenade des Anglais", esperando turno para aterrizar, sobre el mar en Niza

Habiamos reservado para cenar,  en un restaurante que nos recomendaron en el hotel, el restaurante era «La Maison de Marie», además nos quedaba muy cerca del hotel y todavía más de la Plaza Massena.

Una buena despedida de Niza, los platos muy bien elaborados, el ambiente agradable y el servicio bien, aunque no son muy rápidos; una buena relación calidad/precio para lo que es Niza. Por si queréis ver precios y platos os dejamos el enlace a la web de La Maison de Marie.

Un viaje por la Costa Azul la maison de marie
Un buen restaurante en Niza, la "Maisón de Marie"

Y aquí remató nuestra estancia en Niza, al día siguiente, tal como os comentábamos al principio tocaba volver para casa en avión, a primera hora de la mañana. Así terminó nuestro viaje por la Costa Azul.

Mapa de un viaje por la Costa Azul

11 castillos que ver en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
11 castillos que ver en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira

En esta entrada os presentamos 11 Castillos que ver en el Valle del Loira, en ella os hablaremos de los castillos más importantes, desde nuestro punto de vista, del Valle del Loira y no sólo de castillos, también os hablamos de abadías, museos y ciudades que visitar en esta bella zona de Francia; de todo este conjunto de lugares que ver en un viaje por el Valle del Loira os dejamos un mapa al final del artículo.

El Valle del Loira es famoso por sus impresionantes castillos, que son un testimonio de la arquitectura renacentista y medieval. En el año 2000 la UNESCO declaró el Valle del Loira Patrimonio de la Humanidad debido a su importancia histórica y cultural, así como a su impresionante paisaje fluvial.

Vamos a centrarnos, principalmente, en Chambord, Chenonceau, Villandry , Blois y Azay-le-Rideau, ya que, consideramos, son los más interesantes, desde nuestro punto de vista que, por supuesto, es muy subjetivo. 

Al Valle del Loira también se le conoce como el «Jardín de Francia» debido a sus hermosos paisajes y jardines. Muchos de los castillos tienen jardines exquisitamente diseñados que son un placer para los sentidos.

El río Loira es el río más largo de Francia y atraviesa toda la región. Es un río importante para la agricultura y la navegación, y su belleza natural es una parte integral del encanto del valle.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Aunque hagamos la traducción de «château» por «castillo», en la mayoría de los casos, sino en todos, en español casi mejor traducirla por «palacio», se corresponden más con la imagen que tenemos de un palacio que de un castillo propiamente dicho.

11 castillos que ver en el Valle del Loira
11 castillos que ver en el Valle del Loira Chaumont sur Loire
Con el Château de Chaumont sur Loire al fondo
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Cómo llegar al Valle del Loira

Por su situación, el Valle del Loira, se encuentra muy bien ubicado, París está a unos 250 kilómetros en coche de Tours, la «capital» del Valle del Loira (unas 3 horas en coche), Burdeos a 350 kilómetros.

Además tiene un aeropuerto, el Tours Valle del Loira, a 7 kilómetros de la capital del Valle del Loira, Tours, con vuelos directos desde España (Madrid, Barcelona, Valencia, Alicante, Palma de Mallorca,…).

Para algunos castillos, como es el caso de Chambord, hay buses lanzaderas desde París, en concreto, desde la Estación de París-Austerlitz por un precio que en el año 2.021 estaba en los 6 €.

Si estáis por París y os apetece hacer una pequeña escapada para conocer el Valle del Loira, hay excursiones organizadas para visitar tres de los castillos del Loira más conocidos en un día (Chambord, Chenonceau y Cheverny), os dejamos un enlace a una de ellas: excursión de un día al Valle del Loira.

11 castillos que ver en el Valle del Loira
11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
La huerta del Château de Chenonceu

Cuándo visitar el Valle del Loira

Situado en una zona de transición climática entre el norte y el sur de Francia, el Valle del Loira es hermoso durante todo el año, pero si nos tenemos que quedar con una estación nos quedamos con los meses centrales del año, especialmente del verano, ya que el río atempera los altas temperaturas y en primavera, especialmente en marzo y abril, puede haber heladas y en septiembre-octubre, lluvias.
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Chambord

El Castillo de Chambord es uno de los castillos más emblemáticos del Valle del Loira, conocido por su arquitectura renacentista y su impresionante escalera de doble hélice diseñada por Leonardo da Vinci (no la vió nunca, ya que cuando empezaron las obras de Chambord, en septiembre de 1519, Leonardo llevaba 4 meses muerto), en la que quienes suben y bajan pueden verse pero jamás cruzarse.

En nuestra humilde opinión, el más importante del Valle del Loira, con permiso de Chenonceau y Blois.

Se encuentra situado en el dominio de Chambord, un coto que comprende un territorio rodeado por un muro de 32 kilómetros y que se extiende por una superficie de unas 5.500 hectáreas, mayor que el área urbana de París.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Panorámica del Château de Chambord

Visitar Chambord

Después de atravesar una parte del Dominio de Chambord llegas a la zona del propio Château de Chambord, donde hay dos aparcamientos, en este caso de pago, es la única vez que hemos pagado parking en un château del Valle del Loira. Aparcamos en el que se encuentra más cerca del castillo, el precio 6 € (todo el día), hay otro más alejado por 5 €, en el que también hay sitio para las autocaravanas.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Aparcamiento y merenderos en el Château de Chambord

Horario (julio 2023):

El Château de Chambord se encuetra abierto todos los días del año excepto el 1 de enero, 27 de noviembre y 25 de diciembre.

Nosotros lo visitamos en verano, y para ellos es temporada alta la que va del 25 de marzo al 29 de octubre, los horarios son de 9 a 18 horas. Como en muchos lugares, el último acceso es media hora antes del cierre.

Para ver precios y horarios actualizados os dejamos el enlace a la web oficial del Château de Chambord.

Precio de las entradas

El precio de la entrada en julio de 2023 era de 16 €, y gratis para menores de 18 años, residentes de larga duración en la UE de 18 a 25 años, persona discapacitada + 1 acompañante.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Escalera a doble hélice de Chambord, ideada por Leonardo da Vinci

Un recorrido por el interior del Château de Chambord

El Château de Chambord consta de 8 torres, 440 habitaciones, 282 chimeneas y 77 escaleras, entre las cuales, en el centro del castillo, se encuentra la famosa escalera de doble hélice.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Interior de la Escalera de doble helice de Chambord

En la planta baja, además de la impresionante escalera de doble revolución os encontraréis con una sala audiovisual en donde, en unas pantallas, te explican la historia de la construcción del castillo.

A continuación encontramos las tres salas de recepción: una de ellas conocida como la «Sala de los Borbones», otra como la «Sala de los Ilustres» y la «Sala de las Cacerías».

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Cuadros en la Sala de los Borbones

Continuamos con el recorrido, en el primer piso no te debes perder la «residencia real», fue construida entre 1539 y 1545. Incluye una amplia habitación, un armario y un espléndido oratorio adornado con una bóveda tallada con los emblemas de Francisco I, la «F» y la «salamandra«.

Esta ala también alberga la antigua gran sala de estado del castillo, la llamada «Sala del Rey» en la que te encontrarás tapices, muebles de viaje y objetos curiosos.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Aposentos de Francisco I en el primer piso de Chambord

Otro estancia que no debes perderte es «El dormitorio de la reina», la cual estaba comunicada mediante un pasillo con la del rey. Es del siglo XVII y fue construida para la reina María Teresa de Austria.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Aposentos de la reina en Chambord

Quizás uno de los aposentos que más nos llamó la atención fue «El apartamento ceremonial o del desfile» se construyó sobre el año 1680 para el Rey Sol, Luis XIV, ya que entonces era costumbre que la corte contemplase como se levantaba, duchaba o vestía el rey, era un privilegio. El mobiliario es de época posterior, de la época de Luis XV, cuando permitió a su suegro, Stanislas Leszczynski, mariscal de Sajonia, utilizar Chambord durante algunos años. Tanto Luis XV como el Mariscal de Sajonia solían utilizar este aposento.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Aposento del desfile o ceremonial en Chambord

Y como no, todo castillo que se precie tiene su habitación de invitados; en Chambord se alojó, en el año 1539, Carlos I de España, a pesar de ser «archienemigo» de su anfitrión, Francisco I, cosas de la historia y un pequeño teatro, pero donde llegó a estrenar Moliere alguna de sus obras como «El burgués gentilhombre».

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
El dormitorio del Gobernador en Chambord

Un lugar imprescindible que ver y cargado de historia es el «Museo del Conde de Chambord», que ocupa siete aposentos en los que se muestra el sorprendente destino del conde de Chambord, el desafortunado pretendiente al trono de los franceses del siglo XIX . Enrique de Artois se convirtió al nacer en el propietario del castillo y sus terrenos gracias a una suscripción nacional.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Cuadro del nacimiento del Conde de Chambord Enrique de Artois

En la segunda planta es más de paso y sólo destacamos: las salas abovedas y el pequeño teatro de Mauricio de Sajonia, que se sitúan alrededor de la escalera principal y se cubren con antiguos arcos triunfales o techos que son decorados con los emblemas de Francisco I: salamandras y cientos de «F» coronadas que glorifican al Rey constructor de Chambord.

Un reto:

¿Localiza la única (y misteriosa) F invertida de la bóveda?
Pista: está ubicado en la sala abovedada del noroeste, que fue transformada en el teatro de Mauricio de Sajonia.

En esta planta te encontrarás con un gran corredor lleno de trofeos de caza, y el sorprendente barco de caza tirado por caballos del siglo XIX.

Desde esta planta se accede las terrazas del castillo, desde donde podrás contemplar toda la belleza de este singular dominio.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Corredor de trofeos de caza en Chambord

Y finalizamos arriba de todo, en las terrazas, con sus espectaculares vistas del Dominio de Chambord y de su bella arquitectura renacentista, un broche de oro para una visita inolvidable.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
En las terrazas de Chambord

Los jardines vuelven a Chambord

Desde 2017 es posible volver a disfrutar de los jardines a la francesa de Chambord, jardines que se habían eliminado totalmente en 1970. Un jardin a la francesa que ya se había levantado a mediados del siglo XVIII y que fue languideciendo desde la Revolución Francesa hasta su desaparición total en 1970.

Uno de los mayores proyectos de restitución de jardines en Europa, con 600 árboles, 800 arbustos, 200 rosales, 15.250 plantas y 18.874 m² de césped.
11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
© Domaine de Chambord, los nuevos jardines de Chambord

Un poco de historia de Chambord

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
Sillón del trono en el Château de Chambord

Victoria de Franscisco I en Mariñano (norte de Italia), en 1.515. Decide levantar el Château de Chambord como símbolo de su poder.

Septiembre de 1.519, empiezan las obras. Aunque Leonardo da Vinci pueda ser su inspirador, Leonardo muere cinco meses antes; su influencia se deja ver entre otras cosas en la escalera de doble revolución de Chambord.

1.525, derrota de Francisco I en Pavía frente a Carlos I de España, y pasa a estar retenido en España. Se paralizan las obras.

– A su regreso, tras el Tratado de Madrid (1.526) se retoman las obras.

– En 1.539 invita a su «archienemigo» Carlos I de España a Chambord.

Enrique II, hijo de Franciso I, continuó las obras (entre ellas, la Capilla) entre 1.547 y 1.559.

Gastón de Orleáns, hermano del rey Luis XIII, inició la primera restauración, entre 1630 y 1.643. 

Luis XIV, el Rey Sol, continúa con las obras en Chambord y atrae a intelectuales y artistas y así, en la sala de guardias se monta un teatro, en el que se estrenarían obras de autores tan conocidos como  Moliere que estrenó allí, en el año 1670 «El burgués gentilhombre». Una época marcada por las fiestas y la visita de personalidades. Luis XIV levantó su aposento en el centro de la fachada.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chambord
El Château de Chambord y los jardines

Estanislao I Leszczynski que era suegro de Luis XV y rey de Polonia en el exilio, habitó aquí desde 1725 hasta 1733.
Más tarde, el Mariscal de Sajonia recibe la propiedad de Luis XV en 1745, tras su victoria de Fontenoy, y celebra en Chambord suntuosas fiestas. Murió aquí en 1750.
A principios del siglo XIX el mariscal de Berthier recibe el palacio como regalo de Napoleón I en 1809. Una vez cae Napoleón I y con el cambio de régimen llegamos al año 1.820, en este año se realiza una cuestación popular para regalarle a Enrique de Artois  el Castillo de Chambord por su nacimiento, pero la historia de Enrique os lo contamos en el próximo apartado.

Sabías que se renunció a un reino por una bandera

El conde de Chambord, nieto de Carlos X, Enrique de Artois, hubiera podido convertirse en rey bajo el nombre de Enrique V, pero no accedió nunca al trono y murió exiliado en 1883.

El regalo que tuvo por su nacimiento en 1.821 fue este Castillo, un «pequeño» detalle. Pero a los 9 años los franceses se volvieron a recordar de armar una revolución y el «pobre» chico se tuvo que exiliar, aunque siguió administrando Chambord desde Austria.

Enrique de Artois albergó la idea de poder reinar en Francia, sobre todo al finalizar el Imperio de Napoleón III en el año 1.873, durante la supuesta república «provisional»; estaba al frente de esta república Mac Mahon, pero el se opuso a volver con instituciones heredadas de la Revolución y sobre todas las cosas se oponía radicalmente a la bandera tricolor, ya que él exigía que se volviera a la bandera real de Luis XVIII y Carlos X, que era de fondo blanco con flores de lis («le drapeau blanc»).

Pero la opinión pública era contraria a esa bandera y si bien a principios de 1.873 tenía una cierta mayoría en la Asamblea esto fue cambiando con el paso del tiempo y en 1.875 los republicanos alcanzaron la mayoría de los escaños, con lo que lograron aprobar la «Enmienda Wallon» que instauró la III República de iure y las esperanzas del Duque de Chambord se esfumaron para siempre.

Al final muere en 1.885, sin descendencia, en Austria.
En 1915, el gobierno francés expropia la propiedad a los herederos del conde de Chambord, la familia Borbón-Parma, compensándola económicamente en 1930.

El solo residió en Chambord en 1.871 con ocasión de una corta estancia, 3 días, durante la cual escribió su famoso «Manifiesto de la Bandera Blanca», que le llevó a rechazar la tricolor y, por lo tanto, el trono.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Chenonceau

El Château de Chenonceau es también conocido como el «Castillo de las Damas», y non sin razón, ya que las mujeres han jugado un papel fundamental en la historia de este castillo, desde que fue construido en 1513 por Katherine Briçonnet (donde había una antigua fortaleza medieval), embellecido sucesivamente por Diana de Poitiers (amante de Enrique II) y por Catalina de Médicis (esposa del mismo Enrique II) y salvado de su destrucción por los revolucionarios por la Señora Dupin, sin olvidarnos de Marguerite Pelouze, que en el siglo XIX gastó una fortuna en la restauración de Chenonceau. Y muchas más mujeres como os contaremos más adelante, cuando os hablemos de la historia de Chenonceau.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
Vista del Château de Chenonceau desde los Jardines de Catalina de Médicis

Este castillo se encuentra sobre el río Cher, en la localidad de Chenonceaux a unos 33 kilómetros de Tours. Si algo lo caracteriza es su elegante diseño y sus impresionantes jardines.

El Château de Chenonceau es propiedad desde el año 1.913 de la familia Menier, una rica familia dueña de un emporio de chocolates, «Chocolates Menier», marca que desde 1.965 ya no pertenece a la familia y desde 1.996 está integrada en la multinacional Nestlé.

Es el Monumento Histórico en manos privadas más visitado de toda Francia, e incluye varios jardines, un parque y una plantación vitivinícola.

Precio de las entradas

El precio de la entrada en julio de 2023 era de 15,50 €, y gratis para los menores de 6 años, entre 7 años y 18 años, el precio era de 12,50 €. Para ver precios actualizados, ya que suelen variar cada año, os dejamos el enlace a la web oficial del Château de Chenonceau.

Horario (julio 2023):

El Château de Chenonceau se encuetra abierto todos los días del año .

Nosotros lo visitamos en verano, en la fecha del horario más extenso, pura temporada alta la que va del 8 de julio al 27 de agosto, los horarios son de 9 a 18 horas. El resto del año son horarios más reducidos. Como en muchos lugares, el último acceso es media hora antes del cierre.

Para ver  horarios actualizados os dejamos el enlace a la web oficial del Château de Chenonceau.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
Château de Chenonceau

Un poco de historia

Aunque ya os contamos al principio un poco de la historia de Chenonceau, os vamos contar, lo más resumido que podamos, algo de la historia de este Château y por qué es conocido como el «Castillo de las Damas»:

En este lugar se levantó una fortaleza en la Edad Media que fue destruida a principios del siglo XV, todo esto cambia cuando Katherine Briçonnet, esposa del secretario de finanzas del poderoso Francisco I, Thomas Bohier, decide convertir la ruinosa fortaleza medieval en un elegante edificio en 1.513.

Pero Thomas Bohier es acusado, en 1535, del desfalco de las arcas de la corona, así las cosas el monarca decide recuperar la propiedad de Chenonceau para la corona como pago de las deudas.

Uno de los puntos claves de la historia de Chenonceau se produce cuando Enrique II, casado con Catalina de Médici, decide entregarle el Château de Chenonceau a su favorita, Diana de Poitiers, en vez de a la reina, Catalina; Diana lo reformó, creo un jardín, que lleva su nombre en la actualidad y construyó el puente sobre el río Cher. Allí vivió y atrajó a muchos poderosos y artistas, hasta que en 1559 Enrique II muere después de clavarsele, accidentalmente, una lanza en un torneo.

Al morir Enrique II, su mujer, la reina Catalina de Médici toma venganza y aleja a Diana de Poitiers de Chenonceau enviándola al Château de Chaumont-sur-Loire. Con Catalina se levanta la galería sobre el puente de Diana y se crea un jardín en el lado opuesto al jardín de Diana.

Otra dama que vivió aquí fue la reina Luisa de Lorena, que se había casado con el rey Enrique III, hijo de Catalina de Médici; éste reinaba en Francia desde 1575 pero en venganza por el asesinato, en Saumur, del Duque de Guisa, promovido por Enrique III, un fraile dominico (Jacques Clement) asesina a Enrique III en 1589.

Tras el asesinato Luisa de Lorena se retira a Chenonceau y, en señal de luto, se viste de blanco, por lo que es conocida como la «Dama de Blanco» y casi no sale de su aposento, un aposento en el que domina el color negro y con símbolos de duelo, que aún hoy en día impresiona cuando lo visitas. Con la muerte de Luisa de Lorena en 1601 finaliza la presencia real permamente en Chenonceau.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
Atardecer en el Château de Chenonceau

Y siguiendo con la relacion de Chenonceau con las mujeres, una habitación está dedicada a las hijas y nueras de Catalina de Médicis, «La chambre des cinq Reines» (La habitación de las cinco reinas): María Estuardo, Margarita de Valois, Luisa de Lorena, Isabel de Austria e Isabel de Valois.

Acaba la presencia real pero no la relación de las mujeres con Chenonceau, así en el siglo XVIII, un financiero, Claude Dupin adquiere Chenonceau en 1733, pero el papel relevante lo juega su mujer, Louise Dupin, dama de la Ilustración, quien recibió en Chenonceau, en su célebre salón literario, a los más grandes eruditos, filósofos y académicos franceses. Esta mujer excepcional salvará a Chenonceau de su destrucción durante la Revolución Francesa.

Otra mujer, Madame Pelouze, nacida Margaret Wilson, gastó una fortuna en su restauración, entre 1867 y 1878, antes de que un escándalo financiero la llevara a la ruina… y a la dimisión del cuarto presidente de la República Francesa, Jules Grévy, tras la malversación de fondos por parte de su yerno Daniel Wilson, hermano de Madame Pelouze.

Así las cosas, en 1913, Henri Menier, un magnate gracias a su emporio de «Chocolates Menier», lo compra y lo abre al público.
A su muerte, su hermano Gaston, diputado y luego senador progresista, transformó Chenonceau en un hospital militar durante la Gran Guerra. Cubre todos los gastos de funcionamiento, como en Noisiel, sede de la chocolatería Menier, donde instala un segundo hospital.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la gran galería de Chenonceau se convirtió en el único acceso a la zona libre, la familia Menier facilitó entonces el paso clandestino de todos los que huían de la tiranía nazi. El presidente estadounidense Harry Truman lo convirtió en el lugar de su primera visita a Francia.

Actualmente, Chenonceau, sigue siendo propiedad de la familia Menier, que ya no es dueña de la marca de chocolates desde 1965.

Visita al interior del Château de Chenonceau

Al entrar en el Château de Chenonceau lo primero que ves es un impresionante puerta de madera de la época de Francisco I, una vez pasamos la puerta y ya en el interior nos dirigimos a la Capilla para continuar hacia los aposentos de Diana de Poitiers, como os decíamos, la favorita de Enrique II. Luego, a través de un pequeño pasadizo, nos dirigimos hacia la Galería, levantada en la época de Catalina de Médici sobre el antiguo puente que hizo construir Diana de Poitiers en su día. Esta galería fue lugar de fiestas y reuniones en la época de Catalina y, luego, en la Gran Guerra sirvió de hospital, como os comentabamos más arriba.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
En el Château de Chenonceau - el aposento de las Cinco Reinas

En el interior nos llamó, y mucho, la atención el Salón de Luis XIV, donde hay un retrato del Rey Sol de gran tamaño. Continuamos hacía la habitación de las cinco reinas, que recibe ese nombre por las dos hijas y tres nueras de Catalina de Médici que llegaron a ser reinas, una habitación en la que destaca la chimenea y la cama con baldaquino de color rosa.

En el aposento de Catalina de Médici nos llamó la atención su techo artesonado en las que aparecen las iniciales de Catalina «C» y Enrique «H» en una posición relevante. Al quedar viuda, se vino a Chenonceau y desde aquí dirigió el reino.

A continuación vimos las habitaciones de Cesar Vendôme y de su madre, Gabriela de Estrées, favorita de Enrique IV, en las que destacan sus tapices de Bruselas.

Y llegamos a la habitación que más nos impresionó, los aposentos de Luisa de Lorena, la «Reina Blanca», vestía de blanco, el símbolo de luto de las reinas de Francia. Impresiona el color negro y los símbolos de duelo en el techo (lágrimas, coronas de espinas, las iniciales de los dos entrelazas,..) y la vida de Luisa entre estas paredes al enviudar de Enrique III, al ser este asesinado por el monje Jacques Clement, tras haber promovido Enrique III el asesinato del Duque de Guisa, en el Château de Blois.

Visita al exterior del Château de Chenonceau

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
El Jardín de Diana de Poitiers en el Château de Chenonceau

En Chenonceau, según llegas te encontrarás con un aparcamiento gratuito, y luego pasarás la zona de entrada, el bosque y pasando ese bosque, a mano izquierda tienen una zona para merendar cubierta y servicio de restauración.

Una vez entras al complejo lo que más llamará vuestra atención, aparte del propio castillo, son los jardines, entre los que destacan los de Diana de Poitiers y Catalina de Médici.

Los Jardines de Diana de Poitiers se encuentran a la izquierda según te dirijes al castillo, es más imponente que el Jardín de Catalina de Médici y desde él se contempla la fachada este del Château de Chenonceau.

Dos caminos perpendiculares y dos diagonales delimitan ocho grandes triángulos de césped decorados con delicadas volutas de santolinas. Actualmente, en el centro del jardín hay una fuente con un chorro de agua, tal como estaba en la época de Diana de Poitiers.

Una de sus características más notables son las terrazas elevadas, que protejen al jardín de las inundaciones del Cher y que están adornadas con cuencas con arbustos que marcan los parterres. En este jardin, en verano, florecen más de un centenar de hibiscos. Es un jardín de trazos geométricos en los que dos caminos perpendiculares y dos diagonales delimitan ocho zonas ajardinadas.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
El Jardín de Catalina de Médici en el Château de Chenonceau

El Jardín de Catalina de Médici es de diseño más clásico, más refinado, con un diseño de cinco paneles de cesped alrededor de una elegante estanque circular.

Este jardín se encuentra a mano derecha según nos dirigimos al castillo y desde él podemos contemplar la fachada oeste del Castillo.

Es más pequeño que el Jardín de Diana de Poitiers y de trazado más sencillo. Como ornamentación destacan las grandes bolas de boj recortado y los rosales trepadores adosados al muro de contención.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
Huerta del Château de Chenonceau

También llamó nuestra atención «el laberinto», situado a mano izquierda según entras a los terrenos del castillo, en un claro del bosque y el «huerto de las flores», donde encontrarás muchas plantas. Hay pequeños carteles que indican sus nombres y también hay un taller floral con magníficos ramos de flores, una visita obligada para los amantes de las plantas y los jardines. A continuación, puede continuar hacia «la granja» y la sorprendente «galería de carruajes», situada en los establos de «la granja» y donde podrás descubrir una colección de carruajes del siglo XIX.

Visitar Chenonceau de noche

Si váis visitar Chenonceau en verano os recomendamos hacer la visita nocturna, todo un espectáculo de luces y música clásica (Monteverdi, Haendel,…) que inunda los exteriores del Castillo; este fantástico espectáculo de luz y sonido os acompañara por el recorrido por los exteriores de Chenonceau. Impresionante y muy recomendable. Estar atentos a la web oficial del Castillo de Chenonceau, porque es ahí donde van programando las actividades, que van variando a lo largo del año. En cuanto al precio a nosotros nos costó 8 euros, pero para ver precios actualizados os recomendamos, como siempre, consultar la web oficial del Castillo de Chenonceau.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chenonceau
El Château de Chenonceau por la noche

Ver Chenonceau sin pagar

Si no quieres acceder al interior del Castillo ni ver los jardines hay una opción para ver el Château de Chenonceau sin pagar la entrada. Te lo contamos.

Si pones el el buscador de Google Maps «Mirardor Château de Chenonceau», llegarás a un parking gratuito y caminando unos 200 metros te encontrarás con este mirador, que te ofrece unas preciosas vistas del castillo. A este mirador también puedes acceder desde dentro del Castillo.

Además si te encuentras en el mirador podrás ver la tumba de Madame Dupin, que se encuentra muy cerca y de la que os hablamos más arriba.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Villandry

Si hay un motivo por el que visitar el Castillo de Villandry eso no es otro que sus famosos y exquisitos jardines formales, además, este castillo es un ejemplo destacado de la arquitectura renacentista en el Valle del Loira. La historia de Villandry se remonta a la Edad Media, cuando se llamaba Colombiers y había una antigua fortaleza medieval de la que se conserva la Torre del Homenaje.
11 castillos que ver en el valle del Loira Villandry Jardines
En el Château de Villandry
Un poco de historia

Villandry es comprada por Jean Breton, ministro de Finanzas de Francisco I, quien levanta el último castillo renacentista del Valle del Loira.

Villandry se mantuvo tal como fue concebido mucho más tiempo que muchos castillos ya que su historia no tuvo grandes vaivenes, así su constructor, Jean Le Breton, no fue desposeído de sus bienes, como les paso a los dueños de Chenonceau o Azay-le-Rideau. Por este motivo Villandry, al no pasar nunca a manos de la realeza, no posee ese interés histórico que tienen otros castillos del Loira pero su verdadero encanto radica en la armonía de todo el conjunto, castillo y jardines.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Villandry jardines
El Château de Villandry y sus preciosos jardines

La historia actual de Villandry comienza en 1.906, cuando la propiedad es comprada por Joachim Carvallo y Ann Coleman, una propiedad que llevaba abandonada unos años.

Pero, ¿quiénes son esta pareja que compra Villandry?

Pues él es un médico de origen español que esta casado con un una científica y rica heredera americana (del sector siderúrgico), Ann Coleman.

Desde que lo compran, Joachim Carvallo dedica el resto de su vida a la restauración de Villandry y hoy en día continua en manos de sus herederos.

El Château de Villandry fue abierto al público en el año 1.920, una vez restaurados los jardines del Renacimiento ya que Joachim Carvallo considera que si el castillo es renacentista los jardines lo deben ser también, como en sus orígenes, porque en el siglo XIX, el castillo era propiedad de la familia Hainguerlot, quienes habían trasformado el jardín en un parque romántico al estilo inglés.

11 castillos que ver en el valle del Loira Villandry Jardines
Jardines decorativos del Château de Villandry
Los Jardines decorativos
11 castillos que ver en el Valle del Loira jardines de Villandry
Los espectaculares jardines de Villandry

Una de las zonas que más llamó nuestra atención fue el huerto decorativo, donde se cultivan hortalizas, árboles frutales y flores, una mezcla que nos sorprendió por su belleza.

Cada año se elabora un plan de cultivo para este huerto: en primavera (hortalizas y legumbres), en verano (alcachofas, berenjenas, albahaca, coles,…) y en sus bordes hay plantas que duran todo el año como begonias rojas, gallardias,…

Todo esto sin desmerecer la valoración de los jardines decorativos, entre ellos el jardin de las cruces, el jardin del amor, el jardin del agua, el jardín de los simples, el jardín del Sol y el jardín de la música.

Horarios y entradas al Château de Villandry

Los jardines están abiertos todos los días, durante todo el año.

El castillo está abierto del 4 de febrero al 12 de noviembre y luego del 2 de diciembre de 2023 al 7 de enero de 2024.

Los precios en el momento de nuestra visita eran 13 € (jardines y castillo) los adultos y gratis para los niños de menos de 8 años. A mayores, si te interesan, te alquilan las audiguías por 4 €.

Para ver información actualizada sobre horarios y precios consultar su web, Chateau de Villandry.

11 castillos que ver en el Valle del Loira los jardines de Villandry
El Jardín del Agua en Villandry

El interior del Château de Villandry

Aunque los jardines de Villandry se llevan la palma, merecidamente, tampoco deja de ser interesante visitar su interior, en donde destacan un fantástico techo artesonado, que Joachim Carvallo trajo de España (en concreto, de Toledo, del Palacio de los Duques de Maqueda, otra de las múltiples expoliaciones de nuestro patrimonio), una preciosa escalera estilo Luis XVI; y un gran colección de obras de pintores españoles reunidas por J. Carvallo y Ann Coleman. Aunque su encanto radica en que es un castillo en el que siguen viviendo sus propietarios (por eso no se pueden visitar todas las estancias) y que le da a las estancias un tono muy familiar, aunque cada una de ellas recree una época determinada. Además hay unas vistas impresionantes del jardín y sus alrededores desde las terrazas y ventanas del château.

Galería de fotos del interior del Château de Villandry

11 castillos que ver en el Valle del Loira Azay le Rideau
Castillo de Azay-le-Rideau

El Castillo de Azay-le-Rideau es un excelente ejemplo de arquitectura renacentista, fue levantado entre los años 1.528 y 1.523 por un banquero del Rey Francisco I. Fue construido en el lugar ocupado por un antiguo torreón, quemado en venganza por el futuro Carlos VII (el de Juana de Arco), donde además fueron pasados a cuchillo 350 hombres de la guarnición del torreón, en el año 1.418; motivo por el cual al pueblo se le llamó durante mucho tiempo Azay-le-Brülé («Azay el Quemado»).

Este Castillo es reconocido por su elegante arquitectura y su ubicación, entre dos brazos del río Indre, reflejandose en el agua que parece envolverlo, generando una imagen impresionante.

La más bella definición del Castillo de Azay-le-Rideau la dió Honoré de Balzac, quien en su novela «Le Lys» lo evocó con está descripción: «…, admiré por primera vez el castillo de Azay, un diamante facetado engarzado en el río Indre, montado sobre pilotes enmascarados por flores«.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Azay le Rideau
Entrada al Castillo de Azay-le-Rideau con la escalera de frente

En una visita al Castillo de Azay-le-Rideau, hay varias cosas que puedes ver y hacer:

En primer lugar, apreciar la bella arquitectura del castillo del Castillo de Azay-le-Rideau, este es un ejemplo impresionante de arquitectura renacentista francesa. Su fachada es particularmente notable, con detalles decorativos, torres elegantes y una fachada de piedra caliza blanca. A nosotros nos recordó a unos que teníamos cuando eramos niños, los Exin Castillos, que los más veteranos recordaréis, esto se debe a que su arquitectura es una mezcla de estilos, con influencias claras del Renacimiento italiano en sus proporciones alargadas y decoraciones esculpidas pero con vestigios medievales, como se puede ver en las almenas bajo el techo, que non cumplen otra función que la decorativa y como símbolo de prestigio.

Y si hay un elemento arquitectónico que destaca en el Château de Azay-le-Rideau este no es otro que la escalera (pensaréis, que manía tenían estos franceses con las escaleras, y es cierto, ya las hemos visto en Chambord y otro lugar donde la vamos a volver a ver como elemento destacado es en Blois).

La escalera central («escalier d’honneur») asciende en tramos rectos, algo innovador y está adornada con detalles que rinden homenaje a Gilles Berthelot (el fundador), su esposa (Philippa Lesbahy, que jugó un papel fundamental en su construcción) y el rey Francisco I. El techo de la escalera muestra medallones esculpidos con los perfiles de los reyes y reinas de Francia desde Luis XI hasta Enrique IV.

La escalera se integra en la fachada, de la que sobresale (al igual que en Blois) y hay un detalle que llama la atención ya que los rellanos (y sus ventanas) se encuentran en niveles intermedios y, por lo tanto, no alineados con las ventanas de la fachada.

11 castillos que ver en el valle del Loira Azay-le-Rideau entrada

Durante la visita al interior del castillo nos llamó la atención un lugar, los desvanes, que se han restaurado en el siglo XXI, y llaman la atención por su elaborado entramado de madera que sostiene el techo (la «charpente») y donde se pueden apreciar las complejas técnicas de construcción que fueron utilizadas en la construcción del castillo.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Azay-le-Rideau la charpente
El entramado de madera del desvan (la "charpente") en Azay-le-Rideau

Otro punto a destacar son los jardines, unos bellos jardines que rodean el castillo y que están bien cuidados. Ideales para dar un agradable paseo y disfrutar de la vista del castillo desde diferentes ángulos y el lugar ideal para hacer fotos, ya que además de los dos brazos del río Indre sobre el que se levanta en un islote, el castillo de Azay-le-Rideau está rodeado por un parque lleno de especies exóticas, tales como secuoyas, cedros, tulipanes de Virginia, etc, procedentes de de distintos lugares del mundo que forman un bello conjunto, en el que en su día, a principios del siglo XIX, el marqués de Biencourt no dudó en gastar, en su compra, importantes sumas de dinero

11 castillos que ver en el Valle del Loira Azay-le-Rideau
El Castillo de Azay-le-Rideau y su entorno

Y no nos podemos olvidar de de la visita al interior del Castillo, donde puedes explorar las habitaciones y salones del castillo, que están decorados con muebles y objetos de la época renacentista. Es de los pocos castillos del Loira que está completamente amueblado. Sin embargo, esta decoración mezcla numerosas épocas y estilos, así la primera planta está decorada en estilo renacentista mientras la planta baja esta reamueblada con objetos del siglo XIX. Lo que te dará una idea de cómo vivían la nobleza a lo largo de los siglos.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Azay le Rideau
Ambiente del siglo XIX en la planta baja de Azay-le-Rideau

Localización de Azay-le-Rideau

El Château de Azay-le-Rideau está a poco más de 25 kilómetros de Tours por carretera, de París se encuentra a 257 kilómetros.

Si llegas en coche, como fue nuestro caso, hay un aparcamiento, el P2 (tener cuidado, el P1 es solo para abonados) que por 4 horas nos cobró 6,40 €.

Si no puedes disponer de coche tienes otra opción para visitar Azay-le-Rideau, el tren, ya que la ciudad de Azay-le-Rideau cuenta con estación de ferrocarril, de la línea SNCF Tours-Chinon, y la estación de tren de Azay está a solo 2 km del castillo.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Azay le Rideau
Ambiente del siglo XIX en la planta baja de Azay-le Rideau - El Salon Biencourt
11 castillos que ver en el valle del Loira Azay le Rideau
La habitación renacentista en el primer piso de Azay le Rideau

Horarios y entradas al Château de Azay-le-Rideau

El precio de las entradas era de 11,50 € los adultos y gratis para los menores de 2 años, eso si hay que pagar 3 € por las audioguías y te van a pedir 2 € de donativo.
Los adultos entre 18 y 25 años nacionales de países de la Unión Europea y residentes legales no europeos en territorio francés, también tienen la entrada gratis.

En cuanto a los horarios varían a lo largo del año, cuando lo visitamos eran los siguientes:
* Del 1 de abril al 30 de junio de 9:30 a las 18:00.

* Del 1 de julio al 31 de agosto de 9:30 a las 19:00.

* Del 1 al 30 de septiembre de las 9:30 a las 18:00.

* Del 1 de octubre al 31 de marzo de las 10:00 a las 17:15.

Y, como en la mayoría de los lugares, la última entrada es una hora antes del cierre.

Como siempre os recomendamos visitar la web oficial de Chateau de Azay-le-Rideau para ver horarios y precios actualizados.

11 castillos que ver en el valle del Loira Azay-le-Rideau entrada
Vista desde la escalera de honor de la entrada al castillo de Azay-le-Rideau
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Usse

11 castillos que ver en el valle del Loira château de Ussé
Vista desde el puente del Castillo de Ussé

Al Castillo de Usse se le conoce como el «Castillo de la Bella Durmiente», ya que inspiró el conocido cuento de hadas de Charles Perrault. Tiene una apariencia encantadora y no sólo arquitectónicamente ya que sus jardines son preciosos, obra de Le Nôtre, el creador de los Jardines de Versalles.

El Castillo de Ussé está situado a menos de 500 metros del Loira, a orillas del Indre, en el pueblo de Rigny-Ussé, cerca de Azay-Le-Rideau, Chinon, Langeais y Villandry.

Si te encuentras en Tours, como nosotros, para llegar al Castillo de Usse en coche te llevará recorrer los 40 kilómetros de distancia unos 45 minutos y los que os acerquéis desde París os llevará sobre dos horas y media, por la Autopista A10.

12 castillos que ver en el Valle del Loira
Castillo de Usse

El Château de Ussé fue construido entre los siglos XV y XVIII.

El castillo pertenecía, desde principios del siglo XIX, a los duques de Duras, que tuvieron una hija, la condesa de La Rochejaquelein. No tuvo descendencia, pero lo heredó un sobrino nieto, que es el tatarabuelo del actual dueño, Casimir de Blacas, el conde de Blacas.

El Château de Ussé ha pasado por varios propietarios hasta esa fecha,1.885, en que pasa a ser propiedad de los Duques de Blacas que siguen siendo sus propietarios actualmente.

Desde entonces, no se ha vendido, a diferencia de muchos otros castillos del Valle del Loira.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Usse
Sala de Guardia del Château de Usse

Visitar el Château de Ussé

11 castillos que ver en el Valle del Loira Usse
La Bella Durmiente en el Castillo de Ussé

Este Château es muy bonito desde fuera, impresionante, sobre todo cuando lo ves si vienes por el puente, pero el interior no mantiene el nivel de otros châteaux. A no ser que te gusten los cuentos y los trajes de época…ya que, salvando la «Sala de Guardia» y la «habitación de Luis XIV» el resto está algo abandonado. Tiene dos alas dedicadas al cuento de la Bella Durmiente, escenificada con maniquíes y en el otro ala unas salas con maniquíes vestidos con trajes de época. Puede que haya gente que les despierte algo de interés, nosotros veníamos de ver antes otros castillos espectaculares y quizás ese fue el error.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Usse
Jardines de Ussé diseñados por Le Nôtre

Horarios y entradas al Château de Ussé

El precio de las entradas cuando visitamos el Château de Ussé era de 14 € la entrada para adultos y gratis para los niños de menos de 8 años, que era nuestro caso.

Durante 2023 estaba abierto al público del 11 de febrero al 5 de noviembre. El horario de verano era de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Varía a lo largo del año.

Para ver precios y horarios actualizados os dejamos el enlace a la web del Château de Ussé para que los comprobéis.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Usse
Dormitorio de Luis XIV en el Château de Usse
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Amboise

El Castillo de Amboise se encuentra ubicado en una colina con vistas al río Loira, este castillo combina la arquitectura gótica y renacentista y cuenta con una impresionante capilla y hermosos jardines.

Aunque de origen medieval, el Castillo de Amboise debe su aspecto actual a las diversas remodelaciones y ampliaciones llevadas a cabo por Carlos VIII en 1492 y Francisco I, el cual lo transformó en su residencia y atrajo a artistas y célebres personalidades como Leonardo da Vinci, que vivió aquí hasta el final de sus días.

En la actualidad el Château de Amboise pertenece a la familia real de la Casa de Orleans que lo gestiona a traves de la fundación Saint-Louis.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Amboise
Vista panorámica de Amboise

Localización de Amboise

Para los que vayáis a visitar el Château de Amboise desde Tours en coche, tal como hicimos nosotros, la distancia es de aproximadamente 25 kilómetros; París se encuentra a 228 kilómetros. Nosotros no tuvimos problemas a la hora de encontrar aparcamiento, al lado del río y frente al Castillo; Amboise es un pueblo pequeño (poco más de 10.000 habitantes).

Otra forma de llegar a Amboise es en tren. Si estáis en París el tren sale de la Estación de Montparnasse o desde la Estación de MassyTGV (cerca del aeropuerto de París-Orly), en ambos casos hasta la estacón de Saint-Pierre-des-Corps (si son directos les lleva respectivamente 1 y 20 minutos o 1 hora y 5 minutos), en Tours, y luego en Tours hay que tomar el TER de Tours a Amboise, que le lleva menos de media hora; otro forma es tomar el Intercites directo desde París que sale de la Estación de Austerlitz a Amboise, que le lleva unas dos horas y cuarto.

Nota: con los Juegos Olímpicos de París 2024 pueden haber cambios de estaciones y destinos en las rutas de tren.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Amboise
Vista del Château de Amboise

Horarios y entradas al Château de Amboise

El castillo de Amboise está abierto todo el año , excepto el 1 de enero y el 25 de diciembre.

El precio de las entradas cuando lo visitamos era de 15,50 € los adultos, entre 7 y 18 años, 9,30 € y los niños gratis.

El horario en verano, que fue la época de nuestra visita, era de 9 a 19 h, estos horarios varían a lo largo del año.

Como siempre, os dejamos el enlace a la web oficial de Château de Amboise para ver precios y horarios actualizados.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Amboise Capilla Real
Capilla Real del Château de Amboise

Visitar el Château de Amboise

El Castillo Real de Amboise se encuentra ubicado en un promontorio, en la confluencia del río Amasse y el Loira, en la pequeña localidad de Amboise, localidad de poco más de 10.000 habitantes.

No es el más grande ni el más bello de los Castillos del Loira pero tiene una rica e interesante historia ya que ha sido uno de los lugares favoritos de los reyes de Francia desde la Edad Media.
Así entre los siglos XV y principios del XVI dejaron huella en Amboise: Carlos VIII y Ana de Bretaña, Francisco I o Leonardo da Vinci (enterrado en la capilla del castillo).

El Castillo Real de Amboise se puede dividir en tres zonas a la hora de visitarlo:
a) Planta baja y primer piso, evoca la época renacentista, su época de mayor esplendor. Los muebles del siglo XV y las tapicerías de la época te permitirán sumergirte literalmente en la vida cotidiana de los reyes y reinas.
b) El segundo piso nos lleva a la renovación del Castillo Real de Amboise durante el siglo XIX, bajo el reinado de Luis Felipe.

c) Y, finalmente, la joya de la corona del Castillo Real de Amboise, la tumba de Leonardo da Vinci, de la que os hablamos más adelante.

Sin olvidarnos de los jardines del Château de Amboise que bien merecen una visita.

El Jardin, de unas dos hectáreas, se divide en dos niveles:
-la terraza de Nápoles, diseñado por un paisajista napolitano a finales del siglo XV.
– y el jardín contemporáneo, de la época de Luis Felipe (siglo XIX) , de estilo inglés.

Los boj, los parterres floridos, las fuentes y sus magníficas vistas del Valle de Loira, hacen que sea una visita imprescindible cuando visitas el Castillo Real de Amboise.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Château de Amboise
El Castillo Real de Amboise - Château de Amboise
11 castillos que ver en el Valle del Loira Amboise
Dormitorio del Château de Amboise

¿Sabías qué?

Uno de los motivos para visitar el Château de Amboise es visitar la última morada de un genio, ya que allí se encuentra la tumba de Leonardo da Vinci que residió en otro château de la misma localidad, desde que fuera invitado por Francisco I en 1.616, el Château de Clos-Lucé

Leonardo da Vinci muere en el año 1.519 a los 67 años de edad. Llevaba tres años en Francia atraído por el rey Francisco I, a quien Leonardo le tenía mucho aprecio. Aunque estaba enterrado en la Capilla del Château de Amboise Leonardo murió en su castillo de Clos Lucé, en el mismo Amboise

Hemos dicho «estaba«, porque su tumba fue profonada durante la revuelta de los hugonotes y aunque en 1.863 Arsene Houssaye, inspector general de museos de Francia, descubrió lo que parecía ser su esqueleto en los jardines de Amboise, no se puede afirmar al cien por cien que esos huesos sean de Leonardo, aunque todo parece indicar que sí lo son, pendientes quedan las pruebas de ADN. Por cierto, sus huesos (el craneo con ocho dientes y trece huesos) fueron llevados a París para mostrarselos a Napoleón III y vueltos a enterrar en 1.874 en la Capilla de San Huberto.

La tumba de Leonardo de Vinci se encuentra en la Capilla de San Huberto, levantada en estilo gótico, donde destaca la portada por su gran riqueza decorativa en la que destaca el dintel con una escena de caza, conmemorando a San Huberto.

Actualmente la Capilla de San Huberto, donde se encuentra la tumba de Leonardo, se encuentra cerrada el público por reformas. Consultar la web oficial de Castillo Real de Amboise para verificar cuando la vuelven a abrir al público.

Tombe de L%C3%A9onard de Vinci Interior de la Capilla de San Huberto, la tumba donde fue enterrado Leonardo da Vinci

Nos ha quedado sin visitar, por falta de tiempo, el Château de Clos Lucé, donde residió Leonardo da Vinci desde 1.516 hasta su muerte en 1.519. 

El rey Francisco I y Luisa de Saboya invitan a Leonardo da Vinci a Amboise. El rey admira a Leonardo y lo nombra «Primer Pintor, Ingeniero y Arquitecto del Rey» y le ofrece el disfrute del Castillo de Clos Lucé, situado a sólo unos metros del Castillo de Amboise.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Amboise
Paseando por Amboise

La Conjura de Amboise

Una de las partes más atrayentes del Castillo Real de Amboise es su historia (como otros châteaus del Loira) y a nosotros nos llamó especialmente la atención la llamada «Conjura de Amboise». La hemos intentado resumir en los siguientes párrafos.

Tras la trágica muerte de Enrique II, el nuevo rey, Francisco II, es tutelado por los Guisa, defensores en Francia del catolicismo frente al protestantismo, además de ser tios de su esposa, María de Estuardo.

Entonces un grupo de protestantes (en Francia a los protestantes se les denominó hugonotes, sinónimo de «partidarios del diablo») intentan secuestrar al rey y a su madre, María de Médici, para separarlos de los Guisa y liberarlos de su tutela. Al frente de este complot se encuentra Jean du Barry, un noble del Perigord, y está avalado por el príncipe de Condé, Luis de Borbón, pero no por el almirante de Coligny, jefe de los hugonotes.

Avisados los Guisa del complot, en febrero de 1.560 deciden trasladar al rey Francisco II del Castillo de Blois al de Amboise.

Al final los Guisa descubren, a lo largo del mes de marzo, a los infiltrados y a los atacantes del bando hugonote en Amboise y su respuesta fue un castigo implacable,  así su lider, Jean du Barry, es descuartizado y el resto de los hugonotes son sometidos durante un mes a tortura y luego, unos 1.200, colgados de ganchos de hierro en los muros del Castillo de Amboise o arrojados al río. Al final, la Corte tiene que abandonar Amboise rápidamente por el terrible olor que desprendían los cadáveres.

Fue el primer episodio de las Guerras de Religión de Francia. Tras este episodio los reyes de Francia no volveran a vivir en Amboise.

Las Guerras de Religión en Francia acabaron con la extinción de la dinastía Valois-Angulema y el ascenso al poder de Enrique IV de Borbón, que tras su conversión al catolicismo promulgó el Edicto de Nantes en 1598, garantizando una cierta tolerancia religiosa hacia los protestantes.
Tolerancia que se terminó con Luis XIV que promulgó el Edicto de Fontainebleau de 1.685, que significó la expulsión de 200.000 hugonotes de Francia y la proclamación de la religión católica como la única religión del reino.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Saumur

11 castillos que ver en el Valle del Loira

El Castillo de Saumur se encuentra ubicado en la ciudad de Saumur, este castillo, conocido en francés como «Château de Saumur» es un excelente ejemplo de arquitectura militar del siglo XIV y ofrece hermosas vistas del río Loira. Saumur es la ciudad donde se desarrolla la acción de la novela Eugenia Grandet de Honoré de Balzac

12 castillos que ver en el Valle del Loira
Castillo de Saumur

Para situarnos en el contexto os dejamos algunos datos interesantes sobre el Castillo de Saumur:

Historia: El castillo fue construido en el siglo XIV por el rey Luis IX de Francia. Fue utilizado tanto para tareas defensivas como residenciales a lo largo de su historia.

Arquitectura: El castillo presenta una mezcla de estilos arquitectónicos, incluyendo elementos medievales y renacentistas. Su diseño incluye torres, murallas y un foso, que en su época funcionaban como medidas defensivas.

Museo: En la actualidad, el Castillo de Saumur alberga el Museo Municipal, ya que desde 1912, el castillo alberga las ricas colecciones del museo municipal, ampliadas a finales de los años 1950 con la donación de las colecciones del Museo del Caballo.

Vistas panorámicas: Desde el Castillo de Saumur se pueden disfrutar de vistas panorámicas espectaculares del valle del Loira y la ciudad de Saumur.

El Castillo de Saumur es un importante sitio histórico y turístico en la región del Loira, y su arquitectura impresionante y su rica historia lo convierten en un lugar de visita obligada para los amantes de la historia, la literatura y la arquitectura.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Saumur
Vista panorámica de Saumur y su Château

Horarios y precios: Cuando lo visitamos, en verano, estaba abierto los 7 días de la semana , de 10 a 19 horas y el precio de la entrada, 8,5 €.
Para consultar precios y horarios de apertura a lo largo de todo el año consultar su sitio web.

¿Sabías qué?

Muy cerca del Castillo (a unos 2 kilómetros), en las afueras de Saumur, se encuentra el Museo de Armas de Saumur (Musée des Blindés), que es uno de los museos más grandes del mundo dedicados a vehículos blindados y tanques militares. El museo exhibe una impresionante colección de tanques y vehículos militares de diversas épocas y países. Os dejamos el enlace a su web para ver precios y horarios actualizados.

Castillo de Blois

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Para los amantes de la historia el Castillo de Blois es un tesoro. Ya en el siglo VI se documenta la existencia de una primera fortaleza –denominada «castrum»– en el emplazamiento del actual castillo, sobre un promontorio rocoso que domina el Loira y su valle. El Castillo Real de Blois ofrece un verdadero panorama de la historia de los Castillos del Loira, con cuatro fachadas que evocan cuatro épocas diferentes. Es el único castillo que puede vanagloriarse de haber albergado a no menos de diez reinas y siete reyes de Francia.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Castillo de Blois
El Château de Blois, un castillo con historia

Ejemplo de eclecticismo, El Castillo de Blois cuenta con cuatro estilos arquitectónicos diferentes: medieval, gótico, renacentista y clásico. Es un lugar histórico importante, como os comentaremos más adelante.

En el 1429, antes de su partida para levantar el sitio de Orleans, Juana de Arco fue bendecida en la capilla del Castillo de Blois. Luis de Orleans se convirtió en rey de Francia en 1498 con el nombre de Luis XII y el castillo medieval de los condes de Blois pasó a ser residencia real, en detrimento del Castillo de Amboise.

En el Castillo de Blois recibió la visita del rey Carlos I de España en 1539.Abandonado por Luis XIV, el castillo, desde la muerte de Gastón de Orleans (hermano de Luis XIII) en 1.660, no volvió a ser habitado.

En 1840, bajo el reinado de Luis Felipe, el castillo fue clasificado como monumento histórico gracias a la acción de Prosper Mérimée, que comenzó la restauración del edificio el 24 de julio de 1844.

Un asesinato en el Castillo de Blois

Asesinato del Duque de Guisa

Uno de los episodios que marcá la historia del Château de Blois y que se enmarca dentro de las Guerras de Religión en Francia (1.562-1.598), entre los católicos y los hugonotes (protestantes) es este asesinato.

En la mañana del 23 de diciembre de 1588, Enrique de Lorena, tercer duque de Guisa, es convocado por el rey Enrique III a sus aposentos del Castillo Real de Blois, donde cae apuñalado por los «cuarenta y cinco», los gascones de la guardia personal del rey. El rey Enrique III se encuentra oculto detrás de unas cortinas y cuando comprueba la muerte del Duque de Guisa, su rival, según la leyenda, exclama: «¡Dios mío, qué grande es! Parece más grande muerto que vivo».

El rey Enrique III para restablecer su autoridad real convoca los Estados Generales (una asamblea extraordinaria, que funcionaba como un consejo para el Rey, y que estaban compuestos de nobleza, clero y burguesía) en Blois, ya que habia sido expulsado de París por el pueblo, que era partidario de la Liga Católica y de su jefe, el Duque de Guisa.

Después del bochorno de su huida de París y con una mayoría de diputados adictos a la causa del duque de Guisa, el rey cita al duque en sus aposentos y lo manda matar, a pesar de que el rey era católico. También manda asesinar a su hermano, el Cardenal de Lorena (quien será asesinado al día siguiente, el 24 de diciembre).

Pero poco le duró la alegría a Enrique III, ya que en agosto del año siguiente fue asesinado por un fraile dominico, Jacques Clement, perteneciente a la Liga.

Enrique III fue el último rey de la dinastía Valois en Francia, donde reinaban desde 1.328. Le sucedió su primo, Enrique IV de Borbón, el primer Borbón rey de Francia.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Blois
Cuadro de Paul Delaroche (1.834) El asesinato del Duque de Guisa en el Château de Blois en 1588

Visitar el Château de Blois

Cómo llegar al Château de Blois

Si váis en coche, como fue nuestro caso, deste Tours (donde teníamos establecida la base para el recorrido por el Valle del Loira) hay poco más de 60 kilómetros, más o menos una hora en coche. Al llegar a Blois aparcamos frente al castillo, en el «Aparcamiento Chateau», a poco más de 200 metros del Castillo. El precio fue de 3€ por 3 horas.

Si os encontráis en París también podéis llegar en tren a Blois, a la Estación de Blois-Chambord; hay trenes que salen de varias estaciones parisinas, y el más rápido tarda en llegar una hora y veinte minutos. La Estación de Blois-Chambord está a unos 500 metros del Castillo.

Horarios y entradas al Château de Blois

Cuando nosotros lo visitamos el horario de visitas al Castillo de Blois era de 9 de la mañana a 7 de la tarde (verano) y el precio de las entradas era el siguiente: adultos 14 €; de 6 a 17 años, 7 € y menores de 6 años gratis.

Para ver precios y horarios actualizados os dejamos el enlace a la web oficial del Château de Blois.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Château de Blois
Fachada espectacular del Château de Blois

La visita al Château de Blois

Si pensáis visitar el Château Royal de Blois ir pensando en dedicarle unas dos horas, mínimo.

Además es bueno tener una organización previa de la visita en función de la estructura del Château, hay que pensar que este castillo viene de época medieval y se le fueron añadiendo alas, en resumen, nosotros lo estructuramos de la siguiente manera:
a) El antiguo castillo de los Condes de Blois
b) El ala de Luis XII
c) El ala de Francisco I
d) El ala de Gastón de Orleans (hermano del rey Luis XIII).

A nosotros de las cuatro alas, la más interesante nos pareció la de Francisco I, donde se encuentran los apartamentos reales.

Empezemos pues el recorrido, del castillo medieval destaca la visita a la «Sala de los Estados Generales», levantada en el año 1.214 por el último Conde de Blois, es la sala gótica más grande de Francia y es aquí donde fueron convocados los Estados Generales por Enrique III por dos veces, durante las Guerras de Religión de la segunda mitad del siglo XVI. Esta sala dispone de pantallas donde se puede ver la evolución arquitectónica del Castillo.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Castillo de Blois
Ala de Luis XII en el Castillo Real de Blois

Continuamos el recorrido por el Castillo Real de Blois y nos dirigimos al ala de Luis XII. Aquí lo primero que llamó nuestra atención fue la estatua ecuestre de Luis XII. Esta ala hay una mezcla de influencias arquitectónicas de estilo gótico-flamígero e influencias de otros territorios, que se reflejan muy bien en la fachada, una mezcla de piedra y ladrillo vista.

En el primer piso del Ala de Luis XII es donde se encuentra, desde 1.869, el Museo de Bellas Artes de Blois.

11 castillos que ver en el valle del Loira Blois
Estatua ecuestre de Luis XII a la entrada del Château de Blois

Y pasamos a nuestra ala preferida, el Ala de Francisco I, levantada entre 1.515 y 1.521, destaca por su arquitectura renacentista, muy influida por Italia y por aquí se encuentran los Apartamentos Reales, de los que destacamos el de la reina (primer piso), el del rey (segundo piso) y la sala del consejo (segundo piso), en esta útlima junto con el dormitorio del Rey fue donde ocurrió el asesinato del Duque de Guisa.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Blois
El dormitorio del rey en el segundo piso del Ala de Francisco I, aunque la decoración haga referencia a Enrique III

En el Ala de Francisco I destaca también su imponente fachada con la bella escalinata de caracol, una escalera pare ver y ser vistos. Esta escalera, aunque de forma más exagerada, al igual que sucedía en Azay-le-Rideau, está medio exenta (mitad dentro/mitad fuera) y fue levantada entre los años 1.515 y 1.520. Otra escalera más a destacar en el Valle del Loira, os recordamos la de doble hélice de Chambord y la de Azay-le-Rideau. Esta escalera es de estilo renacentista e intenta mostrar el esplendor de la Corte de Francisco I y, como no, en ella aparece su símbolo, la salamandra.

11 castillos que ver en el valle del Loira Castillo de Blois
Fachada con la escalera del Ala de Francisco I en el Château de Blois

Y para finalizar rematamos en el Ala de Gastón de Orleans, hermano del Rey Luis XIII. En 1626, Luis XIII‏‎ regaló el castillo de Blois a su hermano Gastón de Orleans como obsequio de matrimonio. En 1635 Gastón de Orleans amplia el castillo con un ala nueva, pero en 1638 los problemas financieros provocaron la suspensión del proyecto y Gastón, se vio obligado a ocupar el ala Franciso I. Tras la muerte de Gastón en 1660 el castillo fue abandonado.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Blois
Ala de Gaston de Orleans en el Château de Blois

Espectáculo nocturno  en el Castillo de Blois

Os recomendamos no perderos el espectáculo de luces y sonido del Castillo real de Blois al anochecer. Todo un espectáculo de luz y sonido en el Château de Blois.

El espectáculo se realiza en las cuatro fachadas del patio, con proyecciones de imágenes y efectos especiales envolventes que se apoderan de la arquitectura del castillo y le dan vida, como a sus personajes tales como Catalina de Médici o el Duque de Guisa, entre otros.

El precio era de 13,50 € (mayo 2023) y el horario varia a lo largo del año, va desde las 19.15 a las 22:30 el inicio del espectáculo.

Para ver precios y horarios actualizados del espectáculo nocturno de luces y sonidos en el Castillo real de Blois os dejamos este enlace: Iluminación nocturna del Castillo de Blois.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Castillo de Blois
Castillo Real de Blois iluminado al anochecer
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Langeais

11 castillos que ver en el Valle del Loira

En este castillo la traducción de château por castillo es más real que en cualquiera de los otros, en los que más bien hay que traducirlo por palacio, en este no, ya que el Castillo de Langeais si conserva la zona que da al pueblo con estilo medieval y es conocido por su puente levadizo, además de por su sala de bodas históricas, donde tuvo lugar la boda de Ana de Bretaña y Carlos VIII.

12 castillos que ver en el Valle del Loira
Fachada del siglo XV del Château de Langeais

Cómo llegar al Château de Langeais

Si te encuentras en Tours y vas hacer la visita en coche, como era nuestro caso, en menos de media hora te pones en Langeais, ya que se encuentra a unos 30 kilómetros de Tours por autopista. Desde París hay unos 270 kilómetros.

Otra opción que hemos visto es ir en tren desde Tours o desde Saumur, la estación de tren de Langeais se encuentra a unos 5 minutos del castillo de Langeais.

Para los que vayáis en coche, como hicimos nosotros, hay un parking gratuito ( Parking Foulque Nerra) al lado del castillo.

11 Castillos que ver en el Valle del Loira Langeais
A la puerta del Chateau de Langeais

La visita al Château de Langeais

Cuando visitamos el Château de Langeais el precio de las entradas fue de 11,50 € para los adultos y gratis para el niño (menores de 10 años entran gratis).

El Château de Langeais está abierto todo el año y durante los meses de julio y agosto su horario es de 9 de la mañana a 7 de la tarde.

Como siempre os dejamos en enlace a la web de Châtaeu de Langeais para ver precios y horarios actualizados.

11 castillos que ver en el valle del Loira Château de Langeais
Boda de Enrique VIII de Francia y Ana de Bretaña, sala del Château de Langeais

Un poco de historia y visita al Château de Langeais

Como os decíamos hay dos elementos por las que se identifica el Château de Langeais: su puente levadizo medieval y su sala de bodas.

Os vamos contar la historia del castillo para situar esos dos elementos.

El origen del Château de Langeais se encuentra en una fortaleza medieval levantada por el Conde de Anjou, Foulques-Nerra, a principios del siglo XI. Esta fortaleza sería ampliada con posteriedad, entre otros, por el conocido Ricardo Corazón de León, de la casa Plantagenet, el hijo de Leonor de Aquitania.

Pero durante la Guerra de los Cien Años esta fortaleza será destruida, sobreviviendo su torre, la Torre Foulques Nerra, que hoy en día podéis ver junto al castillo.

A mediados del siglo XV, el castillo es reconstruido por orden del rey en un estilo gótico-flamígero, conservando las partes que habían sobrevidido a la Guerra de los Cien Años; de ahí que la parte que da al pueblo conserve el puente levadizo y sea de estilo medieval y la parte que da al patio tiene un estilo más renacentista.

Pero el hecho histórico que marcará al Castillo de Langeais es la boda real de Carlos VIII de Francia con Ana de Bretaña, el 6 de diciembre de 1.491 a las 7 de la mañana!!! (nos dejó alucinados este dato, jeje!). Este hecho supuso el fin de la independencia del Ducado de Bretaña. Esta escena se encuentra recreada en una sala en el interior del Castillo de Langeais. Aunque nosotros nos quedamos con la parte medieval y su puente levadizo.

11 castillos que ver en el Valle del Loira château de Langeais
Puente levadizo del Château de Langeais
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Cheverny

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Os vamos a presentar el último château que visitamos, el Château de Cheverny. Este château es famoso por su elegante arquitectura, sus interiores bien conservados y sus jardines. También es conocido por ser la inspiración para el castillo de Moulinsart en las aventuras de Tintín.

Cómo llegar al Château de Cheverny

Desde Tours, que era nuestra base para visitar los castillos del Valle del Loira, está a casi 80 kilómetros, casi una hora de trayecto en coche.
Desde Blois está a unos 16 kilómetros y desde París a unos 200 kilómetros, unas dos horas en coche.

Desde París se puede visitar en excursiones organizadas de un día, con visita a Chambord, Chenonceau y Cheverny, como esta de la que os dejamos el enlace.

Para aparcar no tuvimos problema, hay varios parkings cerca del château y aparcamos en uno que hay al lado del château que es gratis, os dejamos el enlace al mapa de la localización de este parking. No es muy grande y se suele llenar según avanza el día.

12 castillos que ver en el Valle del Loira Cheverny
Château de Cheverny

Tintín y el Château de Cheverny

11 castillos que ver en el Valle del Loira Cheverny
© Hergé - Tintinimaginatio - 2023, comparativa entre Moulinsart y Cheverny
Reconocido por el mismo Hergé, el Château de Cheverny sirvió de modelo, su parte central, para diseñar Moulinsart, la residencia que aparece por primera vez en Tintin en el año 1.942, concretamente en «El Secreto del Unicornio».

La visita al Château de Cheverny

El Château de Cheverny es propiedad de la misma familia, la familia Hurault, desde hace seis siglos. El actual Château data de 1.620 y es el lugar donde se inventa la arquitectura a la francesa.

Esta familia de financieros y militares abrió el castillo al público en el año 1.922, siendo uno de las primeros en hacerlo. La familia reside en el ala derecha del Château.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Château de Cheverny
Interior del Château de Cheverny

El Château de Cheverny puede presumir de ser uno de los que mejor conservan el mobiliario de sus estancias, ya que siempre ha estado habitado.

Si algo nos llamó la atención fue lo bien que reflejan estos aposentos el estilo de vida francés, tanto en las habitaciones comunes como en el comedor o el salón, esto complementa a la perfección su arquitectura exterior, que vino a inaugurar el estilo francés.

De la visita destacamos por su importancia artística tres elementos: el «tapiz de los Gobelinos»del siglo XVII; en segundo lugar, la cama con dosel, decorada con bordados persas del siglo XVI, en esta estancia se alojó el rey Enrique IV y para finalizar, y no menos importante, el comedor, que fue reacondicionado en el siglo XIX pero que mantiene los decorados del siglo XVII, donde aparecen el escudo de armas de la familia Hurault (una cruz azul con soles rojos) y en paredes, en paneles originales del siglo XVII aún se pueden ver escenas del Quijote .

11 castillos que ver en el Valle del Loira Château de Cheverny
Jauría de perros en el Château de Cheverny

Cheverny también es conocido por las monterías; desde medidados del siglo XIX hay un equipo de cazadores, con su correspondiente jauría de perros, del que fue fundador un antepasado de los actuales dueños. La cacería que suelen realizar es la de ciervos en el bosque del dominio de Cheverny. Por este motivo, en las dependencias del Château de Cheverny se encuentra una perrera que alberga un centenar de perros de caza, que se pueden ver casi todos los días, a la hora que les dan de comer, salvo los sábados.

Horarios y entradas al Château de Cheverny

En el Château de Cheverny presumen de tenerlo abierto todos los días del año y en verano su horario va desde las 9:15 a las 18 horas, sin interrupción.

En cuanto a las entradas, solo están a la venta en el Château y los precios varían en función del tipo de recorridos que decidas hacer, nosotros elegimos la entrada al château y jardines y nos salió por 14 € (adultos) y para el niño, al ser menor de siete años en ese momento fue gratis.

Como siempre os dejamos el enlace a la web oficial de Château de Cheverny para que consultéis precios y horarios actualizados.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Abadía de Fontevraud

11 castillos que ver en el Valle del Loira
12 castillos que ver en el Valle del Loira Fontevraud
Abadía de Fontevraud

La Abadía de Fontevraud se encuentra a unos 68 kilómetros de Tours y muy cerca da la ciudad de Saumur, a unos 15 kilómetros. Esta preciosa abadía es conocida como la mayor ciudad monástica de Europa; fue fundada en el año 1.011 y constituye un conjunto único de iglesias, claustros y sus zonas residenciales, con los dormitorios. Hablando de dormitorios hay opción de alojarse en la Abadía, pero no podemos opinar ya que no disfrutamos de esa opción por desconocerla, os dejamos el enlace  para que valoreis esta opción . 

Y si en algo es rica esta Abadía es en historia, los Plantagenet tienen su necrópolis  en ella; la etapa de los Plantagenet es la etapa de mayor esplendor de la Abadía, esplendor que pasó a mejor vida en época de Napoleón, cuando la convirtió en una cárcel, cárcel que fue de las más duras de Francia hasta su cierre en 1.963. Hoy en día, desde 1.975, es un activo centro cultural.

En la foto de más abajo aparecen Leonor de Aquitania (con un libro abierto, leyendo, como si estuviera viva), su segundo esposo Enrique de Inglaterra, y en la siguiente fila están los féretros de Ricardo Corazón de León (hijo de Leonor y Enrique) e Isabel de Angulema (esposa de Juan sin Tierra, cuñada de Ricardo Corazón de Léon)

Curiosidades

a) el féretro de Leonor de Aquitania está más alto que el de su marido, a quien odiaba profundamente, y está leyendo un libro, cuando hizo el encargo de los féretros mandó que apareciese así para mostrarse como un ser superior e instruido, para diferenciarse de su marido Enrique II Plantagenet.

b)  El féretro de Isabel de Angulema es de madera, los otros tres son de mármol.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Abadía de Fontevraud
© free-nomad-Fontevraud Abadía tumbas de Leonor de Aquitania y Ricardo Corazón de León

Quién fue  Leonor de Aquitania

Vamos a intentar ser breves pero creemos que es interesante conocer algo de este gran personaje que está tan relacionado con la Abadía de Fontevraud.

Leonor de Aquitania nace en Poitiers en el año 1.122, es hija del Duque de Aquitania, tuvo una gran educación durante su infancia; siendo muy joven le fallece su único hermano y más tarde su padre (en una peregrinación a Santiago de Compostela), con lo que se convierte en heredera del inmenso ducado de Aquitania.

A los 15 años se casa con el futuro rey Luis VII de Francia, muy enamorados hasta que se van a la Segunda Cruzada. En Antioquía ella mantiene una relación muy estrecha con su tío Raimundo de Poiteirs, lo que hace que a la larga se separe el matrimonio.

La única condición que puso Leonor, en la separación, fue la de mantener sus dominios. Más tarde se casa con Enrique II de Inglaterra, y se forma el conocido Imperio Angevino, debido a la gran extensión que dominaban, ya que a las extensos dominios de Leonor se suman Inglaterra y Gales por parte de Enrique, un territorio ocho veces superior al del rey de Francia, del que eran vasallos.

Pero la felicidad del matrimonio dura hasta que Leonor descubre que Enrique le pone los cuernos; esto los lleva a un enfrentamiento encarnizado que termina con Leonor encarcelada  mientras vive Enrique; Enrique muere en 1.189 y ella, una vez libre, ejerce la regencia del Imperio Angevino, cuando su hijo Ricardo se va a oriente, a la Tercera Cruzada; a la vuelta de Ricardo Corazón de León de la Tercera Cruzada ella se retira a la Abadía de Fontevraud, una vez que ha ayudado lo indecible a Ricardo a mantener el reino (lo libera del secuestro del Emperador Enrique VI de Alemania y proteje su reinado ante los intentos de Juan sin Tierra de apoderarse del reino).

Pero en 1.199 muere Ricardo y ella vuelve al escenario político para lograr la coronación de su hijo Juan (conocido como Juan sin Tierra). Muere en 1.204 en Fontevraud donde es enterrada junto a su hijo Ricardo y su esposo Enrique. Fue abuela de Blanca de Castilla, reina de Francia por su matrimonio con Luis VIII, una de las grandes reinas de Francia.

11 castillos que ver en el valle del Loira Abadía de Fontevraud
Interior de la Abadía de Fontevraud

Del recorrido por la Abadía destacamos tres lugares:

a) La Iglesia abacial, donde se encuentran las tumbas de Leonor de Aquitania, Enrique II, Ricardo corazón de León e Isabel de Angulema.

b) El claustro grande, con un jardín renacentista del siglo XVI

c) Sala capitular, con frescos de la vida de las monjas.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Abadía de Fontevraud
En los exteriores de la Abadía de Fontevraud

Horarios y entradas a la Abadía de Fontevraud

El precio cuando la visitamos nosotros fue de 12 € los adultos y el niño gratis (gratis para menores de 18 años y estudiantes menores de 25 años). El horario era de 10 de la mañana a 7 de la tarde, era en pleno verano.

Como siempre os dejamos el enlace a la web oficial de la Abadía de Fontevraud para ver precios y horarios actualizados.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Castillo de Chaumont

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Cómo llegar al Château de Chaumont-sur-Loire

El Château de Chaumont-sur-Loire se encuentra a medio camino entre Tours (34 kilómetros) y Blois (20 kilómetros). Orleáns se encuentra a 81 kilómetros y París a poco más de 200 kilómetros.

El parking principal del Dominio se encuentra en la entrada Sur (rue des Argillons). Este parking da prioridad a las personas con movilidad reducida y las familias con cochecitos de niños.

También hay plazas de aparcamiento en el pueblo de Chaumont-sur-Loire y en las orillas del río Loira, que fue donde aparcamos nosotros, sin ningún problema.

11 castillos que ver en el Valle del Loira
El Castillo de Chaumont sur Loire

Un castillo en el que se repite el modelo histórico de otros castillos del Loira, se levanta en la Edad Media una fortaleza, que perteneció a la familia Amboise hasta 1.465, año en el que el rey Luis XI lo manda destruir por rebelarse contra él, aunque unos años más tarde le perdona, le devuelve las tierras y la financia la construcción de un nuevo castillo. Este castillo se levanta en dos etapas: la primera en un estilo gótico y la segunda en un estilo renacentista.

Chaumont-sur-Loire lo compra a mediados del siglo XVI una vieja conocida, Catalina de Médici, que obliga a Diana de Poiteirs (recordar que es la amante de su marido, Enrique II) cuando muere su marido a cederle Chenonceau, aunque no la deja sin cobijo, le cede a Diana el Château de Chaumont-sur-Loire.

Hasta mediados del siglo XIX va pasando por diferentes propietarios pero es en 1.875 cuando una rica heredera de un imperio azucarero se casa con el príncipe de Broglie y compran Chaumont-sur-Loire.

Son ellos los que le dan el aspecto actual,que nos recuerda a los castillos de Exin Castillos, con sus torres y sus techos cónicos, obra de la restauración llevada a cabo en el último cuarto del siglo XIX, que es cuando este château es comprado por este matrimonio.

El matrimonio restaura el exterior y el interior, dotándolo de los últimos avances (luz eléctrica, calefacción y agua corriente) y, sobre todo, crean un gran jardín, que va a ser el centro de atención del château y en el que, desde 1.992, se celebra un Festival Internacional de Jardines.

A consecuencia del crack del 29 la familia sufre una gran crisis económica que obliga a ceder al Estado Chaumont-sur-Loire en 1.938.

Desde 2007, el dominio Chaumont-sur-Loire pertenece a la Región Centro.

12 castillos que ver en el Valle del Loira Chaumont
Chateau de Chaumont

Horarios y entradas del Château de Chaumont-sur-Loire

Cuando lo visitamos en precio de las entradas fue de 20 € para los adultos y 8 € para el niño (los niños de 6 a 11 años pagaban 8 €), pero había un pase familiar por 40 € (para dos adultos y dos niños).

En cuanto al horario, están abiertos todos los días del año, salvo el 25 de diciembre y el 1 de enero; los horarios de visita varían según la época del año, en verano era de 9 de la mañana a 7 de la tarde.

Como siempre hacemos, os dejamos un enlace a la web de Château de Chaumont-sur-Loire para ver precios y horarios actualizados.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chaumont sur Loire
Salón en el Château de Chaumont-sur-Loire

Visita al Château de Chaumont-sur-Loire

La duración de la visita es una cuestión muy personal, y más en este castillo tan característico, con jardines extensos (aunque para nosotros no tan bonitos como los de Villandry) y un interior medio vacío aunque con salas interesantes.

Nuestra visita duró unas dos horas, tiempo más que suficiente, pensamos nosotros, para la visita.

Es un castillo que se encuentra en buen estado de conservación con unos preciosos jardines, jardines con diferentes temáticas, entre ellos un jardín tropical que, lógicamente, se encuentra en un invernadero.

Una de las cosas que más llamó nuestra atención fue el cementerio de mascotas, que se ha convertido en una de las principales atracciones del parque histórico del castillo.

Lo que nos paració muy «extraño» son las exposiciones que se encuentran en algunas estancias del interior del castillo, exposiciones que, según nuestro punto de vista, le hacen perder autenticidad al castillo. En este sentido nos decepcionó un poco, aunque hay estancias que mantienen su versión histórica y que merecen la pena.

En definitiva, un castillo más espectacular por fuera que por dentro, y del que destacamos la vista espectacular sobre el río y desde la otra orilla del río.

Estos son solo algunos de los muchos castillos que puedes visitar en el Valle del Loira. La región es rica en historia y belleza arquitectónica, por lo que te recomendamos explorar algunos de estos impresionantes castillos durante tu visita.
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Tours: la capital del Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira
Valle del Loira Tours
Ayuntamiento de Tours, la capital del Valle del Loira

Tours es la ciudad más grande del Valle del Loira y un excelente punto de partida para explorar la región. Cuenta con una hermosa catedral gótica y un casco antiguo encantador, en el que destacamos la Place Plumereau, con sus bellas casas de entramado, espectacular, especialmente de noche.

Valle del Loira Place Plumereau Tours
Ambiente al anochecer en la Plaza Plumereau de Tours

Y como os contamos, la Catedral de San Gatien, que fue construida entre los años 1.170 y 1.547 en estilo gótico; se levantó para sustituir a la anterior Catedral incendiada en las guerras entre Luis VII de Francia y Enrique II de Inglaterra. La fachada es de estilo gótico flamigero y fue terminada a pricipios del siglo XV, en ella destacan las dos torres y el rosetón.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Catedral de St Gatien Tours
La Catedral de St Gatien en Tours
Basílica de St Martin de Tours torre de Carlomagno
La Torre de Carlomagno en la Basílica de St Martin de Tours

Sin olvidarnos de la Basílica de St Martin de Tours, que fue derruida en el siglo XVIII y de la que solo subsisten la torre de Carlomagno, restaurada en el año 1.963 tras sufrir un derrumbe en 1.928 y la Torre del Reloj, así como el barrio de las casas canónigas del claustro de San Martín, una galería del claustro renacentista.

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Otras ciudades que ver en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira
11 castillos que ver en el Valle del Loira Blois
Vista panorámica de Blois

Orleans: Orleans es una ciudad histórica conocida por su papel en la liberación de Francia de la ocupación inglesa durante la Guerra de los Cien Años. Además de su historia, la ciudad es famosa por su gastronomía.

Blois: Blois es una ciudad con un castillo impresionante que combina diferentes estilos arquitectónicos a lo largo de los siglos. También tiene un centro histórico encantador.

Amboise: Esta ciudad está situada a orillas del río Loira y es conocida por el Castillo de Amboise, y el Castillo de Clos Luce donde vivió Leonardo da Vinci en sus últimos años.

Saumur: Saumur es conocida por su castillo y por ser el hogar de la Escuela Nacional de Equitación, que se especializa en la formación de jinetes y caballos.

Angers: Angers es una ciudad con un impresionante castillo medieval y hermosos jardines. También es conocida por su producción de vino de Anjou.

Nantes: Aunque no está en el corazón del Valle del Loira, Nantes es una ciudad importante en la región y ofrece una mezcla de historia y modernidad.

Chinon: Chinon es una ciudad pintoresca con un castillo medieval y se encuentra en una región vinícola conocida por sus vinos tintos.

11 castillos que ver en el Valle del Loira Chinon
Con el Castillo de Chinon al fondo
11 castillos que ver en el Valle del Loira

Nuestro hotel en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira

Para alojarnos durante las cuatro noches que hemos pasado en el Valle del Loira elegimos el hotel «Le Colbert», un hotel sencillo, muy bien situado en la ciudad de Tours (en el número 78 de la Rue Colbert) y con un buen desayuno ( servido en la mesa con un auténtico croissant crujiente, pan recién hecho de calidad, mermelada, compota y un buen café), que , gracias al tiempo, pudimos hacer siempre en la terraza. Nos tocó una habitación amplia, limpia, sencilla y con vistas a la calle. Sus dueños muy atentos y serviciales, dispuestos a ayudarte con cualquier indicación o problema. Para recomendar. Os dejamos el enlace a la web del Hotel Le Colbert para que podáis ver precios actualizados.

Nuestro hotel en el Valle del Loira Hotel Colbert
Habitación del Hotel Colbert en Tours

Donde comimos en el Valle del Loira

Aunque la base del viaje por el Valle del Loira fue Tours no sólo hemos probado la oferta gastronómica de esta ciudad sino de la alguno de los lugares que se encontraban en nuestro itinerario de visitas a los distintos châtaeus, por ejemplo, en Villandry o en Chinon.

En esta zona la mayor parte de los restaurantes os van ofrecer la fórmula de entrada/plato o plato/postre con la bebida aparte, además de la fórmula completa. Los precios son del año 2.022, por lo que os recomendamos consultar las webs de los respectivos restaurantes para ver precios actualizados.

Restaurantes de Tours

La Maison des Halles

Si eres un amante de la carne estás en el sitio adecuado en Tours, se encuentra situado en la Place des Halles, en el número 19. No es un lugar barato pero merece la pena, los platos son abundantes y su elaboración cuidada. De los que hemos probado nosotros os recomendamos el «Nice entrecote» con salsa bearnesa y pure de patatas (26 €) y la pechuga de pollo al vino (24 €). Consultar su web para ver precios y platos actualizados.

La Maison des Halles IMG 0295

La Bigouden

La Bigouden es una crepería con sabores bretones situada en el corazón del casco antiguo de Tours, en una calle peatonal, en el número 3 de la Rue du Grand Marché, a unos pasos de la Place Plumereau, un barrio clasificado como monumento histórico y Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.
Ofrece una gran variedad de crepres, dulces y salados, y también ofrece unas galettes bretonas exquisitas, además de ensaladas mixtas, tortillas y helados.

contribution gallery

Restaurante en Villandry

L’Etape Gourmande

Una casa de campo situada a las afueras de Villandry acoge a este curioso y bello restaurante, con una terraza espectacular y rodeado de granjas y viñedos.
Se encuentra situado en la carretera de los castillos y viñedos de Touraine.

En este ambiente rústico y acogedor, el plato principal salía sobre 31 € y el completo con postre por unos 42 €, además tenían un menú para niños por 12 €, os dejamos el enlace a la web del restaurante para ver precios actualizados. De los platos que probamos destacamos las carrrilleras de cerdo (17 €), la especialidad de la casa son las perdices rellenas de foie (pero no podemos opinar que no las probamos). Un lugar con una buena relación calidad/precio, teniendo en cuenta que es Francia.

Restaurant traditionnel %C3%A0 Villandry

Restaurante en Chinon

L’Ardoise Chinon

Un restaurante con una excelente cocina situado en la pequeña ciudad de Chinon, concretamente en el número 42 de la Rue de Rabelais. Es un restaurante cuya especialidad es la carne. Aunque sea un local con mesas donde se comen todos juntos, con poco espacio, lo compensan con unos platos bien elaborados (la puntuación de Google es de 4,6). Cuando lo visitamos tenían un menú por 39 € y también había opción de carta. Nosotros pedimos un milhojas de carne (21 €), exquisito y una hamburguesa (18,50 €) bien preparada y acompañada de patatas fritas. Os dejamos el enlace a la web para consultar precios y platos actualizados.

amuse bouche chinon restaurant

Mapa de 11 castillos que ver en el Valle del Loira

11 castillos que ver en el Valle del Loira

También te pueden interesar:

15 lugares que ver en París (Parte II)

Galerías Lafayette Que ver en París

15 lugares que ver en Paris

15 lugares que ver en París

En esta entrada, 15 lugares que ver en París (II) hemos intentado recopilar una serie de visitas que, normalmente, no están en el recorrido programado de la mayoría a la hora de visitar la ciudad por primera vez pero que no dejan de ser muy interesantes, es un complemento de 15 lugares que ver en París (Parte I). Esperamos que ambas  os resulten prácticas y os sirvan de ayuda para preparar vuestra visita a esta maravillosa ciudad.

15 lugares que ver en París

Que ver en Paris. Parte II

15 lugares que ver en París

Basílica de San Denis

15 lugares que ver en París

Esta antigua abadía benedictina, catedral desde 1.966, está consagrada a St. Denis, el primer obispo de París. Su abad – Suger – decidió levantar esta abadía en el siglo XII y fue la primera obra maestra del arte gótico. Consagrada en 1.144 no fue terminada hasta el siglo XIII.

Su fama la debe a ser el lugar de inhumación de los reyes de Francia. Aunque el primer rey que se enterró aquí fue Dogoberto, allá por el año 639, no es hasta Hugo Capeto (muerto en 996) cuando se convierte en lugar de inhumación de los reyes de Francia, salvando algunas excepciones.

Aquí yacen 43 reyes y 32 reinas, entre otros, Luis XVI y María Antonieta (fueron inhumados aquí en el siglo XIX, ya que estaban enterrados en el cementerio de La Madeleine), Francisco I, Luis XIV «el rey Sol», …

15 lugares que ver en Paris Basílica de San Denis
Basílica de San Denis - París

Las sepulturas de los reyes fueron profanadas en el año 1.793, durante la Revolución Francesa y no fue hasta la restauración monárquica en que se rehabilitaron las tumbas.

Durante estas obras fue cuando hubo que desmantelar una de las torres ante el peligro de que se derrumbara.

Una vez dentro, en el crucero sur destaca el Mausoleo de Francisco I y en un poco más adelante el cenotafio de Luis XVI y Maria Antonieta (cenotafio: monumento funerario en el que el cuerpo no está presente) ya que la tumba de Luis XVI y Maria Antonieta, foto de más abajo, se encuentra en la cripta).

Que ver en París tumbas de Maria Antonieta y Luis XVI
Tumbas de Luis XVI y Mª Antonieta en San Denis

Para llegar a la abadía de Saint-Denis desde el centro de París, en concreto, desde la zona de Opera, la mejor opción es ir en metro, la línea 13, desde la Gare de Saint-Lazare hasta la parada Saint-Denis-Université, con 10 paradas intermedias y un poco más de un cuarto de hora de trayecto.

La entrada costaba 11 € (enero 2024) y la audiguía 3 €, para ver horarios y precios actualizados consultar la web de la basílica de Saint-Denis.

Un consejo: El barrio de Saint Denis es peligroso, nosotros viajamos con un niño, que incluso jugó en una de las atracciones  que había al lado de la basílica, y estuvimos tomando algo por los bares de los alrededores sin ningún problema pero Saint-Denis tiene fama de lugar peligroso, con lo que es bueno andar con ojo y controlando en todo momento tus pertenencias. La mejor hora para visitarlo pensamos que es por la mañana.

15 lugares que ver en París

Canal de St. Martin

15 lugares que ver en París
Cana de St Martin Que ver en París
Canal de St Martin - París

En un paseo que puedes empezar en la Plaza de la República y bajando por la Rue León Jouhaux, llegas al Canal de St. Martin para continuar hasta el gran estanque de la Villette, un lugar en el que te puedes dar un baño en el verano o tomar algo en los bares que lo rodean.

El Canal de St. Martin fue construido a principios del siglo XIX y estuvo a punto de desaparecer en los años 70 del siglo pasado al querer convertilo en una autovía.

Su longitud es de 4,5 Km pero 2 de ellos discurren soterrados.

El Canal de St Martin tiene 4 puentes, 9 pasarelas de hierro y varias esclusas, es un lugar ideal para pasear, ir de compras, tomarte algo o comer en uno de los muchos restaurantes que lo rodean, como el La Marine, del que te hablamos en la entrada donde comer en París.

15 lugares que ver en París

Galerías Lafayette

15 lugares que ver en París
Que ver en Paris Galerias Lafayette
Exterior de las Galerias Lafayette

Ubicadas en el IX distrito de París, se encuentran situadas muy cerca de la Opera Garnier. Las Galerías Lafayette son el mayor centro comercial de occidente y el primero de Europa.

Su origen se remonta a 1.893, cuando dos primos deciden levantar una tienda en la esquina de la calle La Fayette. Tal fue el éxito que en 1.912 levantan lo que hoy podemos observar como el primer edificio en estilo art noveau, con la famosa cúpula.

Desde entonces han sido un referente de la moda y el lujo parisinos, además de por la belleza del singular edificio, en el que destaca su cúpula situada a 43 metros de altura, uno de los lugares interiores más fotografiados de París y que luce todavía más bello en Navidad cuando se coloca un gigantesco árbol de Navidad, que las hace más atractivas.

Galerías Lafayette Que ver en París
Interior de las Galerias Lafayette

Las Galerías Lafayette reciben cerca de 37 millones de visitantes anuales, visitantes que tienen acceso, en la planta octava, a una de las terrazas con las mejores vistas de París, desde donde contemplar la Torre Eiffel, el Sacre Coeur, …, es un lugar ideal para contemplar un atardecer sobre París y además es gratis. La terraza está abierta desde las 10 de la mañana hasta las 8 de la tarde.

Galerías Lafayette ha abierto sucursales en otras ciudades de Francia (ej: Estrasburgo) e incluso en el extranjero (ej: Berlín).

15 lugares que ver en París

Los Inválidos

Situado muy cerca del Puente de Alejandro III la visita a «Les Invalides» es cuasi obligada para los que estén interesados en la historia militar y en la figura de Napoleón.

Este imponente complejo fue levantado en época de Luis XIV, el «Rey Sol» como hospital de soldados y como hogar para los veteranos de guerra.

Hoy en día el Hotel National des Invalides es un complejo en el que hay que destacar:

-El Museo del Ejército
-El Memorial Charles de Gaulle
-El Museo de la Orden de la Liberación
-El Museo de Planos y Relieves, y
– y sobre todo, turísticamente hablando, la Iglesia de San Luis de los Inválidos, la cual, dentro se encuentra dividida (por deseo de Luis XIV de no mezclarse con la soldadesca) en:
a) La «Église du Dome», que es donde se encuentra el Mausoleo de Napoleón y,
b) La iglesia de los soldados, que se encuentra a continuación.

15 lugares que ver en Paris Los Invalidos
Los Inválidos - París

Sin duda el punto de referencia es la cúpula de la Iglesia de Les Invalides, con su color dorado que destaca en el panorama parisino. Allí se encuentra el mausoleo de Napoleón desde el año 1.840 cuando fueron trasladados desde Santa Elena, en un evento conocido como «le retour des cendres».

En principio fue inhumado en la Capilla Saint-Jérôme en los Inválidos hasta su ubicación final, un féretro de porfirio rojo de Rusia que descansa sobre un zócalo de granito verde de Los Vosgos. Contiene seis féretros sucesivos: del más interior al exterior son los siguientes: una lámina de acero recubierta de estaño, el segundo de caoba, el tercero y el cuarto de plomo, el quinto de madera de ébano y el último de roble.

Cien años más tarde, en 1.940, se trasladaran también los de su hijo. Entre otros, allí también se conservan los restos de José I de España, así como los de varios mariscales, entre ellos Lyautey, Foch y Leclerc.

Tumba de Napoleón en Los Invalidos
Tumba de Napoleón en Los Inválidos

El precio de las entradas es de 14 € (visita al Museo del Ejército, que incluye la visita a los Iglesia de Los Inválidos y a la tumba de Napoleón. Su horario es de 10 de la mañana a 6 de la tarde. Para ver precios y horarios actualizados consultar la web de Les Invalides.

15 lugares que ver en París

Puentes sobre el río Sena

Una visita a París no está completa sin un crucero por el Sena y durante este tour fluvial se pueden contemplar entre otras bellezas, los puentes que lo cruzan, entre los que vamos a destacar a tres de ellos: el Puente de Alejandro III, el Pont Neuf (Puente Nuevo) y el Pont des Arts .

El Puente de Alejandro III fue un regalo de Rusia a Francia para celebrar la amistad franco-rusa. Para nosotros es, sin duda, el puente más bello de París, ya que une la belleza del diseño art noveau, con sus estatuas decoradas con pan de oro y sus bellas farolas, las cuales son copias de las lámparas del Puente de la Trinidad de San Petersburgo, lo rematan cuatro pilotes de 17 metros de alto adornados con 4 caballos alados de bronce. 

Os recomendamos visitar el Puente de Alejandro III al anochecer, un momento espectacular, con la iluminación nocturna, tal como podéis ver en la foto de más abajo. Fue inaugurado en el año 1.900, con motivo de la Exposición Universal y une la explanada de los Inválidos con la zona del Grand y Petit Palais.

Puente de Alejandro III
El Puente de Alejandro III

El Pont Neuf (Puente Nuevo) no es tan nuevo, ya que es el puente de piedra más antiguo de París, fue inaugurado en 1.608. Sus 12 arcos se construyeron para unir la zona del Louvre con la zona de Saint Germain, cruzando la Ile de la Cité (donde se encuentra una estatua de Enrique IV).

Y el último de los puentes que os vamos hablar es el Pont des Arts, levantado en el año 1.804, fue el primer puente de hierro de París. Se llama así, porque antiguamente al Louvre se le conocía como el Palais des Arts.

Este puente fue muy conocido en su día (2008-2015) por sus «candados del amor», candados que llegaron a pesar 45 toneladas y amenazar la estabilidad del puente. Por cierto, se han colocado paneles de vidrio para evitar tentaciones de colgar candados.

Une la zona del Instituto de Francia con la zona del Museo del Louvre y el puente que se ve hoy en día es una fiel reconstrucción que se hizo en los años 80 del siglo XX. Es un buen lugar para hacer fotos.

Que ver en París Pont des Arts
Pont des Arts Paris
15 lugares que ver en París

Barrio de Montmartre

El Barrio de Montmartre se encuentra situado en una colina en el distrito XVIII de París y fácilmente reconocible por la Basílica del Sacre Coeur que lo corona, de las que os hablamos en 15 lugares imprescindibles lugares que ver en  París.
Este barrio de Montmartre es un barrio asociado a la bohemia, a los pintores, a la prostitución, los clubes,..

Hablando de clubes, hay que destacar entre estos, el Moulin Rouge, que abrió sus puertas en el año 1.889, de la mano de un catalán o el «Au Lapin Agile«, el cabaret más antiguo ya que se inauguró en el año 1.875.

Este ambiente de bohemia y clubs que también ha sabido retratar el pintor Tolouse-Lautrec, entre ellos el famoso cuadro «Baile en el Moulin de la Galette» (Museo d’Orsay), comentar que el Moulin de la Galette fue un cabaret de la época (ahora está cerrado) y es uno de los dos únicos molinos de viento que quedan en el Barrio de Montmartre.

Que ver en Paris Montmartre
El barrio de Montmartre con el Sagrado Corazón

Por las estrechas callejuelas del Barrio de Montmartre, que rematan en la famosa Place du Tertre, han paseado muchos pintores, entre ellos los impresionistas, barrio que fue su cuna en el siglo XIX. La Place du Tertre es, hoy en día, un lugar donde los artistas realizan sus obras al aire libre, una reminiscencia de ese pasado bohemio.

En esta plaza se encuentra uno de los restaurantes clásicos de París, «La Mère Catherine«, con una preciosa terraza y un muy buen ambiente, eso sí, con precios parisinos.

Hablando de locales, gracias a la película «Amelie» el «Café des 2 Moulins» es muy conocido, de él hablamos en nuestra entrada «Comer en París«.

Un viñedo: Pues sí, cerca del cabaret "Au Lapin Agile" se encuentra, de espaldas a la Basílica del Sacre Coeur, un pequeño viñedo en un finca de poco más de 1.500 metros cuadrados que produce unas 1.000 botellas anuales cada año.

Metro Abbesses París
Metro Abbesses París

Place des Abbeses: En esta pequeña plaza de Montmartre se encuentra una de las dos últimas entradas de metro de estilo art noveau que se conserva en todo París, diseñada por H. Guimard a principios del siglo XX es una elegante combinación de hierro forjado y vidrio.

15 lugares que ver en París

Las catacumbas

Situadas en el distrito XIV de París, más concretamente en la Place Denfert-Rochereau, la entrada se encuentra en el número 1 de la Av. du Colonel Henri-Rol-Tanguy.

Una vez en la entrada hay que descender 131 escalones para acceder a estas galerías repletas de huesos, galerías que en su día fueron minas de piedra caliza, las caleras de París.

En 1.785 se decidió reutilizar estas minas para ubicar los restos de los cementerios insalubres de París, fundamentalmente del «Cementerio de los Inocentes», situado al lado del mercado de Les Halles ya que el hedor de los muertos se hacía insoportable y más todavía al lado de un mercado.

Que ver en Paris Las Catacumbas
Las Catacumbas - París

Un consejo: No es un lugar apto para personas con movilidad reducida, ni que padezcan de claustrofobia o que tengas problemas de ansiedad, el sitio no es para personas sensibles, además es fresco, según la web de las catacumbas 14 grados, creemos que menos.

Sus casi 1,5 kilómetros de recorrido nos llevan por unas galerías repletas de huesos apilados que impone.

La duración de la visita es inferior a una hora y el precio es bastante elevado, 19 euros la tarifa normal (adulto mayor de 26 años), para ver los precios actualizados y las diferentes de entradas consultar la web oficial de las catacumbas.

Su horario es de martes a domingo de 09:45 a 20:30 horas. Los lunes y los festivos del 1 de enero, 1 de mayo y 25 de diciembre están cerradas.

15 lugares que ver en París

El Panteón

Monumento de estilo neoclásico levantado en pleno corazón del Barrio Latino, en el distrito V de París. Aunque en sus inicios fue concebido como una iglesia, al no estar consagrado durante la Revolución Francesa se decidió que fuera el lugar de inhumación de los prohombres de la patria.

El Panteón sufrió los vaivenes de la historia política francesa y no es hasta 1.885, con el entierro de Victor Hugo cuando se le  devuelve su finalidad de servir de panteón de hombres ilustres. En la cripta del Panteón están inhumados 75 hombres y 6 mujeres que han jugado un papel destacado en la historia de Francia, entre ellos Voltaire, Rosseau, Victor Hugo, Jean Monnet y los esposos Curie.

Una de las cosas que más llamó nuestra atención fue la réplica del péndulo de Foucault, colocada desde el año 1.995 en el lugar donde se había colocado la original en el año 1.851 para demostrar la rotación de la tierra y la fuerza de Coriolis.

El precio de la entrada para un adulto es de 13 € (enero 2024) y el horario es de 10 de la mañana a 18 horas. Para ver precios actualizados y horarios consultar la web oficial.

El Panteón Que ver en París
El Panteón - París
15 lugares que ver en París

Cementerio de Pere Lachaise

Uno de los cementerios más conocidos a nivel mundial, famoso por albergar las tumbas de grandes personajes y uno de los lugares que visitar en Paris.

El Cementerio de Pere Lachaise es un lugar que muchos parisinos y, cada vez más turistas, utilizan como si fuera un parque, así lo reflejan los datos, más de dos millones de visitantes anuales, que disfrutan de la combinación de lugar de recogimiento y de un jardín al estilo inglés.

Situado en distrito XX de París, en Metro se llega utilizando las líneas de Metro 2 y 3 con parada en las estaciones Philippe Auguste y Pere Lachaise.

Que ver en París Cementerio de Pere Lachaise
Cementerio de Pere Lachaise

Fue inaugurado en 1.804 pero no fue hasta que trasladaron los restos de Moliere cuando empezó a despertar el interés de los parisinos. Desde entonces tuvo cinco ampliaciones hasta contar con las más de 17 hectáreas que ocupa en la actualidad y unas 70.000 tumbas.

Entre las tumbas más famosas se encuentran las de Jim Morrison, líder del grupo de rock The Doors, Edith Piaf, escritores como Oscar Wilde y Balzac, actrices como Simone Signoret y su marido Yves Montand, deportistas como Laurent Fignon (ganador del Tour) e incluso personajes históricos españoles como Godoy, Largo Caballero o Juan Negrín.

De entre todas las tumbas nos llamó la atención la sencillez de la de Yves Montand y Simone Signoret. También nos sorprendió la gran cantidad de gatos que había.

Pere Lachaise Tumba de Jim Morrison
Pere Lachaise Tumba de Jim Morrison

La entrada es gratis aunque los fines de semana se organizan visitas guiadas y, todos los días, excursiones organizadas por los grandes mayoristas.
De finales de marzo a octubre está abierto de 8 de la mañana a 6 de la tarde, los fines de semana abre más tarde.

15 lugares que ver en París

Plaza de la Bastilla

Este lugar que marca el inicio de la Revolución Francesa y se ha convertido en uno de sus símbolos y en el que, actualmente, se levanta la Columna de Julio en el lugar donde estaba la antigua fortaleza. En este lugar es donde tienen lugar hoy manifestaciones políticas pero también un lugar de entretenimiento, como refleja la Opera de la Bastilla, inaugurada en 1.989.
El símbolo actual sigue siendo la Columna de Julio («La Colonne de Juillet») que fue levantada en tiempos de Felipe I (1.840) y que se inspiró en la Columna de Trajano de Roma y commemora a todas las víctimas de la Revolución de julio de 1.830 y donde se albergan sus restos.

Qué ver en París La Bastilla
"La colonne de Juillet" en la Bastilla

Con motivo del bicentanario de la Revolución Francesa, en 1.989, se inauguró la llamada ópera del pueblo, nombre por el que también es conocida la Opera de La Bastilla. Tiene una capacidad de 2.750 butacas, en el auditorio principal. El edificio tiene una fachada curva y acristalada que se yergue 50 metros sobre el nivel de la calle. Si queréis visitarla, el precio de la entrada en 2.024 era de 17 € (enero 2024), para ver precios y horarios actualizados consultar la web de la Ópera de la Bastilla.

Que ver en Paris Opera de la Bastilla París
Opera de La Bastilla
15 lugares que ver en París

La llama de libertad o de Diana

Un monumento que genera algo de confusión, ya que la Llama de la Libertad fue un regalo del periódico américano «International Herald Tribune» como símbolo de la amistad franco-americana y con motivo del centenario del periódico en el año 1.989.

Tiene el mismo tamaño que la antorcha que lleva la Estatua de la Libertad situada en Nueva York, la cual acababa de ser restaurada por dos compañías francesas.

La «LLama de la Libertad» es inaugurada en 1.989 por J. Chirac alcalde de París por aquellos tiempos.

El emplazamiento de la «Llama de la Libertad» va a generar confusión en el futuro, ya que se encuentra en el Puente del Alma.

El Puente del Alma lugar donde moriría Diana de Gales en el año 1.997, motivo por el cual se ha concebido como un monumento en su recuerdo y, tal es así, que la mayoría de la gente piensa que se construyó la «Llama de la Libertad» pensando en Diana, cuando llevaba 8 años allí en el momento de la muerte de Diana.

Hoy es un lugar muy concurrido y en donde la gente deja recuerdos en honor a Diana.

La llama de la libertad monumento a Ladi Di
La llama de la libertad o Monumento a Ladi Di
15 lugares que ver en París

Palacio Real

Situado muy cerca del Louvre este Palacio Real fue levantado a principios del siglo XVII, impulsado por Richelieu (ministro principal de Luis XIII), ha sufrido distintos avatares a lo largo de la historia, ya que fue el lugar donde vivió Luis XIV hasta que se lo cedió a su hermano el Duque de Orleans, al trasladarse la corte a Versalles.

Los Orleans fueron los que abrieron al público este Palacio, instalándose, desde entonces, todo tipo de gentes en sus aledaños: desde la clase alta, pasando por comerciantes y llegando a actividades como la prostitución y el juego (ya que la policía no podía entrar al ser propiedad de los Orleans).

En sus jardines pronunció Camille Desmoulins el discurso que fue el prolegómeno de la Revolución Francesa. Fue incendiado durante la Comuna del siglo XIV, restaurada y, actualmente, es sede del Consejo de Estado. Actualmente se pueden visitar sus patios y los jardines.

Que ver en Paris El Palais Royal
Palais Royal - Palacio Real

En uno de sus patios se instalaron, en el año 1.986, 260 columnas («Columnas de Buren«) y unas fuentes metálicas, que generaron mucha controversia pero que se han convertido ya en un símbolo de París.

Los jardines son de una gran belleza y es un espacio de tranquilidad en el medio del bullicio parisino.

El horario de visita es de 8 de la mañana a 8:30 de la tarde y la entrada es gratuita.

Palais Royal patio de las Columnas de Buren
Palais Royal patio de las Columnas de Buren
15 lugares que ver en París

Ayuntamiento

Aunque el edificio actual data de 1.882, ya que es una reconstrucción del edificio, incendiado y destruido por la Comuna, levantado en el año 1.628.

Este lugar, situado en el Distrito IV, viene siendo el centro administrativo del municipio de París desde el año 1.357.

Este majestuoso edificio, el más grande de los ayuntamientos de Europa, se levanta frente la bella Place de l’Hotel de Ville (Plaza del Ayuntamiento), una plaza con mucho ambiente y adornada con estatuas de bronce de grandes personajes de la historia de Francia, como el cardenal Richelieu, los filósofos Voltaire y Rosseau, el químico Lavoisier, el pintor E. Delecroix, etc y fuentes con surtidores.

Aunque nosotros no tenemos esa experiencia, se puede visitar el interior previa cita.

Que ver en Paris Ayuntamiento
Ayuntamiento de París
15 lugares que ver en París

La Defense

La Defense La Grande Arche
La Grande Arche de La Defense - Paris

Conocida también como «Manhattan sur Seine» debido a la alta concentración de rascacielos, fue en su día el primer barrio europeo de negocios, cuando se inauguró, allá por los años 60 del siglo XX.


Es un lugar donde la gente va a trabajar, pero también, y cada vez más, donde la gente va de visita, entre otras cosas por su arquitectura, como «La Grande Arche», su símbolo, que es un lugar de unas dimensiones impresionantes aunque desde lejos no se perciba como tal. En su parte superior hay una gran terraza con unas excelentes vistas de París, la entrada costaba 16 € (enero 2024), para ver precios y horarios actualizados consultar la web.

En el se encuentra el edificio más alto de París, la Torre First, con 231 metros, que superó a la Tour de Montparnasse en 2.011, ya que ésta última mide 210 metros de alto.

Qué ver en París La Defense
La Defense - París
15 lugares que ver en París

Centro Pompidou

Un museo en la que el edificio es una obra de arte en sí mismo, aunque sus detractores lo denominaron en su día « Notre Dame de la Tayauterie» (Nuestra Señora de la Cañería).

Obra de los arquitectos Renzo Piano y Richard Roger, levantado en estilo industrial (acero y cristal) fue inaugurado en 1.977.

En cierta manera es un complemento de los otros dos grandes museos parísinos, el Louvre y el Museo d’Orsay, ya que este alberga obras del siglo XX y XXI.

El Centro Pompidou tiene 6 pisos y una terraza panorámica, en la que se ubica un restaurante, no muy barato precisamente.

Que ver en Paris Centro Pompidou
Centro Pompidou de Paris

La exposición permanente del Centro Pompidou la han divido en dos secciones (hay que tener en cuenta que varian la exposición permanente, en la web del Pompidou te informan de las obras expuestas), aunque básicamente:

a) La época anterior a 1.965, donde se pueden contemplar obras de Picasso, Kandinsky, Matisse, Chagall, F. Kahlo,…), que se encuentra en el nivel 5.

b) La época posterior a 1.960, con obras de Louise Bourgeois y Annette Messager, entre otros, en el nivel 4.

Otro de sus grandes atractivos son las exposiciones temporales que organizan. Comentar que también es sede de una biblioteca pública y de un centro de investigación musical.

Uno de las cosas que nos llamó la atención fue la « Fuente de Stravinsky«, situado en el exterior del museo, con una serie de esculturas muy llamativas. Fue inaugurada en 1.983 y es obra de los artistas Jean Tinguely y Niki de Saint Phalle

Que ver en París Fuente de Stravinsky Centro Pompidou
Fuente de Stravinsky Centro Pompidou

El precio de la entrada para la colección (niveles 4 y 5) es de 15 € (2022), el primer domingo de cada mes es gratis, pero hay que reservar entrada y los menores de 18 años tienen entrada gratuita.

Para ver precios actualizados y los distintos tipos de entradas os recomendamos visitar la web oficial.

La estación de metro y RER de referencia es la de Chatelet-les-Halles (500 metros), aunque la de Rambuteau se encuentra al lado del museo.

El horario de visita es del 11:00 a 21:00, excepto los martes que está cerrado.

15 lugares que ver en París

También te pueden interesar: